Cuatro reglas de la moda masculina que por fin hemos cambiado

¡Porque los cambios son los que traen el progreso!
MH para Dockers , 19-04-2017
Cuatro reglas de la moda masculina que por fin hemos cambiado
Cuatro reglas de la moda masculina que por fin hemos cambiado

Si algo cambia a la velocidad de la luz es la moda. Pero, paradójicamente, algunas cosas en ella continúan inamovibles durante tantos años que parece que siempre han sido así. La inercia las acompaña hasta que, de repente, un buen día, alguien las mira con otros ojos y decide modificarlas. Es entonces cuando un haz de innovación las ilumina y prende la chispa del cambio.

Voilà! Nos damos cuenta de que algo estaba ahí más por costumbre que por valía propia. Y nos preguntamos '¿cómo no había caído yo antes?'. La respuesta es sencilla: porque sólo hay algunas personas que tengan esa capacidad de motivar el progreso, de plantear las cuestiones adecuadas en el momento oportuno.

Es el caso de Pau Cuervo, un emprendedor de 32 años que a los 27 fundó Elkanodata, una agencia de diseño de información ubicada en Barcelona. Pau decidió cambiar el típico trabajo de oficina de ocho horas por algo que realmente le apasionaba. Estudió economía, trabajó en lugares tan dispares como la India, EE.UU. y Brasil, y fundó su propia compañía en un apartamento en el barcelonés distrito de Poble Sec. La misión de Elkanodata es transformar cualquier tipo de información compleja que posean las empresas. ¿Transformarla en qué? En experiencias digitales atractivas, herramientas y contenido, a través del diseño especializado en datos.

 

 

Pau Cuervo encarna a esa generación que ha roto clichés y que se mueve con soltura en las aguas del emprendimiento digital, donde nadie puede darle lecciones porque pocos han pasado previamente por ahí. Por eso ha cambiado las reglas del juego. Por eso, Pau es uno de los #gamechangersbyDockers, la firma que revolucionó la moda masculina y que consiguió que los chinos sustituyeran al pantalón de traje en muchas oficinas.

Ese cambio de las reglas del juego originado por Dockers supuso el comienzo de una pequeña gran revolución en la moda masculina. Los conocidos como khakis no sólo expresaban individualidad y personalidad en un mundo uniformado, sino que, como #gamechangers, fueron los artífices y pioneros de muchos otros cambios que les siguieron. Estas son algunas de las normas de estilo relacionadas con el dress code de oficina que los hombres hemos cambiado en los últimos años.

1. Antes: pantalón de traje / Ahora: khakis

Todo empezó en la (innovadora) bahía de San Francisco allá por 1986. Los khakis comenzaron a imponerse el último día de la semana laboral como alternativa al pantalón de traje oscuro. Nacían así los casual Fridays de la mano de Dockers, que desde entonces ha estado ligada a la innovación y la creatividad, hasta el punto de haberse convertido en la marca preferida por la clase emprendedora en todo el mundo.
Qué aporta: más confort, una imagen más fresca e innovadora, un look más casual sin caer en la informalidad total.

2. Antes: camisa / Ahora: polo

La evolución natural del paso anterior. El polo (¡de manga corta, por favor!) es la opción perfecta para combinar con khakis en verano. De hecho, esta prenda nació en las pistas de tenis cuando la camisa de manga larga adoptó el piqué como tejido. Después acortó sus mangas y salió del deporte para invadir muchos otros ámbitos, incluida la oficina. Además, si sueles entrenar en el gym, te permite lucir tus progresos conservando la elegancia.
Qué aporta: comodidad, masculinidad, aire deportivo.

3. Antes: cuello con solapa / Ahora: cuello Mao

La solapa masculina, tanto de la camisa como del traje, ha vivido muchos más cambios de los que parece a priori. Desde los tiempos de Tony Manero, en que las solapas de la camisa se alargaban tanto como las noches de fiesta, hasta hoy, el progreso ha tendido a estrecharla y levantarla. La máxima expresión de esto es la no-solapa del cuello Mao, popularizado primero en la moda femenina en los 60. Y no: no debe su nombre a Mao Zedong, sino a su predecesor Sun Zhongshan. Hoy, estas camisas se llevan button-up: abrochadas hasta arriba.
Qué aporta: vanguardismo, minimalismo, aire regio.

4. Antes: bajos simples / Ahora: bajos con dobladillo

Los hemos visto hasta la saciedad en los últimos tiempos. Los dobladillos del pantalón que dejan ver el tobillo desnudo -incluso con zapatos- son una idea del diseñador Thom Browne. La tendencia ha llegado a tal punto que prácticamente se están recuperando los pantalones pesqueros que arrasaron a comienzos de los 2000 y que fueron defenestrandos hasta las profundidades poco después. De momento, mejor limítate a hacerle el dobladillo a tus khakis. Con dos vueltas basta.
Qué aporta: frescura, estilo, aire casual.

Y tú, ¿qué reglas has decidido cambiar? ¿Te unes a la tendencia #gamechangersbyDockers?

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.