Y tú, ¿cuánto dinero lanzas en los gastos hormiga?

Un reciente estudio recoge el promedio de euros que quemamos con micropagos...¡Y no es moco de pavo!
Alerto Ballvé , 15-06-2016
Y tú, ¿cuánto dinero lanzas en los gastos hormiga?
Y tú, ¿cuánto dinero lanzas en los gastos hormiga?

Seguramente, a menudo bajes a desayunar con tus compañeros de trabajo. Hay días que te metes un buen bocadillo de jamón y un zumo de naranja entre pecho y espalda. En otras ocasiones, apuestas por uno de pavo para mantener la dieta, pero el caso es que nada te impide que acabes almorzando. Y algunos días, hasta sales a comer fuera porque no te ha dado tiempo a prepararte algo por la mañana. Con la tontería, quizás te hayas dejado 15€. Y si encima te acercas al súper a por unas galletas o cualquier otro tentempié, la tarjeta echa humo.

Este tipo de gastos son los que se conocen como los gastos hormiga. Y los españoles abusamos de ellos, ya que consumimos caprichos de forma casi inconsciente y lo hacemos de forma innecesaria, hasta el punto que la cosa se acaba yendo de madre.  De hecho, según la FUCI (Organización de Consumidores), al fin del año podemos llegar a desperdiciar hasta 5.300 euros en productos prescindibles (según para quién, claro) como el alcohol, el tabaco y los cafés, entre otros.

De este modo, realizamos pagos reiterados de productos o servicios que acaban constituyendo fugas de dinero evitables. A modo de ejemplo, empleamos 544 euros al año en gestiones y comisiones bancarias, 984 euros en telefonía e Internet, 1.980 euros en el hogar, 1.911 euros en el coche y 1.932 euros en ocio y cultura. Por otro lado, el carrito de la compra acaba traduciéndose en unos 2.270 euros anuales, según el estudio Fintonic de los Gastos de Nóminas de los españoles.

En definitiva, los gastos hormiga son difíciles de detectar, ya que tan solo solemos prestar atención a los grandes desembolsos, como por ejemplo el pago del alquiler, la cuota de la hipoteca o los recibos varios, que normalmente son los que hacen que a menudo nos llevemos las manos a la cabeza. Por lo tanto, las transacciones invisibles y traicioneras son las que hacen que luego lleguemos a fin de mes con el nudo de la corbata demasiado estrecho. Así pues, es momento de que analices en qué te gastas el dinero y si es posible evitarlo. ¡Quizás en unos años tengas una fortuna!

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.