El bañador que empuja tu mente a la victoria

Los nuevos Speedo para los nadadores de Río incorporan el factor psicológico a su base tradicionalmente técnica.
Sergio Collado , 04-07-2016
El bañador que empuja tu mente a la victoria
El bañador que empuja tu mente a la victoria

Resulta que no estaba todo inventado, se ha dado un paso más allá en la fabricación de bañadores para nadadores profesionales y lo podremos comprobar este verano durante los Juegos Olímpicos de Río.

Hasta ahora la tecnología centraba sus investigaciones en conseguir formas, costuras y tejidos que hicieran más rápidos a estos deportistas en sus desplazamientos por el agua. Se trataba, básicamente de hidrodinámica y flotabilidad y, hasta cierto punto, de un buen acople de la prenda con la fisiología propia de los deportistas acuáticos.

Ahora, la australiana Speedo ha ido un paso más allá en su afán de lograr los trajes de baño más competitivos y ganadores. Bajo el nombre de Fastskin LZR X, la marca ha aplicado una vez más toda la alta tecnología en su fabricación:

Tejidos ultradeslizantes y con una capacidad transpiración óptima para la fricción en el agua (hecho que también ayuda a que, una vez estás fuera de la piscina, se sequen casi de inmediato evacuando toda el agua). Asimismo, han incluido unas bandas en forma de 'X' que ayudan a la compresión anatómica de los músculos de las piernas implicados.

Y, claro, la inclusión de la psicología en su diseño, que es ir un paso más allá. Pero ¿cómo se logra eso?

Men's Health estuvo en la piscina olímpica de Londres y tuvimos la oportunidad de probarnos el traje y, sobre todo, la suerte de hacer unos largos con el plata olímpico Michael Jamieson, quien hace de embajador de la marca. Hablamos con este británico y nos contó algo sobre este asunto.

Jamieson, al igual que otros nadadores de élite, participaba en las investigaciones para innovar en los bañadores. Los científicos escuchaban las experiencias de estos y vieron que era necesario atender también a temas que no tenían que ver con cuestiones técnicas.

Descubrieron la necesidad de que el bañador trasladase al nadador sensaciones que ayudasen psicológicamente. Como explica Jamieson, "si llevas una prenda que te haga sentir más veloz, serás más veloz." Por lo que los diseñadores comenzaron a buscar qué sensaciones debía reproducir el bañador "para que nos sintiésemos veloces con él".

Por otro lado, "saber que llevamos el mejor traje posible en el agua, nos da la seguridad necesaria para pensar que podemos hacernos con la victoria. Y sentirse ganador, es fundamental para enfrentar una competición de alto nivel", concluye Jamieson.

 

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.