Ejercicios de estiramientos para perder peso

Estírate nada más levantarte y quemarás con el mínimo esfuerzo.
Daniel Puigvert , 31-01-2017
Ejercicios de estiramientos para perder peso
Ejercicios de estiramientos para perder peso

La fascia (ese tejido conectivo elástico que hay entre los músculos y la piel) es un arma de destrucción masiva contra la grasa. A causa de nuestro estilo de vida sedentario, la mayoría de nosotros nos pasamos el día encogidos, doblados y retorcidos.

La liberación de la fascia permite que el cuerpo se mueva y se estire mejor. De este modo puedes usar más calorías con la termogénesis sin ejercicio. Las recientes investigaciones indican que así puedes quemar hasta 800 kcal diarias (o unos tres kilos al mes).

Haz estos ejercicios cada mañana y destensa la fascia, potenciando así la pérdida de grasas… sin sudar la gota gorda.

A) Libera la tensión

¿Cómo?
Partiendo de la posición de flexiones de suelo, baja el cuerpo y colócate una pelota de tenis bajo la barriga, 5 cm hacia un lado del ombligo. Apoyándote en los antebrazos, hazla rodar de lado y de arriba abajo. Cambia de lado.

¿Por qué?
De este modo trabajas ambos lados del músculo psoas, que atraviesa la cadera y se fija a la parte alta de los muslos. Así relajas la fascia, combatiendo la tensión que se acumula con la inactividad prolongada.

B) Refuerza la columna

¿Cómo?
Sobre un rollo de espuma con las manos hacia atrás, echa los talones hacia delante, atrás y deja que el rollo ruede de glúteos a columna. Cuando llegue a la altura del cuello, invierte el movimiento.

¿Por qué?
De este modo suavizas el tejido fascial situado alrededor de toda la columna. La espalda te quedará mejor alineada y los músculos erectores de la espalda funcionarán mejor durante todo el día.

C) Aprende a ser flexible

¿Cómo?
Siéntate y pon una pelota de golf indoor bajo cada pie. Gíralas presionando suavemente. Las pelotas de indoor localizan los puntos delicados sin maltratarlos. Trabaja el centro del arco plantar y la almohadilla del talón.

¿Por qué?
Así estiras la fascia que cubre la zona lumbar, aumentando su flexibilidad. Después, incluso agacharte a recoger un bolígrafo supondrá un mayor trabajo muscular y un mayor consumo de energía.

D) Revitaliza tu rutina

¿Cómo?
Sobre el rollo de espuma, cruza una pierna sobre el muslo contrario. Inclínate hacia un lado de modo que la pierna de encima quede adelantada. Luego haz rodar el rollo bajo los glúteos.

¿Por qué?
Así haces trabajar el músculo piriforme. El tejido se te ha destensado y tendrás más libertad para hacer sentadillas, lanzamientos de pierna o para correr, quemando más calorías.

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.