Sí: la henna también es para los hombres

¡No sólo vale para teñir! Te damos algunas buenas razones para animarte con ella.
Sí: la henna también es para los hombres
Sí: la henna también es para los hombres

Si te decimos 'henna', lo más probable es que lo primero que te venga a la cabeza sean los tatuajes en las manos o una señora tiñéndose el pelo de rojo. Sin embargo, la henna también puede ser incolora y muy útil para nosotros.

La cassia obovata es el nombre científico de lo que se conoce popularmente como henna neutra. Tiene las mismas propiedades que la lawsonia inermis (la henna de toda la vida que da el color rojizo) pero no tiñe. Aunque ambas reciben el nombre de henna, en realidad son dos plantas que poco tienen que ver la una con la otra. En cabellos oscuros, la henna neutra no da color. En cabellos claros, aporta un ligero tono dorado aunque no aclara, sino que suma pigmento. Pero lo más interesante es que es un revitalizador del cabello totalmente natural y, teniendo en cuenta que la alopecia afecta más o menos a un tercio de los hombres y que se acerca la época del año en que más se cae el pelo, no es una mala idea empezar a considerarla como un recurso. Además, también ayuda a eliminar la caspa.

¿Cómo utilizarla?

La henna neutra se comercializa como un polvo de color verde que debes mezclar con líquido caliente para poder aplicarlo. Si lo que quieres es reforzar el efecto de la henna, lo ideal es que ese líquido sea una infusión... ¡de ortiga! No pongas esa cara: la ortiga no es sólo una planta odiosa que deberías evitar tocar en tus excursiones al campo, sino que también tiene un montón de propiedades, entre ellas la de refozar el cabello. Tampoco esperes milagros; no es que vayas a pasar de ser Mr. Proper a Tarzán, pero sí conseguirás que el pelo que te queda parezca más fuerte al tacto y a la vista.

Como la cassia en sí es astringente (es decir, reseca un poco el cabello), lo ideal es que la mezcla lleve algún componente hidratante. Una buena opción son los aceites esenciales, como el de eucalipto, de almendras, de lavanda o de mirra. ¿Quieres aportar todavía más brillo a tu pelo? Échale a la mezcla un chorro de cerveza. Puede que a priori te parezca un mejunge extraño, pero huele de maravilla, muy natural y masculino, y es más que efectivo. Si lo haces en casa, recuerda que debes usar siempre recipientes y utensilios de madera, cerámica, plástico o cristal, nunca metálicos porque alteran la henna.

Una vez lograda una pasta de consistencia parecida a un puré espeso, debes dejarla reposar 30-45 minutos y luego aplicarla en todo el cabello con una brocha (colócate previamente una capa de papel, una toalla o algo para cubrir los hombros y la parte alta de la espalda). La gran ventaja es que este tipo de henna no tiñe, así que si salpicas la ropa, el suelo o alguna parte de tu piel, no dejará manchas permanentes. Después, cubre la cabeza con film transparente durante una hora como mínimo. De esta manera, evitarás que el calor que ayuda a actuar a la henna se disipe. Para terminar, basta con lavarte el pelo con abundante agua tibia. ¡La mezcla se retira más fácilmente de lo que parece!

Por experiencia propia (nosotros lo hemos probado en Henna Morena), te aseguramos que la sensación de tener un pelo más fuerte y brillante se siente desde la primera aplicación. Puedes hacerlo siempre que quieras, ya que no estás recurriendo a elementos químicos, pero con dos aplicaciones al mes ya deebría bastar. Y, si quieres ponerle la guinda, utiliza a diario un champú de ingredientes naturales que lleve ortiga, como este

¡Échale una mano a tu pelo y cuéntanos qué te ha parecido!

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.