5 nuevas formas de masturbarte

Porque ya va siendo hora de probar otras cosas
Martín Iraola , 24-07-2017
5 nuevas formas de masturbarte
5 nuevas formas de masturbarte

La mayoría de los hombres nos estrenamos en esto de la masturbación rápida y silenciosamente. Es una herencia de aquellos días de adolescencia cargados de testosterona, con la amenaza de los padres o hermanos siempre presente. Y estos hábitos tienden a acompañarnos hasta la vida adulta.

Pero resulta que existen formas de hacer nuestros momentos en solitario mucho más placenteros. 

1. La paradinha

La sesión de 5 minutitos está bien, no vamos a negarlo. Pero si tienes un poco de tiempo extra, detenerte en el momento indicado puede ayudarte a alcanzar orgasmos más intensos. 

Cuando estés a punto de eyacular, tómate un descanso. No muy largo, sólo hasta que la erección baje un poco. Luego, vuelve a empezar. Si haces estos tres o incluso cuatro veces tus orgasmos serán mucho más intensos y profundos.

RELACIONADO: Por qué deberías mastubarte a diario

2. Contra el cuerpo

Seguro que has probado a mastubarte alguna vez con tu mano no dominante. De hecho, es probable que hayas intentado la mítica técnica del extraño: sentarte en la mano hasta que se queda dormida y luego utilizarla para que te la sensación de que alguien esté haciendo el trabajo sucio.

También puedes apoyar el pene contra el estómago e ir deslizando los dedos de la mano de arriba abajo.

3. Utiliza nuevo hardware

Los juguetes sexuales no son sólo para ellas. De toda la cacharrada sexual para hombres nosotros nos quedamos con Fleshlight. Es de lo más sencillo: sólo tienes que deslizarlo sobre el pene. La textura simula la sensación de sexo vaginal o anal.  

RELACIONADO: Seis juguetes sexuales para disfrutar solo o en pareja

4. Comienza desde abajo

Una media docena de trabajos de investigación (sobre todo en perros o roedores) han demostrado que masajear o estimular el epidídimo puede provocar la eyaculación.

Una exploración de los foros relacionados con las artes masturbatorias sugiera que también funciona en el caso de los hombres.

El epidídimo se encuentra en la base del pene, antes del escroto, y almacena los espermatozoides y une los testículos a los conductos deferentes.

Masajéalo mientras haces tus cosas y prepárate para nuevas sensaciones.

5. Territorio inexplorado

¿Sabías que hay casi tantas terminaciones nerviosas específicas del sexo en los testículos como hay en el pene? No los descuides. 

Está claro que las preferencias y las sensibilidades individuales de cada uno juegan un papel importante en lo que se llega a disfrutar. Y en ese sentido muchos hombres descubren una fuente de estimulación sin explorar: tirando con delicadeza de tus testículos arriba y abajo antes de la eyaculación incrementa la intensidad de los orgasmos.

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.