Detecta tu problema y pierde peso sin estrés con estos consejos

Hay muchos modos de perder peso, pero la mayoría te quitan tiempo libre. Aquí analizamos cinco problemas habituales y te damos cinco soluciones rápidas.
Daniel Sampietro -
Detecta tu problema y pierde peso sin estrés con estos consejos

¿Eres de esos tipos que empiezan el día al amanecer y que acaban (si hay suerte) poco antes de medianoche? Invariablemente, tus comidas dejan migas en el teclado o llegan anunciadas por el timbre del microondas. Lo último que necesitas añadir a tu lista de tareas diarias es tener que ir a comprar a tiendas especializadas, pesar la comida, contar calorías o cocinar tres comidas saludables al día, por no hablar de buscar tiempo para ir al gimnasio. Prueba estos consejos de eficacia demostrada para perder peso sin perder un tiempo precioso.

PROBLEMA 1

No tienes ni el tiempo ni la paciencia para comer alimentos "especiales" ni para hacer complicadas combinaciones.

Solución: Perder peso no es un hobby. A la hora de comer, coge tu plato y llena la mitad con verduras, una cuarta parte con carne y la otra cuarta con pan, pasta, arroz o patatas. Es tan fácil como eso. Si tomas algún tentempié entre comidas, combina algo de proteínas con hidratos de carbono, por ejemplo tomando leche y fruta, frutos secos y plátanos, o pan con queso o atún.

Por qué funciona: Todo se reduce a las calorías. Controlando las raciones, automáticamente reduces la ingesta calórica. Y llenando la mitad del plato de verduras, sales ganando, porque la verdura tiene menos calorías; mientras que la carne y los almidones suelen tener más calorías. Por supuesto, debes asegurarte de que el equilibrio entre estos grupos de alimentos es el correcto. Dividir el plato es la solución más sencilla.

PROBLEMA 2

Siempre picas algo por ahí.

Solución: Eso realmente no es un problema (siempre que elimines los dulces, las pizzas y demás alimentos ricos en grasas saturadas). Guarda en el maletín, en la oficina y en el coche frutos secos, fruta deshidratada y galletas integrales. Son ideales para saciarte y no se estropean si los guardas en un recipiente.

Por qué funciona: Es importante comer algo durante el día, no sólo por la energía y la fuerza que te da, también para que luego no te des un atracón a la hora de cenar porque estás muerto de hambre. Evita los aperitivos preparados y comprarte pastas, dulces y chocolates: no te darán una energía duradera, y suponen un exceso de grasa y calorías.

PROBLEMA 3

No tienes tiempo de desayunar.

Solución: Si tienes un minuto libre entre ponerte la gomina y cepillarte los dientes, ya tienes tiempo. Prueba estos desayunos de un minuto:

  • Una fruta + un vaso de leche desnatada.
  • Una barrita de cereales + un vaso de leche desnatada.
  • Un yogur desnatado + un puñado de frutos secos y frutas deshidratadas.

Por qué funciona: El desayuno es la comida más importante del día, especialmente para las personas activas, ya que te da la energía necesaria para afrontar las exigencias de la jornada. Empieza el día con un desayuno rico en proteínas y fibras vegetales. Te ayudará a mantener constantes los niveles de azúcar y a dar energía a tu metabolismo, con lo que te sentirás lleno el resto del día.

PROBLEMA 4

No tienes tiempo de cocinar.

Solución: Cocina el fin de semana. Escoge un día en que puedas preparar todas las comidas que necesitarás el resto de la semana. Divide esas comidas en raciones y congélalas. Así, cuando llegues a casa por la noche, podrás escoger lo que quieres comer y 15 minutos más tarde tendrás el plato en la mesa.

Por qué funciona: Después de un día largo y ocupado, lo último que quieres hacer al llegar a casa es preparar la cena. Así que acabas comiendo lo que encuentras a mano, y eso suele significar comidas desequilibradas o precocinados, lo que supone un exceso de calorías, manchas en las camisas y una cintura cada vez más ancha. No obstante, está demostrado que la gente que sabe cocinar, aunque sólo sean dos o tres platos, consume menos calorías y menos grasas.

PROBLEMA 5

No tienes tiempo para el gimnasio.

Solución: Un buen punto de partida es dedicar al menos 30 o 45 minutos, dos veces por semana, a hacer ejercicio. Si no tienes ese tiempo, intenta moverte cinco minutos, cuatro o cinco veces al día. He aquí algunas ideas de lo que puedes hacer:

  • Abdominales de suelo mientras ves la tele.
  • Subir y bajar las escaleras al menos una vez al día.
  • No sentarte cuando hables por teléfono. Ponte de pie y camina.

Por qué funciona: Es un hecho demostrado: el ejercicio te ayuda a perder peso. No sólo quema calorías, también te ayuda a acumular masa muscular que, a su vez, acelera el metabolismo. Y así pierdes kilos aún más rápido.

Te recomendamos

¡Demuéstranos que puedes y consigue ser portada de Sport Life y una equipación comple...

La adaptación es una de las mayores virtudes de Moyá, dentro y fuera del terreno de j...

Nivea MEN Body Shaving, la revolución del afeitado corporal...

Los estampados, las rayas y el patchwork, protagonistas en esta colorida colección d...

La zapatilla más vendida de Nike se actualiza...

¿Cuáles son las tres características principales del fitbit IONIC?...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.