Tonterías para perder peso

Una cosa es que consigas adelgazar y otra muy distinta es que realmente te beneficien
PEDRO SEBASTIÁN , 11-01-2018

Te recomendamos

Comentarios

Llevamos siglos buscando atajos para adelgazar. Desde Guillermo el Conquistador, que probó una dieta líquida cuando engordó tanto que ya no podía montar a caballo, hasta Lord Byron, que hacía ejercicio cubierto de capas de tela para sudar la grasa, los hombres siempre se han visto atraídos por los programas de adelgazamiento radicales. ¿Pero hay alguno de estos trucos rápidos que funcione realmente? Hombre, pues una cosa es que consigas adelgazar y otra muy distinta es que realmente te beneficien. Hincharse a cocaína provocaría una pérdida de peso, pero eso no lo convierte en una buena idea, por ejemplo. Ahí te van otras cinco locuras.

1/ Congelar la grasa

Inspirados por la “paniculitis de los helados” –los bultitos temporales que les salen a los niños por chupar helados–, en 2008 un grupo de investigadores del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.) inventaron la criolipolisis o CoolSculpting.

Durante la primera sesión de una hora (puede que hagan falta varias), se presiona la grasa del lugar donde presenta el problema el paciente con dos placas refrigerantes conectadas a un tubo de vacío. La congelación de las células estimula la apoptosis, o la muerte celular programada, y durante los dos o tres meses siguientes el cuerpo elimina de la zona las células grasas afectadas. Básicamente, se van con la orina.

La criolipolisis puede provocar una reducción del 22% en el grosor de la capa de grasa. No obstante, eso ocurre sólo en la zona tratada, como el michelín o los muslos.

 ¿FUNCIONA?  No es una intervención quirúrgica invasiva, pero aun así deberías buscar un centro cualificado, con un profesional que te hiciera una revisión y decidiera si este es el método que más te conviene. Para que sea realmente efectiva, tienes que hacer una dieta específica los días antes y después del tratamiento. Y beber mucha agua, para que la orina se lleve la grasa. Un grupo de investigadores de UCLA (EE.UU.) han observado que la congelación de grasa podría provocar algo llamado “hiperplasia adiposa paradójica”, un aumento de peso en la zona tratada, en un porcentaje muy bajo de los pacientes. 

Siguiente » Slide 1/5

Te recomendamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.