Sexo de escándalo

La mujeres quieren hombres tan ruidosos como ellas en la cama (o más). Para los aullidos amatorios hay muchas ocasiones...
Sergio Collado , 19-12-2016
Sexo de escándalo
Sexo de escándalo

Camino a la cima

A veces se produce una escalada de gemidos. Ella grita, tú más, ella más y así hasta despertar a los vecinos. Este crescendo puede deberse a varias razones. Por una parte, ver al otro excitado hace que suba el grado de calentura y, por tanto, las demostraciones.

Altavoz íntimo

También se puede deber a las ganas de demostrarle al otro que te lo estás pasando igual de bien. Esos gritos acaban convirtiéndose en un lenguaje privado de la pareja, en una forma de decirse lo mucho que disfrutan con el sexo y lo placentero que es lo que sienten.  Y eso refuerza el vínculo y fomenta la intimidad .

Yo lo sé, tú lo sabes, ellos lo...

Y, después, está el morbo de que alguien pueda oírte. Hay algo de miedo a ser descubierto y por otra parte también algo de “exhibicionismo auditivo”. Es como decirle al mundo: mira qué polvazo estamos pegando. Y eso se puede incentivar si estáis en un lugar en el que no vayáis a encontraos a los vecinos de siempre, como puede ocurrir en verano o en una escapada a un hotel romántico.

Sin límites

Lo mejor de todo es la sensación de libertad, de no tener que estar controlando nada por miedo, ya que eso siempre revierte en un sexo más intenso. “Yo odiaba tener que contenerme –explica Ana–, pero no nos quedaba otra porque tenemos dos hijos. Por eso, de vez en cuando, nos escapamos a un hotel y ahí siempre acaban quejándose los de la habitación de al lado”.

También a la inversa

En general, los cambios de rutina son buenos. A Ana le funcionaba poder gritar y a Elisa justo lo contrario. “Durante un mes vino mi madre a vivir a casa y estaba al lado de nuestra habitación. Y a mí me ponía a mil ver los esfuerzos que Daniel, mi pareja, tenía que hacer para contener sus habituales gruñidos. La expresión que ponía era tan excitante como si hubiera pegado el alarido más estertóreo del mundo”, recuerda Elisa.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.