Fitness

El duro trabajo para convertirse en el malo de Pantera Negra

Michael B. Jordan entrenó a tope
STACEY LEASCA /
offline, cargue de nuevo la página cuando tenga red.

Se estrena Black Panther y vamos a ver al actor Michael B. Jordan como no lo has visto nunca interpretando al villano Erik Killmonger. “La palabra que se me viene a la cabeza es salvaje. Cuando le ves necesitas sentir miedo, sentirte intimidado, no queríamos la versión buena de Michael”, explica el entrenador de ‘celebrities’ Corey Calliet.

Para conseguir ese objetivo, el actor tuvo que entrenar dos o tres veces cada día y realizar seis comidas diarias, todo pensando en su pecho y su espalda. “Hicimos mucho trabajo clásico de press banca y peso muerto. Nada fuera de lo normal. Mucho peso y muchas veces”, explica el entrenador personal. El actor pasó de los 12 kilos a los 50, llegando en aguna ocasión a cifra tan altas como los 140 kilos. “Tienes que asegurarte que comerá bien, que entrena y se esfuerza. No que pisa el gimnasio para hacerse fotos”, concluye el entrenador.

Para el actor, una de las cosas más complicadas fue beber casi cinco litros de agua diarios para estar bien hidratado, siguiendo los planes de trabajo marcados. La parte de la dieta también fue dura para él, por la necesidad de comer muchas veces al día, estuviera donde estuviera.