Así puedes hacerte donante de médula

¿Te unes a la ola de solidaridad que ha despertado Pablo Ráez?
Así puedes hacerte donante de médula
Así puedes hacerte donante de médula

Todos conocemos la historia cuyo fatal desenlace llegó el pasado 25 de febrero. La leucemia pudo más que Pablo Ráez... pero no ha tenido la última palabra. Pablo luchó hasta el final para aumentar las donaciones de médula ósea en España, sobre todo a través de sus redes sociales. Y esa lucha la ha ganado con creces.

Sólo en Málaga -él era marbellí- aumentaron los donantes de médula un 1.300% durante 2016. En toda Andalucía, el aumento fue del 80% respecto a 2015. En la Comunidad de Madrid, el aumento fue de un 31%. En Extremadura, del 18% -alcanzando su cifra récord, de 1.067 nuevos donantes-. Y así, una ola se ha expandido por todo el país, avivada por Pablo, que propuso una meta: llegar al millón de donantes. Se estima que no alcanzaremos esa cifra hasta 2021, pero mientras tanto, cada día hay más personas que se suman. 

¿Tú también te lo estás planteando? Pues te sacamos de dudas.

¿En qué consiste el trasplante de médula ósea?

"El trasplante de médula ósea está indicado como tratamiento en diferentes enfermedades hematológicas tanto malignas como benignas", indica el doctor Rafael del Orbe Barreto, médico especialista en Hematología y Hemoterapia, investigador de Cáncer Hematológico en el Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces y experto de Doctoralia. "Supone en muchos casos la única alternativa de curación".

"Hablando en términos coloquiales, el paciente que recibe el transplante primero debe recibir un tratamiento quimioterápico para dejar su médula ósea -tumoral- a cero, es decir, lo más limpia y vacía posible", explica la doctora Ana Isabel Gallardo Morillo, hematóloga del Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga y experta de Doctoralia. "Después de eso, recibe una especie de transfusión con las células de la médula ósea del donante, la cual debe asimilar su cuerpo y comenzar a funcionar como propia en varias semanas, si todo va bien".

No fue el caso de Pablo Ráez, cuyo cuerpo rechazó el trasplante dos veces.

¿Qué tipos de trasplante hay?

"Hay dos tipos de trasplante de médula", aclara Rafael del Orbe Barreto. "Las células pueden proceder del mismo paciente (trasplante autólogo) o de un donante (trasplante alogénico) y pueden obtenerse desde la sangre periférica mediante un procedimiento llamado aféresis o directamente de la médula ósea".

"Para los transplantes alogénicos, es muy importante que el donante sea compatible con el receptor", destaca la doctora Ana Isabel Gallardo. "Lo primero que se busca es un posible donante dentro de la propia familia, pero por desgracia, la compatibilidad familiar sólo tiene lugar entre un 20-30% de ocasiones, lo que significa que en 7-8 de cada 10 casos, se necesita buscar un donante no emparentado. Esta búsqueda se hace a través del registro de donantes que tenemos a nivel nacional e internacional. Por eso, cuantas más personas haya inscritas, mayor es la probabilidad de encontrar un donante compatible".

¿Cómo puedes hacerte donante de médula?

La donanción de médula ósea es voluntaria y altruista. Todo mayor de edad y menor de 55 años que goce de un buen estado de salud y no sufra ninguna enfermedad transmisible (como VIH o hepatitis B o C) puede hacerse donante. "No se trata de un trasplante de órgano sólido como puede ser, por ejemplo, uno de hígado, corazón o riñón; lo cual significa, que no requiere una intervención quirúrgica ni realizarse en un quirófano", aclara la doctora Gallardo.

En España, suele haber un centro especializado o un servicio de hematología en cada ciudad. Puedes consultar el más cercano a ti en la web de la Fundación Josep Carreras o la de la Organización Nacional de Trasplantes.

Si cumples con los requisitos, deberás rellenar un formulario co tus datos y firmar un consentimiento. Después, tendrás que hacerte un análisis de sangre, para realizar los estudios de identidad genética (HLA). Los resultados quedarán grabados en el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO) y a su vez en la Red Mundial de Donantes. El proceso de donación está coordinado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través de la Organización Nacional de Trasplantes.

En caso de aparecer un paciente compatible, se te avisará y se te repetirá el análisis. Si el donante da el visto bueno y no hay ninguna contraindicación en ese momento (esto puede ocurrir muchos años después de hacerse donante), se comenzará el procedimiento necesario para dicho trasplante.

El final de ese proceso puede ser salvar una vida. ¿Te unes al legado de Pablo?

 

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.