Apuesta por las pasas

Hoy os voy a hablar de un caso personal. Bueno, más que personal, familiar. Pero estoy seguro que muchos os resultará interesante.
Guillermo Alvarado -
Apuesta por las pasas
Apuesta por las pasas

Hoy os voy a hablar de un caso personal. Bueno, más que personal, familiar. Pero estoy seguro que muchos os resultará interesante.

Mi hermano es ciclista aficionado y, como muchos de ellos, se lo toma tan en serio como si fuera casi profesionales. Esta semana ha participado en el famoso Tour de Flandes, una prueba que empieza en Brujas y termina en Oudenaarde, con un total de 244Km. La tercera parte de la carrera, más de 80 Km, se corre sobre adoquines. Y es desnivel acumulado es de 2.000m.

Todos estos fanáticos de los pedales son capaces de hacer cualquier cosa con tal de aumentar su rendimiento y siempre están buscando nuevas dietas, productos de suplementación, accesorios que les permitan aligerar las bicis o consejos para aumentar la efectividad de sus entrenamientos.

En este caso, mi recomendación para este desafío ha sido mantener la dieta como si se tratara de una carrera convencional. Eso sí, durante la carrera cambia esos sobrecitos tan chulos y apetecibles de geles energéticos (seguro que tienes alguno por ahí) por las uvas pasas.

El efecto de las pasas sobre la glucemia, potencia, resistencia y ratio de inhalación-exhalación es casi idéntico al de los geles energéticos. Eso sí, mientras el rendimiento es casi el mismo, las uvas pasas son un alimento natural, con un coste muy inferior. En la antigüedad ya era el alimento de los soldados griegos y romanos durante las campañas bélicas. La clave, tanto si tomas una u otra cosa, es la frecuencia.

Cuando ingerimos esta clase de alimentos, el objetivo no debe ser mejorar nuestro rendimiento, sino que éste no disminuya conforme pasan los minutos y, a veces, las horas. Esto se consigue manteniendo estables los niveles de glucosa en sangre (glucemia), o, al menos, que no caiga lo suficiente como para afectar al rendimiento.

Para ello, es fundamental que la frecuencia de ingesta sea constante y controlada, que no supere los 20 minutos entre toma y toma, y que las cantidades sean similares. Si esto te parece demasiado, ingiere cantidades inferiores cada vez, de manera que al final del entrenamiento/competición, el total sea el deseado, pero separado en más tomas de menos cantidad.

¿Qué pasaría si las cantidades o la frecuencia no son constantes? Pues que la glucemia ya no sería estable, alcanzando picos innecesarios e inútiles que derivarían, mediante un proceso llamado “Hipoglucemia Reactiva”, en una caída de los niveles de glucosa en sangre, lo que provocaría una disminución dramática del rendimiento.

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...