Soltar tacos al entrenar te hace más fuerte

Un experimento demuestra que decir insultos durante la actividad física mejora los resultados
Martín Iraola , 15-05-2017
Soltar tacos al entrenar te hace más fuerte
Soltar tacos al entrenar te hace más fuerte

Y no lo decimos nosotros por que sí, lo dice la ciencia. Es el resultado de un estudio realizado por expertos en psicología de la Universidad de Keele (Reino Unido).

Los científicos realizaron el siguiente experimento: los participantes estaban divididos en dos grupos que debían realizar una prueba de actividad física en una bicicleta estática. Al primer grupo se le pidió que soltara todo tipo de palabrotas cuando así se le antojase. El segundo, debía utilizar un lenguaje más neutro. 

RELACIONADO: Trabaja todo el cuerpo en la bicicleta estática

La fuerza de la boca

Los resultados fueron concluyentes. Cuando la gente maldecía en la media hora que duró la prueba de la bicicleta , su potencia máxima aumentó en 24 vatios de promedio.

Según Richard Stephens, doctor en psicología y responsable del estudio, "una posible razón es que decir palabrotas estimula el sistema nervioso simpático, el mismo que hace que nuestro corazón lata descontrolado cuando estamos en peligro”. 

No hay dolor

Al parecer, todo se reduce a nuestra percepción del dolor. “La percepción del dolor y el alivio del mismo son cosas muy complicadas, y decir palabrotas tiene un efecto de distracción ante ese dolor”, asegura el responsable del estudio. “Es una forma de lenguaje emocional".

De hecho, no es la primera vez que Stephens experimenta con los poderes teraupéuticos de las groserías. El pasado año este científico realizó un experimento que consistía en medir el tiempo en el que 67 universitarios eran capaces de mantener sus manos sumergidas en agua helada.

Stephens pidó a los participantes que soltaran todos los tacos que les vinieran a la cabeza. Después, repitió la prueba sin permitir palabrota alguna.  El grupo que gritaban obscenidades soportó las temperaturas frías durante 40 segundos más.

¿El consejo de Stephens? Soltar tacos cuando te lastimes. No es mala idea. Y de paso liberarás estrés.

Ahora bien, hazlo cuando veas que no molestas al resto del gym. No te pongas a soltar tacos a lo bestia en medio de la sala de pesas. Serás el centro de atención o, aún peor pasarás a formar parte de la fauna del gimnasio.

RELACIONADO: Descubre la fauna de tu gimnasio

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.