El auge del estilo activo

Es la era dorada de la ropa técnica, hecha a medida: prendas con estilo, que puedes ponerte en cualquier ocasión… Para ir la oficina, al gimnasio o caminar por el parque.
MARTÍN IRAOLA , 19-01-2018
El auge del estilo activo
El auge del estilo activo

Es la era dorada de la ropa técnica, hecha a medida: prendas con estilo, que puedes ponerte en cualquier ocasión… Para ir la oficina, al gimnasio o caminar por el parque.

En el árbol evolutivo de la ropa de deporte que toma la calle, es el chándal de terciopelo de los años 70 el equivalente al hombre de Cromañón. No muy hermoso, pero básico para el desarrollo de la especie. Ahora mismo no llevarías esas Nike Flyknits si no hubiera sido porque tus padres se atrevieron un día a salir del campo de fútbol y entrar en un restaurante ataviados de esa guisa. Entonces no se había acuñado el término que arrasa en las revistas de moda, athleisure, pero ya había calado el concepto: la ropa deportiva que podía llevarse en todas partes.

Para Tyler Haney, fundadora de Outdoor Voices, la etiqueta es frustrante, “implica que el producto no es técnico”, se lamenta, aunque los de su marca sí que lo son. Se da más importancia a la moda que a la función. “Parece que sirve para el gimnasio, pero la verdad es que no resulta muy práctico”, concluye. Por eso está en contra de esa palabra; cree que es ropa más indicada para el ocio que para el deporte. En esta carrera por convertir en versátiles las prendas, el diseño se ha convertido en un valor tan importante como la técnica. 

¿Moda o deporte?

“Yo la llamo ropa activa de segunda generación”, reconoce Marshal Cohen, analista industrial del grupo NPD. En 2016, la ropa de deporte aumentó sus ventas en un 8%, lo que supone una cifra de 17.000 millones de euros. Eso significa que hay mucha gente que se pone ropa técnica en lugar de un jersey de lana o un abrigo tradicional. O que van a trabajar con los pantalones de Arc’teryx Veilance, con su mezcla de materiales (lana por delante, nylon y algodón en la parte de atrás), pues son perfectos si vas en moto, como Taka Kasuga, el director de diseño de Arc’teryx, que prueba todas las prendas en su itinerario al trabajo.

Adam Bolden, director de Sweat Taylor, también prueba la ropa de su empresa. Participó en el diseño de unos pantalones multitarea con cinco bolsillos que resultan tan cómodos como si fueras en pijama. La versatilidad hace que los clientes ahorren dinero: “Sirven para trabajar o para salir de copas”, comenta Bryan Wyatt, jefe de producción en la oficina de Columbia. La moda athleisure no es algo pasajero, inventado por los diseñadores. Es un cambio cultural. La gente lleva cada vez más prendas cómodas. Los diseñadores se dieron cuenta y se pusieron las pilas. Aparecieron pantalones vaqueros elásticos. Jerseys con cortavientos. Blazers impermeables. 

SACARLE TODO EL JUGO

El viejo concepto de ropa informal ha sido reinterpretado por quienes creen que “cada día presenta una nueva oportunidad de ir cómodo y a la moda”, explica Ben Pruess, presidente de la marca de ropa deportiva Under Armour. Su compañía contrató a Tim Coppens, l’enfant terrible de la moda, para diseñar sus nuevas colecciones. “Estamos hablando de personas que están al quite, que quieren sacarle todo el jugo a su día a día”.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.