Alimenta tu cerebro

Los 30 alimentos que te harán más listo

Alimenta tu cerebro

Col lombarda

Es rica en polifenoles, unos potentes antioxidantes que reducen el número de placas cerebrales causantes del Alzheimer. Hazte una ensalada con manzana rallada, zanahoria, cebolleta, aceite de oliva y vinagre de vino blanco.

Caballa

Las grasas Omega-3 proporcionan fluidez a las membranas celulares, lo que mejora la comunicación entre las células. La caballa está cargada de Omega-3, así que comiéndola un par de veces por semana potenciarás tu capacidad de aprendizaje, estarás de mejor humor y tendrás más memoria. A menos que te olvides de echarla en la cesta de la compra.

Baya

La gente que sigue una dieta rica en arándanos, moras, grosellas, frambuesas y fresas presenta una mayor motricidad y capacidad de aprendizaje. Los arándanos protegen al cerebro de afecciones relacionadas con el envejecimiento. Añade un puñado a tus cereales y? ¡baya desayuno!

Col rizada

El rendimiento de la mente empeora con la edad, pero en un estudio publicado en la revista "Neurology" se ha observado que con tres raciones de verdura al día se puede reducir los desperfectos en un 40%. La col rizada va muy bien para este objetivo, ya que cuanto más verde, mejor es una verdura. Quítale los tallos y saltéala en aceite de oliva con ajo.

Tomate

En un estudio francés publicado recientemente se ha constatado una correlación positiva entre los altos niveles de licopeno de los tomates y la habilidad cognitiva. El licopeno se absorbe más fácilmente si se calienta antes, lo que hace que la salsa de tomate sea mejor para completar un sudoku que los tomates frescos.

Aguacate

El aguacate puede contribuir a reducir la tensión arterial lo que, según la Universidad de Maine (EE.UU.), se asocia con un empeoramiento de la función cognitiva. Hazte tu propio guacamole y cómetelo con copos de avena para hacerlo más saludable. Un buen consejo: deja el hueso dentro del cuenco para que el guacamole no se oxide y coja un tono marrón.

Alubia roja

Las judías rojas son una gran fuente de fibra y proteína, así que son estupendas para equilibrar los niveles de azúcar en sangre, algo vital para el correcto funcionamiento del cerebro. Así que combate esos bajones de energía con unas alubias de Tolosa con almejas.

Orejones

El Centro de Nutrición Humana de la USDA (el Departamento de Agricultura de Estados Unidos) ha demostrado que con un alto nivel de hierro se mejora la actividad nerviosa del hemisferio izquierdo del cerebro (responsable del pensamiento analítico). También, la vitamina C que contienen potencia la ingesta de hierro. Pero no tomes más de cuatro o cinco, ya que es un tentempie demasiado contundente.

Almendras

La fenilananina de las almendras tiene la capacidad de atravesar la barrera sangre-encéfalo y de estimular al cerebro para que genere dopamina, adrenalina y noradrenalina, neurotransmisores que potencian el buen humor. Las almendras también tienen una gran cantidad de riboflavina (vitamina B2), a la que también se le atribuye la propiedad de potenciar la memoria.

Anchoas

Las anchoas son ricas en DMAE, un compuesto que acelera la producción de acetilcolina, un compuesto que reduce la ansiedad y mejora la concentración. Un estudio alemán ha demostrado que ingerir DMAE recarga el cerebro. Cómete las anchoas mientras ves "Pasapalabra" y plantéate eliminar a Ángel Bavariano, el paracaidista militar que esta arrasando en el concurso.

Remolacha

La remolacha es rica en un modificador del estado de ánimo llamado betaína (también conocido como trimetilglicina oTMG). Esta sustancia incrementa la energía, la atención, la concentración, la claridad visual y (por si fuera poco...) proporciona sensación de bienestar. Échala en la ensalada hoy mismo.

Berenjena

La piel de la berenjena contiene nasunina, un potente antioxidante que combate a los radicales libres a la vez que protege las membranas celulares del cerebro. Córtala fina, rebózala en harina y huevo y...ya nos cuentas.

Quinoa

Este cereal peruano (busca en tiendas de productos ecológicos o naturistas) contiene los ocho aminoácidos esenciales, indispensables para tus neurotransmisores y neuronas. Supone una buena alternativa al arroz y a la pasta y se puede comer en frío o en caliente.

Pollo

Todos sabemos lo bueno que es para los músculos, pero desconocemos que le va de maravilla al cerebro. El pollo contiene grandes cantidades de vitamina B6 y juega un papel clave en la conversión del triptófano en serotonina, cuyos estados carenciales provocan depresión.

Almeja

La vitamina B12 de estos moluscos es increíble para el cerebro. En un estudio publicado en "Neurology" se ha observado que los individuos de edad avanzada con bajos niveles de B12 presentan un mayor riesgo de sufrir atrofia cerebral. Ambas cosas se asocian con el Alzheimer y con la pérdida de funciones cognitivas. Ahora ya sabes qué regalarle al abuelo...

Uva

Un reciente estudio ha confirmado que la epicatequina de las uvas facilita el riego sanguíneo del cerebro y potencia la memoria. ¡Esperemos que alguien demuestre que el vino tiene el mismo efecto!

Salvia

En 1597 el herbalista inglés John Gerard escribió que la salvia tenía "un efecto singularmente bueno para la cabeza, al activar los nervios y la memoria". Y no se equivocaba. Un estudio de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) ratifica que, efectivamente, puede mejorar la memoria. Estupenda en risottos o platos de pasta.

Yogur natural

El yogur contiene el aminoácido tirosina, necesario para la producción de dopamina y noradrenalina. Unos estudios realizados por el ejército de EE.UU. demuestran que el estrés acaba con la tirosina. Así que come yogur natural cada día para mejorar tu memoria y capacidad de atención.

Guisante

Estos balines verdes de alto contenido en vitamina B1 (tiamina) contribuyen a la salud de tu sistema nervioso. Una carencia de B1 puede provocar confusión mental y pérdida de memoria, así que potencia sus cualidades incorporando los guisantes a tus sofritos. Y sí, sirven incluso los cocidos.

Espárrago

Unos 125 gramos de espárragos contienen el 70% de la dosis diaria recomendada de ácido fólico, lo que, según científicos holandeses, mejora la memoria de los adultos, rebajando su edad mental en casi dos años. Aunque eso no significa que puedas seguir ligando con adolescentes.

Gambas

Son una fuente de vitamina D, cuya carencia se asocia con el mal humor, la pérdida de capacidad mental, la esquizofrenia y el Alzheimer. Por si no estuvieran suficientemente buenas a la plancha, influyen positivamente en la función cognitiva y estimulan la síntesis del factor de crecimiento nervioso.

Cacao

Según un estudio de la faculta de medicina de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), el cacao es rico en flavanoles, que mejoran el riego sanguíneo hacia las células del cerebro y mejoran la función cognitiva durante la realización de complejas tareas mentales.

Boniato

Estos sabrosos tubérculos naranjas son una de las mayores fuentes naturales de betacaroteno, algo que, según un reciente estudio de Harvard (EE.UU.), puede proteger al cerebro y retrasar el envejecimiento cognitivo. El betacaroteno combate la oxidación celular, con lo que envejeces más lento.

Huevo

No es broma: la colina (un nutriente que contienen los huevos) mantiene la flexibilidad y la integridad de las membranas celulares del cerebro, sin las cuales los nutrientes grasos no podrían entrar y tampoco las sustancias residuales salir de las células. También es un componente esencial de la acetilcolina, que transporta mensajes entre los nervios y los músculos. Así que potencia el cerebro "un huevo".

Hígado de ternera

Según el "Estudio Longitudinal de Envejecimiento" de Baltimore (EE.UU.), los alimentos ricos en folatos son buenos para el cerebro y reducen el riesgo de Alzheimer. El hígado de ternera contiene una cantidad especialmente grande. Y está estupendo con habas. Acompáñalo con un Ribera del Duero o con un Rioja y no te arrepentirás.

Espinacas

La espinaca es rica en una sustancia liposoluble parecida a las vitaminas denominada CoQ10, una coenzima sin la cual el cerebro se degeneraría más rápido, con lo que tendrías dificultades para rendir a un nivel óptimo.

Kiwi

Uno de ellos contiene más vitamina C de la que se recomienda en un día, lo que supone una protección para el cerebro contra los daños producidos por los radicales libres, que podrían provocar una menor función cerebral, menor capacidad para resolver problemas y pérdida de memoria.

Acelgas

Los estudios más recientes sugieren que una mayor ingesta de vitamina E contribuye a mejorar la función cerebral y protege contra la degeneración neuronal. En cantidad suficiente, reducen la pérdida cognitiva del cerebro asociada al transcurrir de los años. La acelga es una excelente fuente de vitamina E.

Salsa de soja

Es muy rica en vitamina B3, algo que según un estudio publicado en "Psychopharmacology" juega un papel clave a la hora de neutralizar las toxinas del cerebro. Por lo que se sabe, una dosis diaria de B3 mejora la memoria a corto plazo en hasta un 40%.

Bacalao

Un estudio del Departamento de Agricultura de EE.UU. ha demostrado que una dieta rica en selenio puede subirte el ánimo, incluso aunque no tengas ninguna deficiencia, así que poténciala comiendo bacalao periódicamente. Eso sí, evita que sea frito, si puede ser.

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.