Escápate del resfriado

El constipado está a la vuelta de la esquina. Pero puedes librarte de él. ¡A correr!
Raquel Hernández -
Escápate del resfriado

Consejo 1: pon el estrés a raya

El estrés es dinamita para nuestro sistema inmune. "Cuando nos estresamos se producen otras sustancias, las citoquinas, que están relacionadas con muchas enfermedades", explica Marta Garaulet, catedrática de fisiología y profesora de psicología de la Universidad de Murcia. Y es que el estrés activa todo un sistema de alertas en el organismo que nos prepara para la acción, algo que es bueno ante un peligro, pero si nos fijamos, la mayoría de las veces lo que nos estresa no supone una amenaza real. La clave es "fomentar la seguridad, la capacidad de controlar las situaciones, además de no exigirse demasiado y saber decir que no". Psicología pura. Apuesta por el positivismo. Puede sonar tópico, pero funciona.

Consejo 2: a la cama

Una vez revisado el estrés y el factor psicológico, el otro gran pilar de nuestra inmunidad es el sueño. "Dormir es fundamental porque si se descansa bien todo el sistema hormonal se recupera debidamente y la capacidad defensiva del cuerpo es mucho mayor", comenta Rafael Torres, presidente de la Asociación Española de Médicos Naturistas. Y si no se duerme lo suficiente, "las defensas bajan y también se elevan las citoquinas, que son estas sustancias que hacen que las posibilidades de enfermar aumenten". De ahí que cuando se está enfermo la mejor terapia sea dormir.

Escápate del resfriado

Consejo 1: pon el estrés a raya

El estrés es dinamita para nuestro sistema inmune. "Cuando nos estresamos se producen otras sustancias, las citoquinas, que están relacionadas con muchas enfermedades", explica Marta Garaulet, catedrática de fisiología y profesora de psicología de la Universidad de Murcia. Y es que el estrés activa todo un sistema de alertas en el organismo que nos prepara para la acción, algo que es bueno ante un peligro, pero si nos fijamos, la mayoría de las veces lo que nos estresa no supone una amenaza real. La clave es "fomentar la seguridad, la capacidad de controlar las situaciones, además de no exigirse demasiado y saber decir que no". Psicología pura. Apuesta por el positivismo. Puede sonar tópico, pero funciona.

Consejo 2: a la cama

Una vez revisado el estrés y el factor psicológico, el otro gran pilar de nuestra inmunidad es el sueño. "Dormir es fundamental porque si se descansa bien todo el sistema hormonal se recupera debidamente y la capacidad defensiva del cuerpo es mucho mayor", comenta Rafael Torres, presidente de la Asociación Española de Médicos Naturistas. Y si no se duerme lo suficiente, "las defensas bajan y también se elevan las citoquinas, que son estas sustancias que hacen que las posibilidades de enfermar aumenten". De ahí que cuando se está enfermo la mejor terapia sea dormir.

Publicidad

Consejo 3: adiós a los vicios

No debilitar nuestras defensas es básico; por ello es recomendable no fumar, pues el tabaco "destruye los cilios respiratorios y eso provoca que nos defendamos peor de las infecciones", explica Rafael Torres. El alcohol también les hace un flaco favor a las defensas. Otro factor a controlar es la cafeína, que no es como un whisky pero también disminuye la inmunidad porque "produce picos de excitación a los que siguen periodos de depresión, y lo que interesa es que mantengamos el nivel energético, por lo que no se deben tomar más de uno o dos cafés al día", comenta Rafael Torres.

Consejo 4: huye de las grasas

Además de causar numerosas patologías cardiovasculares y contribuir notablemente a la obesidad, las grasas también debilitan a nuestros soldados. "Se ha visto en trabajos basados en la dieta americana, que tiene un 40-50% de grasas, que un exceso de grasas disminuye la producción de glóbulos blancos, y por tanto la inmunidad", explica Marta Garaulet.

Publicidad

Consejo 5: apuesta por lo integral

Pero esto no es lo único que debemos revisar en la dieta, ya que el azúcar blanco y los cereales refinados también pueden hacer un flaco favor a nuestra capacidad defensiva, y es mucho mejor sustituirlos por sus versiones integrales porque "al refinar estos alimentos no sólo se les quita la fibra, sino que en ese proceso se van muchos oligoelementos, y su carencia puede producir acidosis, lo que obligará al organismo a consumir más magnesio, calcio, etcétera, para equilibrar y eso puede crear deficiencias en estas sustancias, lo que afectará a las defensas", comenta Torres.

Consejo 6: más pescado que carne

Este especialista también recomienda que se coma más pescado que carne, y que no se abuse de las proteínas porque aunque son muy necesarias, "si provienen exclusivamente de la carne estaremos tomando muchas grasas saturadas y su exceso también produce un PH ácido que descompensará los oligoelementos, y salvo que se consuma mucha fruta y verdura, que propician un PH básico, estaremos desequilibrados".

Consejo 7: la dieta anticonstipado

No vamos a descubrirte la sopa de ajo: la mejor dieta para darle esquinazo a los malintencionados virus es la mediterránea. Seguirla es muy fácil: "Tres días a la semana el plato principal de la comida debe ser legumbres, otro día pasta, otro arroz y los dos restantes, carne y pescado. De acompañamiento, opta por verdura y ensalada, cuanta más mejor, y en las cenas no elijas embutido como base, mejor una crema de verduras, sopa, gazpacho, tortilla, ensalada, algo de pescado o pasta, y no te olvides de la fruta", explica Marta Garaulet, que también insiste en la necesidad de "no saltarse el desayuno y tomar en él tres grupos de alimentos, por ejemplo, leche, pan y fruta".

Publicidad

Consejo 8: cuida tu flora intestinal

Otra cosa que podemos hacer para que nuestros soldados se fortalezcan es cuidar la flora bacteriana, porque el 80% del sistema inmune humoral está en el intestino. Si se han tomado antibióticos, se ha sufrido diarrea o padecemos estreñimiento, gases o problemas digestivos, las señales de alarma se encienden. Los yogures enriquecidos son una buena alternativa en estos casos, pero si se toman con precaución.

Consejo 9: gimnasio contra el resfriado

"El ejercicio aumenta la velocidad o la frecuencia de los glóbulos blancos y anticuerpos en nuestra sangre; entonces pueden detectar antes las enfermedades; y por otro lado se apunta a que el aumento de la temperatura corporal que provoca el ejercicio podría impedir el crecimiento de bacterias o disminuir un poco la infección", asevera la doctora Garaulet. Sin embargo, también conviene saber que "el exceso de ejercicio tiene el efecto contrario porque produce una oxidación importante de las células del sistema inmune".

Consejo 10: incrementa la dosis de omega 3 y 6

Estos ácidos, presentes sobre todo en el pescado azul, fresco o en lata, y en frutos secos como las nueces, elevan las defensas.

Consejo 11: toma equinácea

Varios estudios revelan que disminuye en un 50% las posibilidades de coger un resfriado y, de hecho, según datos de una encuesta llevada a cabo por INFITO, uno de cada cinco españoles dice conocer las propiedades de esta planta en el tratamiento y prevención de gripes y resfriados, y uno de cada diez admite utilizarla.

Publicidad
Te recomendamos

¡Demuéstranos que puedes y consigue ser portada de Sport Life y una equipación comple...

La adaptación es una de las mayores virtudes de Moyá, dentro y fuera del terreno de j...

Nivea MEN Body Shaving, la revolución del afeitado corporal...

Los estampados, las rayas y el patchwork, protagonistas en esta colorida colección d...

La zapatilla más vendida de Nike se actualiza...

¿Cuáles son las tres características principales del fitbit IONIC?...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.