El fofisano no es tan sano

Este nuevo 'canon de belleza' resulta poco saludable, ya que la grasa acumulada de estos torsos puede traducirse en diversas enfermedades
Alex Galera , 16-05-2016
El fofisano no es tan sano
El fofisano no es tan sano

Cervecita más tapita es igual a barriguita. Y aunque de vez en cuando se practique un poco de deporte, es una operación matemática que siempre acaba dando el mismo resultado si se lleva a cabo de forma reiterada. Precisamente la tripa cervecera es la seña de identidad de un nuevo prototipo de hombre actual, el ‘fofisano’. De hecho, este nuevo y famoso tipo de varón se define como aquel que practica ejercicio pero que aun así no se priva de una buena birra ni tampoco de un suculento manjar.

Los ‘fofisanos’ son aquellos que no piensan en comer a la plancha, son aquellos que no temen comer pizza a menudo e, incluso, son aquellos que se atreven a llevar a cabo una ‘Dieta Capicúa’ (es decir, esa que consiste en desayunar y cenar lo mismo). En otras palabras, es para muchos el nuevo canon de belleza, especialmente para algunas mujeres, que pueden sentirse atraídas por hombres que se cuidan en la medida de lo posible pero que no se obsesionan por trabajar su cuerpo en el gimnasio.

Hola grasa, adiós salud

Sin embargo, pese a que se pueda considerar que este nuevo estilo de vida promueva una imagen más natural y humana, no es aconsejable tomarla por ejemplo, ni siquiera por el simple hecho de que haya perfiles sociales que hagan apología de esta tendencia (como sería el caso de la cuenta de Instagram Collegebadboods). Es una moda que puede parecer cachonda en su concepción, pero es insana, ya que tener barriga es tener grasa. Y tal y como apunta Anabel Fernández, nuestra experta en nutrición, “tener grasa en exceso es perjudicial para la salud, por lo que hay que cuidar la alimentación”.

Pero más allá de lo que resulta evidente, también hay que tener en cuenta que “una buena alimentación te ayuda a rendir más y mejor cuando se realiza deporte, así que si se llevan a cabo malos hábitos en este terreno, se perderá esta capacidad”, dice la experta. Y eso no es todo, ya que según Anabel Fernández, “la presencia de esta grasa también puede traducirse en una sobrecarga articular”, de tal forma que puede acabarse traduciendo en lesiones durante la práctica deportiva.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que lo que puede empezar con una tendencia fofisana podría acabar traduciéndose (subrayamos la palabra podría, en condicional) en un ligero sobrepeso o incluso en obesidad si no se toman las precauciones necesarias. La línea es estrecha y superarla, tal y como afirma la nutricionista, puede derivar en enfermedades como “diabetes, hipertensión o colesterol elevado”. En este sentido, puedes echarle un vistazo a su post ‘El obeso sano’ para obtener más información al respecto.

Ni tanto ni tan poco

Y dicho esto, lo que es evidente es que el ‘fofisanismo’ no es el estilo de vida más saludable al que te puedas acoger. Con eso no queremos decir que te encierres en el gimnasio y te machaques hasta que no quede un gramo de grasa con tu cuerpo. Y es que, al fin y al cabo, la idea no es que sigas una dieta estricta, sino “tener una alimentación de base equilibrada para cuidar tu salud”, como dice Anabel Fernández.

Así pues, lo que nosotros te recomendamos es que cuides tu alimentación y que realices deporte para mantenerte sano. Para ello, puedes seguir nuestros consejos tanto de nutrición como incluso de perder peso sin tener que pasar hambre y sin tener que renunciar a la cerveza. ¿Pasamos juntos de fofisanos a sanos, simplemente?

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.