¿Por qué tu dieta no funciona?

Seguir recortando calorías no es la mejor opción cuando la dieta deja de funcionar
¿Por qué tu dieta no funciona?
¿Por qué tu dieta no funciona?

Si has seguida una dieta en algún momento de tu vida te habrás dado cuenta de que hay un punto en el cual dejas de perder grasa. Y para seguir perdiendo peso, vas recortando y recortando calorías, ¿es ésta la mejor opción?

Desde luego que no. Cuando hablamos de perder peso es importante tener en cuenta que debes comer menos calorías de las que gastas a lo largo del día, y esto es algo irrebatible, pero matizable.

Por lo general, a la hora de perder peso recurrimos a dos estrategias; comer menos y movernos más. Esto funciona, sí, pero solo hasta cierto punto.

El déficit calórico que generamos con esta estrategia provoca una desestabilización hormonal; algunos reguladores de nuestro apetito como la leptina y la ghrelina (hormonas que nos hacen sentirnos más y menos saciados, respectivamente) entre otros, se ven alterados, provocando que la misma cantidad de comida que antes nos saciaba, ahora se nos quede corta. Lo más probable es que esto acabe conduciéndonos a sufrir un efecto rebote, es decir, a ganar más peso del que hemos perdido con esta estrategia de adelgazamiento.

Por otra parte, es un error reducir todo el problema únicamente a las calorías. Tenemos que tener en cuenta otros factores como la procedencia de estas calorías o la adherencia al protocolo de pérdida de peso.

En cuanto a la procedencia de las calorías, si evitamos las grasas totalmente es muy posible que terminemos sufriendo problemas hormonales que provoquen síntomas como la infertilidad. Si evitamos los hidratos totalmente lo que ocurrirá es que nos sentiremos muy cansados constantemente, de modo que al final la cantidad de calorías que quemaremos a lo largo del día se verá reducida. Y si evitamos las proteínas totalmente, la pérdida será de masa muscular en lugar de grasa. Ninguno de los tres casos nos conviene para nada, por lo que no deberíamos eliminar ningún macronutriente si carecemos de patologías.

En cuanto a la adherencia del protocolo, es simple; puedes llevar a cabo la mejor dieta y el mejor entrenamiento del mundo, pero si no te adhieres a ellos a largo plazo, al final no servirán de nada.

¿Qué hacer cuando la dieta no funciona?

La solución a todo esto es crear hábitos de vida saludables. Si te gusta el tenis en lugar de la musculación, juega al tenis, ya que a la larga te beneficiará más. Es muy probable que termines dejando la musculación si no la disfrutas. Si no disfrutas comiendo col rizada, busca alternativas saludables que disfrutes más como la lechuga, y sobre todo, mira a largo plazo. No pretendas perder cinco kilos en un mes, porque las posibilidades de que los recuperes y de que dañes tu salud son realmente altas.

Otro consejo es que priorices la alimentación saludable sobre aquella insalubre; a pesar de que los frutos secos tienen más calorías que las galletas, los frutos secos son indiscutiblemente mejores. Provocan más saciedad, su contenido proteico es mayor, nos aportan nutrientes de gran calidad como fibra, grasas saludables, minerales y vitaminas y a la larga contribuirán a tu buen estado de salud.

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.