20 años en los gimnasios

Ya de vuelta, repuesto de las comilonas varias, cuando fui al gimnasio a trabajar, vi que todo seguía igual que en el 2009, y que en el 2008, y que 2007, 2006… se me planteó una reflexión interesante. En este año voy a cumplir 20 años en el mundo del fitness, tenía 16 cuando pisé por primera vez un gimnasio, y en estos 20 años nada ha cambiado.
Juan Rallo -
20 años en los gimnasios

Ya de vuelta, repuesto de las comilonas varias, cuando fui al gimnasio a trabajar, vi que todo seguía igual que en el 2009, y que en el 2008, y que 2007, 2006… se me planteó una reflexión interesante. En este año voy a cumplir 20 años en el mundo del fitness, tenía 16 cuando pisé por primera vez un gimnasio, y en estos 20 años nada ha cambiado.


En aquella época no había oído la palabra fitness, ni por supuesto wellnes, yo me iba a entrenar y punto. Recuerdo aquel gimnasio máquina por máquina como si apenas hiciera un par de años, y estos recuerdos me corroboran que nada ha cambiado. Todas las máquinas eran iguales que las de hoy, con mayor o menor diseño, pero la biomecánica es la misma, los agarres los mismos, los bancos idénticos, por no hablar de las barras y las mancuernas.


Sólo hay una máquina que ya no veo en ningún gimnasio, era un disco en el que te subías y te ponías de pie con los pies juntos , te agarrabas a una especie de manillar y rotabas las caderas y la cintura a un lado y a otro. Era inútil, y por eso desapareció.


También recuerdo un aparato en el que las mujeres se colocaban una banda vibratoria por la zona de la celulitis. Supongo que ese aparato lo cambiarían hace 10 años por uno de electroestimulación, y que a día de hoy lo renovarían en forma de máquina vibratoria. Es la zona de los milagros, donde sin esfuerzo y con poco tiempo te pones en forma.


En la zona de los milagros las máquinas van cambiando, actualizándose, pero en el resto de la sala, las máquinas continuarían siendo las mismas, y es que al final, lo que funciona perdura, lo que no desaparece.


El consejo es que no te dejes impresionar por los nuevos aparatos de acción inmediata con extraños nombres, y cuya publicidad te promete demasiado por demasiado poco. Los aparatos de toda la vida, tren de poleas, cruce, bancas de press etc etc, estaban allí mucha antes de que yo entrase aquel primer día, y permanecerá mucho más tiempo que tú y que yo en los gimnasios, porque funcionan.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...