LELO HEX: así es el condón con el que sí sientes placer

Probamos algo que, al fin, sí es revolucionario. Y tenemos que contártelo...
MH para LELO HEX , 19-05-2017
LELO HEX: así es el condón con el que sí sientes placer
LELO HEX: así es el condón con el que sí sientes placer

Voy a hacerte una pregunta que quiero que contestes con total sinceridad. No en voz alta (no pretendo que te mire mal la señora que va sentada al lado en el metro mientras miras el móvil), sino para ti mismo.

¿Cuándo fue la última vez que te pusiste un condón?

La respuesta dependerá, en parte, de tu edad. Sí, sí, de tu edad.

Si tienes más de 35 años, es probable que sea reciente. Si eres más millenial, seguramente tu recuerdo quede más lejano en el tiempo. Y no porque no hayas tenido relaciones últimamente, sino porque el uso del condón ha caído estrepitosamente entre los más jóvenes en los últimos años, con todo lo que conlleva: aumento de las ETS y de los embarazos no deseados. Entre las razones más comunes está la pérdida de placer. Algo que seguro que te suena.

Ponerte un condón en medio del fragor de la batalla es necesario, pero también es cierto que en ocasiones puede resultar un engorro... si no sabes cómo poner un condón. ¿Cómo ha sido posible que podamos ver porno en 3D o que los juguetes eróticos prácticamente sean capaces de hacerte la cama, pero que no haya habido innovación real en los preservativos? ¿Por qué todo ha cambiado en este mundo menos eso?

Después de años de sequía en el profiláctico mundo del látex íntimo, al fin ha llegado una novedad. Se trata de LELO HEX. Y, por suerte, no es cualquier cosa. Lo he probado y puedo asegurarte que marcará un antes y un después. El invento ha venido de la mano de LELO, la marca sueca que lleva unos años revolucionando el mundo de los gadgets íntimos, y gracias a la que estos productos han pasado de ser carne de sex shop clandestino a parecer diseños de la NASA. Es lógico que fuesen ellos quienes diesen este salto cualitativo, en el que han invertido la friolera de siete años de investigación.

Lelo

¿Qué tiene Lelo Hex de nuevo?

Mucho. Para empezar, el estuche. Se acabó aquello de dejarte las uñas o tener que usar los dientes (con el peligro que supone para la integridad del condón) a la hora de abrirlo. LELO HEX viene envuelto en una especie de papel resistente que resulta muy fácil de abrir, incluso si tienes las manos resbaladizas debido al lubricante. El material reduce la típica falta de fricción de los envoltorios de plástico que todos conocemos. Sólo se rasga lo que se tiene que rasgar. ¡Listo!

Estructura Lelo Hex

Vamos a ponerlo

Una vez tienes el LELO HEX en la mano, olvídate de examinarlo al trasluz o soplar para saber si está del derecho o del revés. Vamos, que no tienes que encender la luz… si no quieres. ¡Y aquí es donde llega la mayor innovación de todas! La estructura de celdillas hexagonales -inspirada en el grafeno- que le da nombre es reconocible al simple tacto. Ahora toca ponerlo.

Deslizarlo sobre el pene es muy fácil. Nada de hacer piruetas con los dedos para abrirlo y que encaje en el glande. Sólo hay que apoyarlo sobre la punta, sujetar y desenrollar. Va solo.

Es cierto que cada pene es diferente. Pero la estructura de celdas hexagonales está concebida para adaptarse sin problemas a la anatomía particular de cada hombre. No en vano, la fuente de inspiración de este diseño ha sido la misma naturaleza. Los panales de abejas o las escamas de la piel de la serpiente son buenos ejemplos de ello.

Lelo Envoltorio

¿Lo tienes puesto? No es coña, tendrás que tocarlo para asegurarte... porque es tan fino que no te das ni cuenta. En concreto, tiene un grosor de 0,045 mm. Y ajusta sin apretar (¡por fin!). Porque lo de la compresión está muy bien para las mallas de running, pero aquí los hombres buscamos otra cosa. De hecho, la sensación de presión en el miembro es una de las principales pegas que solemos ponerle a los preservativos. No sabemos quién decidió imponer ese castigo a nuestros penes, pero sí sabemos que LELO HEX se lo ha levantado.

Lelo Hex Envoltorio

Al lío

Metido en faena, el condón no se desliza, gracias al agarre que proporciona la malla interna que está en contacto con el pene y que está compuesta de 350 hexágonos. La sensación de naturalidad es una de las mayores que he experimentado jamás. Y, sin embargo, en ningún momento sentí que fuera a romperse. No: ni siquiera en los momentos de máxima actividad, ni durante el orgasmo.

En resumen, una experiencia 100% satisfactoria que bien merece pagarse (puedes comprarlos aquí o en farmacias y son algo más caros de lo habitual... aunque se nota en su calidad). El condón del futuro por fin ha llegado a España, y no hace falta que des muchas vueltas para encontrarlo: a mí me bastó con preguntar en mi farmacia habitual.

No puedes perderte esta experiencia. ¡Ya nos contarás!

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.