Cuando coche y conductor son sólo uno

El Mazda 6 2017 es la mejor expresión de la ingeniería japonesa al servicio de la comodidad del conductor y los pasajeros.
Jordi Cabrejas , 28-09-2016
Cuando coche y conductor son sólo uno
Cuando coche y conductor son sólo uno

Si algo nos gusta de Mazda, es la dedicación que pone en fabricar coches que, por encima de todo, hagan más fácil la vida a las personas. Es apasionante ver cómo se pueden mejorar las cosas para que el resultado final sea, no sólo la satisfacción del conductor, sino su emoción al conducir.

Hace unos meses pudimos probar en los CX3 y CX5 la tracción inteligente i-ACTIV, que hace que el coche sea mucho más eficiente en cualquier condición. 27 sensores comprueban 200 veces por segundo parámetros como la velocidad, el estado del asfalto, la temperatura, ángulo de dirección, aceleración, etc... y en función de ello el propio coche ajusta la tracción o la suspensión de cada rueda, por ejemplo.

Ahora, la última versión del Mazda 6, que en España estará a la venta este otoño, da una vuelta de tuerca más en esa ingeniería puesta al servicio del ser humano, convirtiendo al coche en una extensión más del conductor.

En la cultura japonesa existe un término, Jinba Ittai, que sirve para definir la unión perfecta entre un caballo y su jinete. En el ritual del Yabusame, un arquero galopando sobre un caballo dispara una flecha y acierta en la diana, controlando su montura sólo con sus rodillas, una prueba de que, a pesar del movimiento, caballo y jinete son sólo uno. Y en el nuevo Mazda 6, esto se traduce en el G-Vectoring, una tecnología que mejora notablemente el comportamiento del coche, optimizando y ajustando la potencia entre los ejes en función del giro del volante. Puede resultar difícil de comprender, pero muy fácil de experimentar al volante.

Lo normal al girar en una curva es que tu cuerpo y el propio coche tengan la inercia de irse hacia fuera. Sin embargo, con este sistema desaparecen todas esas incómodas fuerzas, de manera que todo es mucho más cómodo, y eso se traduce es menos fatiga para todos los pasajeros y, sobre todo, para el conductor. Parece como si el coche entendiera hacia donde quieres ir, y te ayuda a girar sin grandes correcciones, y eso al final se traduce en una conducción muchísimo más fácil, cómoda y dinámica. 

Las mejoras no terminan ahí. Un nuevo Head Up Display, ajustable, con más brillo y más colores, proporciona la información necesaria sin que tengas que apartar la vista de la carretera. Esto, combinado con un sistema de reconocimiento de señales en carretera, nos avisará de cualquier límite que estemos sobrepasando, ya sea un límite de velocidad o la prohibición de adelantar.

En cuanto a seguridad activa el Mazda 6 también mejora gracias, por ejemplo, a la incorporación de una cámara delantera. Ahora el sistema de asistencia en la frenada o el de frenada de emergencia (por si el conductor se despista) funcionan a mayores velocidades. La asistencia en frenada en ciudad funciona hasta los 80km/h y la frenada automática de emergencia funciona hasta 160km/h.

El Mazda 6 estará disponible en versiones berlina y sedan con dos motores de gasolina (145CV y 192CV) y dos motores diesel (150CV y 175CV).

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.