Entrena con tus hijos

Aprovecha el tiempo que pasas con ellos para que aprendan a entrenar contigo
Entrena con tus hijos
Entrena con tus hijos

Cuando se trata de fomentar el deporte entre los niños, nuestro objetivo principal debe ser que ellos se lo pasen bien y disfruten realizándolo, ya que es así como realmente seguirán practicándolo a la larga y podrán mantener ese estilo de vida saludable que queremos para ellos.

Deportes tradicionales

En lugar de ponerles a realizar un entrenamiento HIIT, podemos organizar un partido de fútbol en el que tendrán que alternar entre periodos de sprints a máxima potencia para intentar marcar gol y periodos más ligeros en los que caminarán o incluso se quedarán quietos esperando a recibir un pase, tal y como ocurre en el HIIT.

Los niños tampoco son muy proactivos a la hora de correr. En su lugar, deberías enseñarles a montar en bici y cuando ya sean capaces de hacerlo por sí solos, puedes pedirles que te acompañen en la bici mientras tú sales a correr, de modo que recorráis el trayecto juntos para que además puedas vigilarle por si le ocurre algo.

El baloncesto es otro deporte que también suele gustarles a casi todos los niños. Si lo practicáis al aire libre mientras os exponéis al sol, os beneficiaréis de que aumente vuestra síntesis de vitamina D, una vitamina muy importante a la hora de mantener un sistema inmunitario activo y a la hora de que sus huesos crezcan sanos y fuertes.

En cualquier caso, los niños deberían tener un abanico de deportes muy amplio entre los que elegir, y deberían ser libres para elegir el que más disfruten.

Entrenamiento de pesas

Esto significa precisamente que el entrenamiento de pesas puede ser una opción adecuada para ellos siempre y cuando se cumplan tres criterios; que la carga no sea excesivamente alta, que no se trabaje al fallo y que la técnica sea la adecuada, sobre todo en los ejercicios estructurales, que son aquellos que provocan una fuerza de compresión axial sobre la columna vertebral, como ocurre con las sentadillas.

Si prefieres realizar deporte en casa con tus hijos también puedes optar por el entrenamiento de fuerza, pero esta vez podéis trabajar con el peso corporal, de modo que la intensidad sea proporcional a este. Puedes enseñarles a hacer flexiones, sentadillas, puentes de glúteos, planchas, estiramientos…

Todo esto favorecerá que desarrollen hábitos enfocados en la práctica habitual de la actividad física, y es que es crucial esta etapa, ya que es este el momento en el que se forman la mayoría de las conductas que se mantendrán en la etapa adulta. Además contribuirá a formar lazos entre tu hijo y tú, por lo que ambos os veréis beneficiados.

 

Te recomendamos

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.