Publicidad

5+1 razones para hacer deporte en el Caribe este invierno

Olvídate del frío y escápate a uno de los lugares más atractivos de la zona: Puerto Rico
Julio César Ortega -
5+1 razones para hacer deporte en el Caribe este invierno
5+1 razones para hacer deporte en el Caribe este invierno

Llega la época más fría del año por estas latitudes. Los días son cortos (¡demasiado cortos!) y es muy probable que lo último que te apetezca hacer es salir a entrenar al aire libre. Además, estar constantemente envuelto en varias capas de ropa no es algo que pueda considerarse el colmo de la presión. “Con lo a gustito que se está en casa / en el bar/ insértese lugar preferido… ya saldré a entrenar en otro momento”, te repites a ti mismo, mientras piensas que aún tienes tiempo de sobra hasta que tengas que ponerte el bañador otra vez. ¡Pues se acabó!

¿Qué tal romper con el círculo vicioso de oficina ---> mantita de casa y viceversa con una escapada al calor tropical? Puedes planteártelo como un viaje temático en el que practicar esos deportes que ahora el frío español te ha obligado a aparcar. Un chute de adrenalina que después te hará llevar mejor el día a día hasta que llegue el buen tiempo.

Puerto Rico es un destino perfecto para ello. Su particular condición de Estado libre asociado a Estados Unidos le hace disponer de lo mejor del gigante norteamericano y lo más atractivo del Caribe. Por si te hacían falta razones, ahí van unas cuantas que te animarán a visitar la isla de la que no querrás volver.

5+1 razones para hacer deporte en el Caribe este invierno

Llega la época más fría del año por estas latitudes. Los días son cortos (¡demasiado cortos!) y es muy probable que lo último que te apetezca hacer es salir a entrenar al aire libre. Además, estar constantemente envuelto en varias capas de ropa no es algo que pueda considerarse el colmo de la presión. “Con lo a gustito que se está en casa / en el bar/ insértese lugar preferido… ya saldré a entrenar en otro momento”, te repites a ti mismo, mientras piensas que aún tienes tiempo de sobra hasta que tengas que ponerte el bañador otra vez. ¡Pues se acabó!

¿Qué tal romper con el círculo vicioso de oficina ---> mantita de casa y viceversa con una escapada al calor tropical? Puedes planteártelo como un viaje temático en el que practicar esos deportes que ahora el frío español te ha obligado a aparcar. Un chute de adrenalina que después te hará llevar mejor el día a día hasta que llegue el buen tiempo.

Puerto Rico es un destino perfecto para ello. Su particular condición de Estado libre asociado a Estados Unidos le hace disponer de lo mejor del gigante norteamericano y lo más atractivo del Caribe. Por si te hacían falta razones, ahí van unas cuantas que te animarán a visitar la isla de la que no querrás volver.

Publicidad

1. La tirolina más larga del mundo

No es un decir: tiene el certificado Guinness de los Récords que avala que, en efecto, merece el nombre que tiene: El Monstruo. Fue inaugurada a comienzos de este año en Toro Verde, un parque de aventuras al aire libre situado en Orocovis (la zona más céntrica y boscosa de Puerto Rico). Se trata de un cable de acero de 2,5 kilómetros de largo suspendido a 370 metros del suelo en su punto más alto. En el mismo parque hay otras tirolinas más pequeñas… pero no tan divertidas. Básicamente, en El Monstruo vas colgado de dos anclajes (y unos cuantos mosquetones) sobre una especie de hamaca con un casco y unas gafas que no están ahí por casualidad: ¡alcanzarás una gran velocidad!

Nosotros lo hemos probado en persona y podemos asegurarte que será una de las mejores experiencias de tu vida. Además, cada vez que alguien utiliza El Monstruo, el parque hace una donación a la Ricky Martin Foundation contra la trata de personas. No te lo negamos: aquí te invade un poco de vértigo al principio, pero en cuanto te echas a volar, te olvidas de dónde estás y tan sólo disfrutas de una de las sensaciones más cercanas a volar que podrás vivir jamás. ¿No te lo crees? Echa un vistazo a este vídeo… ¡y dinos si no te entran ganas de probarl

Publicidad

2. Llegar en kayak a una bahía luminiscente

¿Te acuerdas de La vida de Pi? ¿Recuerdas el plancton de mil colores que brillaba en la oscuridad? Bueno, pues ahora quítale un poco de espectacularidad y podrás hacerte una idea de cómo son las tres bahías bioluminiscentes que hay en Puerto Rico: la de Bahía Mosquito en la pequeña isla de Vieques (al noreste de la isla) está considerada la mejor, seguida de Laguna Grande en Fajardo (también al noreste) y la de Pargueras en Lajas (al suroeste). Puerto Rico tiene el privilegio de contar con tres de las cinco bahías bioluminiscentes que existen en el mundo.

La bioluminiscencia se debe a la existencia de unos microorganismos acuáticos llamados dinoflagelados, que emiten luz al contacto con un objeto en movimiento, ya sea un remo, un tronco o una mano. Es decir: de noche, el agua está oscura hasta que, por ejemplo, metes el brazo, lo mueves y se ilumina alrededor durante unos pocos segundos. Lo ideal es visitar la laguna en noches donde no brille mucho la luna, para evitar que su luz te impida disfrutar de la que emiten los dinoflagelados. Y recuerda que el baño está prohibido aquí, para preservar el equilibrio del agua. 

¿Cómo se llega hasta la Laguna Grande de Fajardo? Tú, al igual que nosotros, en kayak. Hay varias empresas que organizan excursiones nocturnas. Parten desde el puerto de Fajardo, en la zona de Las Croabas, y se adentran en el canal que comunica la laguna con el mar. Ese canal es, básicamente, un manglar completamente a oscuras. La experiencia incluye chocar contra otros kayaks, quedarte atrapado entre las ramas de los árboles que no ves, remar a ciegas (los guías van con unas pequeñas luces de identificación, pero las perderás de vista más de una vez)… A la ida tendrás que remar a contracorriente durante media hora más o menos. Cuando llegues a la laguna, además de al agua, no olvides dirigir tu mirada al cielo: la poca contaminación lumínica te permitirá observar un panorama estrellado espectacular. Allí te harán un par de fotos que unos días después podrás ver en Facebook. A la vuelta, remarás a favor de la corriente, por lo que tendrás que controlar la velocidad. Una excursión muy recomendable, siempre que vayas concienciado y sabiendo que el kayak en el canal puede resultar algo caótico (aunque, bien visto, ¡eso le añade emoción!).

Publicidad

3. Hacer senderismo en una hacienda de café

Puerto Rico tiene distribuidas a lo largo y ancho de su geografía varias haciendas cafetaleras. Son lugares perfectos para hacer senderismo mientras disfrutas de una naturaleza exuberante y descubres los diferentes granos de café que se cultivan en la isla. Cada uno de ellos tiene una calidad y un uso diferente. Así, el robusta es el más barato; el rioja suele utilizarse para carajillo; el caracolillo compite con los más célebres granos de Colombia y el arábica es el premium que llegó hasta el mismísimo Vaticano.

Nosotros visitamos la Hacienda Buenavista, en Ponce, al sur. Está protegida y gestionada por la asociación Para la Naturaleza, toda una institución en Puerto Rico. La hacienda fue fundada a mediados del siglo XIX por un español y, además de producir café, cuenta con un molino de maíz. En sus terrenos puedes ver (además de una espectacular cascada que le dio nombre a la finca), especies de árboles como la malagueta o la ceiba, que tiene espinas en el tronco.

Otro lugar excepcional para practicar senderismo es El Yunque, uno de los mayores atractivos turísticos de la isla. Es un bosque pluvial (aunque en Puerto Rico jamás oirás este concepto, sino rainforest) y está protegido por el Servicio Forestal de Estados Unidos. Tiene una precipitación anual de 3.400 mm y posee casi 40 kilómetros de senderos, además de cuevas, cascadas y pozas de agua fresca en las que podrás refrescarte después de una buena caminata. Descuida: aquí no hay serpientes venenosas ni otros animales que supongan un riesgo.

Publicidad

4. Paddle surf en plena capital

En la zona más comercial de San Juan, en el barrio de Santurce y frente al hotel Condado Plaza, se encuentra la Laguna del Condado. Se trata de un gran estuario de aguas tranquilas, aislado del embate de las olas mar por un fuerte y un espigón. Si quieres evitar el oleaje, lo importante es que no sobrepases el Puente Dos Hermanos, sobre el que pasa la Avenida Ashford. La laguna es un lugar perfecto para practicar paddle surf (SUP, por sus siglas en inglés). De hecho, es el escenario donde entrenan los atletas de la Federación de Canoa y Kayak de Puerto Rico. Aquí también se proyectan películas al aire libre el segundo y el cuarto sábado de cada mes, en el Ciclo de Cine del Estuario, cuya programación puedes consultar aquí.

El paddle surf, tal como ya te explicamos, es fácil. Cualquiera sin experiencia puede hacerlo con éxito. Nuestra recomendación en este caso es que practiques SUP al atardecer; así disfrutarás de la panorámica del skyline de San Juan teñido de tonos naranja. ¡Inolvidable! Y cuando vayas remando sobre la tabla, fíjate en el agua: es bastante probable que te encuentres con algunos de los manatíes que viven aquí. ¡Pero tranquilo, que son inofensivos!

Publicidad

5. Snorkel en el paraíso

Puerto Rico cuenta con algunas de las playas más hermosas del Caribe. De hecho, playa Flamenco está considerada una de las mejores cinco del mundo. Este paraíso terrenal se encuentra en Isla Culebra, a 27 kilómetros al este de la isla principal. Para llegar hasta allí, deberás coger un ferry (que incluye bebidas y un pequeño catering) en el puerto de Fajardo. En unos 45 minutos llegarás a Culebra, donde el barco suele fondear para permitirte hacer buceo o snorkel frente a sus costas de arenas blancas.

Sin necesidad de bucear demasiado profundo, podrás ver una gran variedad de formaciones de coral en torno a las que nadan peces de colores de tal diversidad que en ocasiones tendrás la sensación de estar metido en un acuario. Allí vimos peces cirujano (sí, como Dory), entre muchos otros. Las mejores zonas y cuevas son las que están orientadas hacia el oeste. La playa con más renombre para hacer snorkel es Carlos Rosario, ya que concentra una mayor diversidad de fauna y flora marina. Si no vas en barco, en ella tendrás un 2x1 deportivo, ya que para acceder deberás hacer senderismo desde el aparcamiento de playa Flamenco.

Esta es la que se lleva la mayor parte de la fama de Isla Culebra, y no faltan razones. Sus aguas son absolutamente cristalinas y relativamente calmas, ya que está situada dentro de una bahía con forma de herradura. La mayor parte de la gente se conforma con bucear en la zona que hay frente al acceso del aparcamiento, pero merece la pena caminar en dirección este (hacia la derecha) hasta donde termina la arena y empiezan las rocas, un área llamada El Muellecito. De hecho, el ferry suele fondear por aquí. Hay un pequeño arrecife de coral cerca de las rocas que vale la pena visitar y, si tienes la cámara apropiada, fotografiar.

Si vas en pareja, no dejéis de dar un paseo por la orilla, observando las palmeras mientras sentís la arena fina y blanca bajo vuestros pies. ¡Y recordad que en Puerto Rico no se puede hacer nudismo!

Playa Flamenco es, en resumen, uno de esos lugares que se te quedan grabados en la mente. Si vas, te aseguramos que será tu nuevo recurso mental la próxima vez que te veas atrapado en una de esas reuniones interminables en la oficina.

Publicidad

6. Repostar a lo gourmand

No todo iba a ser deporte, ¡que hay que reponer fuerzas! Puerto Rico puede considerarse la meca del turismo gourmet en el Caribe. No en vano, la isla vive actualmente una revolución de chefs formados en las mejores cocinas del mundo, desde España hasta Nueva York. Su gastronomía, como el resto de su cultura, está marcada por muchas influencias. Aquí, la cocina criolla se mezcla con la taína y la africana. El resultado es una variedad como en pocos lugares podrás encontrar. Y ni siquiera es necesario acudir a un restaurante de nivel; prácticamente en cualquier bar o incluso en los food trucks podrás comer de manera más que decente. ¡Podemos asegurártelo porque hemos hecho la prueba!

El plato estrella de la cocina puertorriqueña es el mofongo, de origen africano. Se elabora con plátanos verdes fritos (conocidos como tostones) machacados con aceite de oliva y ajo en un mortero de madera (que ellos llaman pilón) hasta formar una pelota de puré. Se le suele añadir chicharrones (piel de cerdo crujiente) o bien se rellena con pescado o carne guisada, y es habitual servirlo con caldo de pollo. Cuando, además del plátano verde o plátano macho se usa el plátano maduro y la yuca para elaborarlo, recibe el nombre de trifongo.

El asopao es otro de los platos más populares en Puerto Rico. Se trata de un caldo, que puede hacerse con pescado, marisco, pollo u otro tipo de carne, y que resulta perfecto como entrante.

El arroz con habichuelas (más parecidas a los frijoles que a las habichuelas españolas) es también muy común en el día a día de los hogares puertorriqueños, así como las arepas (¡no te pierdas las de coco!), que están deliciosas con casi todo, aunque a nosotros nos gustan con camarones (gambas). Los sorullitos de maíz son una sencilla fritura que se elabora con una masa de harina de maíz y que suelen tomarse como aperitivo, así como el queso frito. Y, entre los postres, destaca especialmente el flan, que se prepara de diferentes maneras según el restaurante: desde el clásico de vainilla hasta el de coco, el de guayaba o con toques especiados como el de Qué Pez’cao, que es exquisito.

Si lo que quieres es beber como un lugareño, entonces pide una Medalla: la cerveza que toman casi como agua, 100% elaborada en Puerto Rico. Como toda cerveza caribeña, es suave y entra fácilmente. Y, tratándose de las Antillas, no podemos obviar el ron. Si bien Bacardi tiene fama internacional (y puedes visitar su fábrica en excursiones organizadas), entre los locales comparte popularidad con el ron Don Q, cuyo nombre procede de Don Quijote. El ron forma parte del cóctel puertorriqueño por antonomasia: ¡la piña colada! No se sabe con certeza quién la inventó ni cuándo lo hizo, pero sí se sabe que fue en esta isla. Otra manera de disfrutar el ron es con un poco de coco y soda tipo 7Up. ¡Querrás repetir, así que ve con cuidado!

Publicidad

Datos prácticos

Cómo llegar: desde España, Iberia opera un vuelo directo Madrid-San Juan varias veces por semana.
Idioma oficial: español (con léxico spanglish)
Moneda: dólar estadounidense
Huso horario: GMT-4
Clima: tropical, con una temperatura media anual de 26ºC, y periodo de lluvias de mayo a octubre (sobre todo, agosto). Los meses más secos son de enero a abril. La mejor época para visitar Puerto Rico es entre noviembre y mayo.
Vacunas: no necesarias para ciudadanos españoles
Para entrar necesitas: lo mismo que para el resto de Estados Unidos: tu pasaporte en regla, cumplimentar y pagar la ESTA (el visado para EE.UU.), cuya validez es de dos años. No te olvides de... un transformador de corriente y un repelente de mosquitos.
Alojamiento: San Juan Water Beach Club Hotel (en San Juan)
                     Wyndham Grand Rio (en Río Grande)
                     Ponce Plaza Hotel & Casino (en Ponce)

Info: Compañía de Turismo de Puerto Rico

Publicidad

Galería relacionada

Haz deporte en Puerto Rico

Te recomendamos

Tiramos de músculo para retar en un aeródromo a una avioneta con el Kia Stinger...

Hay una nueva forma de almacenar que va a romper con todo lo anterior. ¿Te atreves a ...

El champú Mr. A de I.C.O.N. marca la diferencia por su delicado perfume, su textura, ...

Elaboración artesanal en España, nada de tejidos sintéticos y unidades limitadas de c...

Como saltador de pértiga profesional, Vicent sabe lo que es someterse a los estándare...

Las Reebok Floatride Run te harán volar con su nueva tecnología...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.