Los edulcorantes, en entredicho

En las personas que ya sufren sobrepeso puede provocar mayor acumulación de grasa.
Martín Iraola , 07-04-2017
Los edulcorantes, en entredicho
Los edulcorantes, en entredicho

Cambiar el azúcar por los edulcorantes no es tan saludable como podías imaginar, tal y como demuestran los resultados de una investigación presentados en el marco de ENDO 2017, el encuentro anual de la Sociedad de Endocrinos. Esto se debe a que los edulcorantes reaccionan con el metabolismo.  Y lo hace de tal manera que provoca acumulación de grasa, especialmente en aquellas personas que ya tienen problemas de sobrepeso

Genes activados

El estudio se sirvió de diferentes estrategias para llegar a esa conclusión.  En primer lugar, los investigadores analizaron la sucralosa, un edulcorante artificial, en células madre extraídas de tejido graso humano, utilizando una concentración en sangre similar a las que presenta un individuo que consume dos latas de refresco azucarado artificialmente. En el proceso descubrieron una mayor activación de los genes asociados con la producción de grasa y la inflamación.

RELACIONADO: ¿Sirven los edulcorantes para perder peso? 

El segundo experimento se utilizaron muestras de grasa abdominal procedentes de ocho personas que consumieron edulcorantes bajos en calorías. Los investigadores vieron evidencia de un mayor transporte de glucosa en las células -que significa acumulación de más azúcar en la sangre- y sobreexpresión de los genes productores de grasa, en comparación con muestras de sujetos que no utilizaron los edulcorantes.

Los científicos sospechan que la razón puede ser que los edulcorantes bajos en calorías parecen aumentar los receptores de sabor dulce en la grasa abdominal, y que permite a la glucosa entrar en las células más fácilmente.

Recepción aumentada

Básicamente, estos receptores están buscando dicha solución dulce, y los edulcorantes bajos en calorías -que a menudo son varias veces más dulces que el azúcar- satisfacen esa necesidad. Los investigadores señalaron que aquellos que consumen regularmente edulcorantes artificiales tenían una sobreexpresión del receptor de sabor dulce 2,5 veces mayor que aquellos que no consumen la sustancia. 

Como resultado, el cuerpo absorbe mayores cantidades de glucosa y entra en las células y en el torrente sanguíneo, elevando los niveles de azúcar en la sangre en el cuerpo. Este proceso a menudo conduce al almacenamiento de grasa abdominal.  

Sin embargo, este estudio es sólo uno de muchos que se ocupa de los edulcorantes artificiales. Tanto su relación con el aumento de peso como si son beneficiosos o perjudiciales para la salud aún no ha sido aceptado totalmente por la comunidad científica.

RELACIONADO: Alternativas al azúcar

 

 

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.