Publicidad

Que no te amarguen el (primer) día

Claves para evitar el síndrome postvacacional... si sigues estos consejos.
Martín Iraola -
Que no te amarguen el (primer) día

Las vacaciones de verano ayudan a recuperar la energía, liberar el estrés, mejorar la salud y el bienestar; y optimizar las relaciones personales. Sin embargo, no son infinitas. La vuelta al trabajo puede desembocar en el llamado ‘síndrome o depresión postvacacional’ si no conseguimos adaptarnos a la vida cotidiana.

La vuelta a la rutina requiere de un proceso adaptativo que todo trabajador ha de superar. De no ser así, pueden surgir verdaderos cuadros de estrés agudo con las respectivas manifestaciones emocionales y físicas que lo caracterizan”, afirma Vicente Gil, Director Médico de Cigna, especialista en seguros de salud para empresas.

¿Quieres evitar disgustos? Pues sigue sus consejos. Aquí los tienes:

Ante todo mucha calma

Hay que tomarse tiempo para ponerse al día de lo que se dejó pendiente antes de las vacaciones y de lo ocurrido mientras se estaba fuera. Es recomendable marcarse objetivos y una línea de trabajo para la primera semana de incorporación.

Control de ocio

Retomar el contacto con los amigos y familiares a los que no se ha visto durante la época de descanso puede ayudar en la adaptación. También organizar actividades de ocio y no dedicarse exclusivamente al trabajo. Hay que pensar que el calendario laboral está plagado de festivos, fines de semana e incluso días libres.

Es la hora de los cambios

La reincorporación puede servir como un punto de inflexión para establecer una serie de “propósitos” que ayuden a mejorar aquello que no sea de nuestro agrado (jefe despótico, compañeros con los que no hay buena relación, actividades monótonas….). Si es este el caso, se puede intentar establecer flujos de comunicación fluidos con el resto de la plantilla, hacer que nuestro punto de vista sea escuchado o estrechar lazos con el resto de compañeros.

Las vacaciones de verano ayudan a recuperar la energía, liberar el estrés, mejorar la salud y el bienestar; y optimizar las relaciones personales. Sin embargo, no son infinitas. La vuelta al trabajo puede desembocar en el llamado ‘síndrome o depresión postvacacional’ si no conseguimos adaptarnos a la vida cotidiana.

La vuelta a la rutina requiere de un proceso adaptativo que todo trabajador ha de superar. De no ser así, pueden surgir verdaderos cuadros de estrés agudo con las respectivas manifestaciones emocionales y físicas que lo caracterizan”, afirma Vicente Gil, Director Médico de Cigna, especialista en seguros de salud para empresas.

¿Quieres evitar disgustos? Pues sigue sus consejos. Aquí los tienes:

Ante todo mucha calma

Hay que tomarse tiempo para ponerse al día de lo que se dejó pendiente antes de las vacaciones y de lo ocurrido mientras se estaba fuera. Es recomendable marcarse objetivos y una línea de trabajo para la primera semana de incorporación.

Control de ocio

Retomar el contacto con los amigos y familiares a los que no se ha visto durante la época de descanso puede ayudar en la adaptación. También organizar actividades de ocio y no dedicarse exclusivamente al trabajo. Hay que pensar que el calendario laboral está plagado de festivos, fines de semana e incluso días libres.

Es la hora de los cambios

La reincorporación puede servir como un punto de inflexión para establecer una serie de “propósitos” que ayuden a mejorar aquello que no sea de nuestro agrado (jefe despótico, compañeros con los que no hay buena relación, actividades monótonas….). Si es este el caso, se puede intentar establecer flujos de comunicación fluidos con el resto de la plantilla, hacer que nuestro punto de vista sea escuchado o estrechar lazos con el resto de compañeros.

Publicidad

Come bien (y haz deporte)

Son dos aspectos imprescindibles a la hora de volver al trabajo en septiembre. Se debe moderar, sobre todo, el consumo de alcohol y cafeína, ya que pueden agravar los síntomas de apatía, depresión y estrés. El deporte, por su parte, hace que se liberen endorfinas, lo que provoca que el estado de ánimo mejore y la inapetencia se reduzca.

No te pases de descanso

Es preferible dividirlos a lo largo del verano para que la vuelta sea menos abrupta y planificar las vacaciones teniendo en cuenta el flujo de trabajo de la oficina y los días libres de los clientes para no encontrarnos sorpresas a la vuelta.

Haz los deberes

No sólo para contribuir a una vuelta más efectiva, también para evitar molestias durante nuestra ausencia. A este respecto, debemos intentar no marcar citas importantes justo después de la vuelta y procurar dejarlo casi todo cerrado.

Vuelve con tiempo

No se debe cometer el error de volver de vacaciones el día de antes. Es recomendable incorporarse al trabajo, al menos, un par de días después de regresar de viaje para que dé tiempo a retomar rutinas: poner en orden el hogar, recuperar horario y horas de sueño habituales, recapitular lo que hemos dejado pendiente revisando nuestra agenda…

Publicidad
Te recomendamos

El champú Mr. A de I.C.O.N. marca la diferencia por su delicado perfume, su textura, ...

Elaboración artesanal en España, nada de tejidos sintéticos y unidades limitadas de c...

Como saltador de pértiga profesional, Vicent sabe lo que es someterse a los estándare...

Las Reebok Floatride Run te harán volar con su nueva tecnología...

¡Por fin ha llegado ese momento del año en que calzarse las chanclas!...

El trotamundos Gotzon Mantuliz nos da las claves para descubrir, de la mano de IHG, a...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.