Publicidad

7 cosas que debes saber (y hacer) si te toca la lotería

¡Soy rico, me ha tocado el Gordo o los Euromillones! ¿Y ahora cuál es el siguiente paso?
Ivo Salleras -
7 cosas que debes saber (y hacer) si te toca la lotería

Te acabas de llevar el sorpresón de tu vida, te ha tocado un premio. Sí, a ti, ¡quién lo diría!, por fin uno de esos premios importantes en la Lotería, en la Primitiva, en los Euromillones. Vaya, que tienes un papelito con números que ayer no valía nada y hoy supone una pasta gansa.

¿Estupor? ¿Felicidad? ¿Sorpresa? ¿Desmayo? Y muchas otras pueden ser tus reacciones el primer momento. Estas y otras son las sensaciones que puedes sufrir y, el más que normal, comprobar una y otra vez que el número de tu boleto coincide sí o sí y número por número con el premiado.

Recuerda que hasta hace unos años los montos ganados en las loterías oficiales durante el primer estaban exentas de impuestos. Ahora, sin embargo, Hacienda se lleva ya desde el primer día el 20% del total del dinero del premio. Que si te toca un millón, en realidad, recibirás 800.000 euros. (sólo los premios inferiores a 2.500 € no tributan.)

En fechas señaladas o cuando un premio va crecido de bote, la gente compra en tropel. Como confirma un artículo publicado en la revista Scientific American, las ventas de lotería se duplican cuando existe un sentimiento de pobreza generalizado y se nos recuerda a menudo que todo el mundo puede tener un golpe de suerte. Y en España vivimos tiempos de crisis...

Desde aquí, si eres el agraciado, recordarte que el dinero sólo da la felicidad a las personas que son capaces de integrarlo sin perder su identidad, sin buscar ser otra persona.  A veces el dinero puede traer más problemas que soluciones. Así que, si quieres ahorrarte unos cuantos, sigue al pie de la letra estos consejos:

Te acabas de llevar el sorpresón de tu vida, te ha tocado un premio. Sí, a ti, ¡quién lo diría!, por fin uno de esos premios importantes en la Lotería, en la Primitiva, en los Euromillones. Vaya, que tienes un papelito con números que ayer no valía nada y hoy supone una pasta gansa.

¿Estupor? ¿Felicidad? ¿Sorpresa? ¿Desmayo? Y muchas otras pueden ser tus reacciones el primer momento. Estas y otras son las sensaciones que puedes sufrir y, el más que normal, comprobar una y otra vez que el número de tu boleto coincide sí o sí y número por número con el premiado.

Recuerda que hasta hace unos años los montos ganados en las loterías oficiales durante el primer estaban exentas de impuestos. Ahora, sin embargo, Hacienda se lleva ya desde el primer día el 20% del total del dinero del premio. Que si te toca un millón, en realidad, recibirás 800.000 euros. (sólo los premios inferiores a 2.500 € no tributan.)

En fechas señaladas o cuando un premio va crecido de bote, la gente compra en tropel. Como confirma un artículo publicado en la revista Scientific American, las ventas de lotería se duplican cuando existe un sentimiento de pobreza generalizado y se nos recuerda a menudo que todo el mundo puede tener un golpe de suerte. Y en España vivimos tiempos de crisis...

Desde aquí, si eres el agraciado, recordarte que el dinero sólo da la felicidad a las personas que son capaces de integrarlo sin perder su identidad, sin buscar ser otra persona.  A veces el dinero puede traer más problemas que soluciones. Así que, si quieres ahorrarte unos cuantos, sigue al pie de la letra estos consejos:

Publicidad

1. Ten cuidado con los ‘buitres’

Una de las primeras personas que va a felicitarte es ese tipo turbio que está al otro lado del teléfono. Sí, el mismo que está a punto de hacerte una oferta que no podrás rechazar…

Pues bien: si no quieres meterte en un lío, recházala. Esas personas que nos ofrecerán comprarnos nuestro billete por un precio entre un 10 y un 20% superior al del premio, tienen el único fin de blanquear dinero negro. Si accedes a tan dudoso trato serás coautor o cooperador necesario de un delito de blanqueo de dinero, tipificado en los artículos 301 a 304 del Código Penal. Mucho ojo. No permitas que la avaricia rompa el saco.

2. Corre al notario

Deposita tu billete premiado en una notaría y pídele al notario que levante acta. Así, aunque se pierda, quedará constancia de que es tuyo y de que existe realmente. Además, Hacienda nunca podrá decir que en realidad te lo han dado y que, por lo tanto, le debes una parte del premio recibido.

Publicidad

3. Explícalo poco a poco

Que sí… Que es la noticia de tu vida y que quieres compartirla lo antes posible con todo el mundo, pero muérdete la lengua y espera unos días. Date un tiempo para reflexionar. Mantén la cabeza fría y encaja poco a poco lo que te ha pasado. Cuando sientas que estás preparado, comienza a compartir tu alegría con los demás de forma gradual: no hace falta que lo publiques en el periódico.

No olvides que a los seres humanos nos encanta opinar… ¿Te imaginas tratando de decidir qué hacer con ese montón dinero mientras tu madre, tu suegra, tu mejor amigo, tu novia y tus compañeros te recomiendan a gritos, y pisándose unos a otros, dónde invertirlo o en qué gastarlo?

Pues eso. Piensa además que cuanta más gente lo sepa, más fácil será que seas víctima de un robo o de una estafa, o que se multipliquen las incómodas llamadas de los personajes que se dedican a blanquear dinero.

Publicidad

4. Invierte con cabeza

Antes de lanzarte a por ese Ferrari, examina con lupa tu situación financiera. Hay mucha gente que recibe una gran suma de dinero, se la gasta en pocos años por no haber hecho una buena planificación, y acaba más endeudada de lo que estaba antes de ganar el premio.

Para evitarlo, liquida de entrada todas las deudas que tengas. Luego, invierte tu dinero con tino. Ahora es un momento estupendo para comprar inmuebles, pero muy complicado para encontrar otras inversiones seguras.

En cualquier caso, se debería diversificar al máximo, siguiendo al pie de la letra aquel famoso dicho de los huevos y la cesta, y buscar productos que no nos den intereses anuales, sino al menos cada dos años, para garantizarnos importantes deducciones. Si no eres precisamente un tiburón de las finanzas, no dudes en buscar ayuda profesional.

Publicidad

5. Ni se te ocurra dejar de trabajar

Cortar de forma radical con nuestra rutina no es recomendable en estos casos, ya que puede acabarnos de desequilibrar. Si te gusta tu trabajo, piensa que no tienes por qué abandonarlo por muy rico que seas. Si, por el contrario, te mueres de ganas de entrar en la oficina y hacerle una pedorreta a tu jefe, recuerda que la venganza es un plato que se sirve frío...

Sigue al pie del cañón hasta que encuentres una actividad alternativa que te satisfaga. Cuando la tengas, vía libre para despedirte como prefieras. Eso sí: haz bien los números antes, no vaya a ser que tengas que volver con el rabo entre las piernas.

Nadie puede vivir de rentas con los 400.000 euros del Gordo, por ejemplo. Si, con mucha suerte, nos dan un 4,5% de intereses, tendríamos 18.000 euros al año, a los que tendríamos que descontarles un 21% que se lleva Hacienda. Total: 10.000 euros. Divididos entre doce: 1.185 euros al mes. ¿Estás seguro de poder hacerle una pedorreta a tu jefe?

Publicidad

6. Comparte (sin arruinarte)

A poco que seas buena persona, parte de la gracia de que te toque un premio consiste en solucionarle un poco la vida a los que más quieres… pero intenta no convertirte en una especie de Papa Noel descerebrado.

Estas ayudas deberían ser siempre razonables e ir encaminadas más a enseñar a pescar, que a repartir pescado a manos llenas. Hablando en plata: en lugar de darle 200.000 euros a tu hermano, cómprale un camión para que se pueda ganar la vida (y no te pida dinero continuamente…).

Y mucho ojito con tus chequerregalos: a Hacienda no le gusta nada que seas generoso. En nuestro país, por hacer una donación a familiares directos (padres, hijos o cónyuge), puede llegar a pagarse hasta un 32% del total.

Y la cosa se pone todavía peor si intentas cumplir aquella promesa que le hiciste a tu amigo del alma... En este caso, estaríamos hablando de una donación entre personas extrañas, por lo que podría pagarse hasta un 60%.

Afortunadamente, hecha la ley, hecha la trampa. Toma buena nota del truco para convertir una donación, en una repartición (libre de impuestos): en cuanto te toque el Gordo, vete a la notaria más cercana con las personas con las que quieras compartir el premio (tus padres, tus hermanos, tu novia…), y pide que se levante acta de que sois titulares de un billete que pagasteis entre todos.

Publicidad

7. No cambies

¿De verdad necesitas ese cochazo que apenas usarás, ese peluco cuajado de diamantes o ese casoplón en el que no vivirás nunca? Hazte un favor: no caigas presa del mal de los nuevos ricos.

Las personas con falta de control de impulsos se suelen gastar todo o buena parte del dinero ganado en cosas inadecuadas o innecesarias, buscando construirse una nueva identidad social, más acorde, en su opinión, con la nueva situación financiera de la que disfrutan.

Si te cubres de oro como si fueras una estrella del rap, tus amigos y familiares (si es que te queda alguno) no tardarán en dedicarte frases sangrantes del estilo “este tipo se ha vuelto tonto” o “se le ha subido la pasta a la cabeza”. Sé más listo: continúa tranquilamente con tu vida cotidiana y ve añadiéndole nuevos ingredientes poco a poco y con cabeza. Si, por ejemplo, se disfruta de un buen entorno social o se tiene familia, a lo mejor sólo hace falta cambiarse de casa y no de barrio.

Publicidad
Te recomendamos

Tiramos de músculo para retar en un aeródromo a una avioneta con el Kia Stinger...

Hay una nueva forma de almacenar que va a romper con todo lo anterior. ¿Te atreves a ...

El champú Mr. A de I.C.O.N. marca la diferencia por su delicado perfume, su textura, ...

Elaboración artesanal en España, nada de tejidos sintéticos y unidades limitadas de c...

Como saltador de pértiga profesional, Vicent sabe lo que es someterse a los estándare...

Las Reebok Floatride Run te harán volar con su nueva tecnología...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.