Clásicas que se reinventan

Triumph ha presentado los nuevos modelos de la Bonneville, la moto más mítica y famosa de la compañía británica
Men's Health , 11-11-2015
Clásicas que se reinventan
Clásicas que se reinventan

Toda marca tiene un producto estrella, un buque insignia, un modelo icónico de entre toda su gama. Y la Bonneville es precisamente el ojito derecho de Triumph, una de las firmas moteras más selectas y elegantes del planeta. Se trata de una dos ruedas que desde su nacimiento (allá por el año 1959), ha tenido una repercusión social de lo más notoria.

De hecho, ha estado presente en el mundo de la moda, también en el del arte, en el de la música y, cómo no, en el del cine. Grandes figuras del mundo del espectáculo han interpretado papeles que pasarán a la historia encima de este modelo, como por ejemplo Clint Eastwood en ‘La Jungla Humana’, Richard Gere en ‘Oficial y Caballero’ y otros actores de la talla de Tom Cruise, Brad Pitt o Antonio Banderas. Por su parte, también Elvis Presley adquirió una en su día.

Nuevos modelos

Así pues, la Bonneville es una moto mítica e histórica…pero que no por eso deja de reinventarse. Y es que la compañía inglesa ha presentado recientemente los cinco nuevos modelos de esta clásica Cafe Racer: la Bonneville Street Twin, la Bonneville T120, la Bonneville T120 Black, la Thruxton y la Thruxton R.

En un evento llevado a cabo en la ciudad de Londres (¡échale un vistazo a la galería!) y plagado de personalidades de Hollywood, como por ejemplo Tom Hardy, Idris Elba y Kellan Lutz entre muchos otras, Triumph dio a conocer sus nuevas maravillas, que ya no sólo destacan por su imponente presencia, sino también por sus posibilidades de personalización, ya que se puede customizar en diferentes acabados y detalles pintados a mano.

En cuanto a los aspectos técnicos, la Street Twin quizás sea la más contemporánea, porque junto a su diseño minimalista monta un motor de 900cc con un notable par. Por otro lado, las Bonneville T120 y T120 Black están equipadas con un corazón de 1.200cc, mientras que las Thruxton y Thruxton apuestan, además de por su estilo vintage, por un motor 1200cc. Sin duda alguna, toda una delicia para los amantes de las dos ruedas y especialmente de la Triumph original de 1959.

La leyenda de la Bonneville

Y para terminar este artículo con un poco de historia, merece la pena recordar que la mítica Bonneville debe su nombre a los logros conseguidos por el piloto tejano Johnny Allen sobre una Triumph en las salinas de Bonneville en Utah. Concretamente, este fanático de la velocidad batió el récord de punta en septiembre de 1955, alcanzando las 193,3 mph (311 km/h) a bordo de la "Flecha del diablo", un monocasco aerodinámico dotado de un motor Triumph bicilíndrico de 650cc. Semejante récord fue batido por él mismo un año después al superar la barrera de las 214,17 millas por hora (344 km/h). Y de ahí deriva la  nomenclatura de este icónico modelo de la marca británica. 

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.