4 claves para superar el miedo al dentista

La odontofobia afecta al 15% de la población: España, entre los países de la UE que menos cuida su dentadura
Carlos Ramos , 26-05-2015
4 claves para superar el miedo al dentista
4 claves para superar el miedo al dentista

¿Alguna vez tuviste pesadillas con el dentista? Si eres de los que rezaba por no tener alguna caries o necesitar aparatos y te resistías a pasar por la consulta del odontólogo, ¡no estás solo! Quizá lo tuyo tenga que ver con la odontofobia, es decir, el miedo irracional a la figura del dentista, que afecta al 15% de la población, según la OMS. Y no hace falta que hayas tenido una experiencia fatal, sino que generalmente se asienta en un temor injustificado a sentir dolor.

Aunque un estudio reciente del Instituto de Investigación de Mercados Key Stone y FENIN ya apunta que en 2014 casi el 60% de los españoles fueron al dentista frente al 30% de 2003, aún hay un 40% que no va al dentista. Y de ellos, el 14% alega que el motivo por el que no va al dentista no es precisamnente el dinero (más claro que el agua…). Además, a eso hay que sumarle que en España somos poco de cuidar nuestra dentadura respecto a los demás países de la UE.

Pero es hora de que superes tus miedos. Si quieres dejar atrás el pánico a revisar tus dientes, el Dr. Iván Malagón, Director de Iván Malagón Clinic, nos explica a qué se debe este temor y nos ofrece las claves para perder el miedo.

1. La típica mala experiencia previa: Son casos aislados, pero si ocurre, cambia de especialista y cuando pidas cita con un nuevo odontólogo explícale la situación y valora con él la posibilidad de tener antes un intercambio de impresiones. Transmítele qué te inquieta y asegúrate de que lo entiende y asume esta situación como parte del tratamiento. La salud de tus dientes y tu salud en general merecen que el especialista te escuche y conozca tus temores.

2. Miedo al dolor: Forma parte de la “leyenda urbana” del dentista como “sacamuelas” de los siglos XIX y XX. Pero...¡Ya estamos en el siglo XXI! La odontología preventiva trata de actuar antes de que sea necesario un tratamiento, déjate de cuentos mayas…

3. Ansiedad: Se genera a raíz del miedo a lo desconocido y la prevención inconsciente a que alguien urgue en algo interno nuestro, como la boca, con instrumental y supuestamente fuera de nuestro control. Hoy en día es manejable gracias a la sedación consciente, que nos permite relajar al paciente de forma que se mantiene consciente y colabora con los profesionales en el tratamiento. ¡Nada que temer!

4. Miedo al pinchazo: Si fuera necesario recurrir a un anestésico, los odontólogos cuentan hoy en día con formación específica para poder administrarlos sin causar molestia. Precisamente la finalidad del anestésigo es evitar el dolor, por lo tanto no vale escaquearse de tu próxima visita, ¡piensa en tus dientes!

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.