Cómo llegar a ser un buen entrenador personal y vivir de ello

Mucha gente me pregunta qué debe hacer para convertirse entrenador personal y poder vivir de ello.
Guillermo Alvarado -
Cómo llegar a ser un buen entrenador personal y vivir de ello
Cómo llegar a ser un buen entrenador personal y vivir de ello

Mucha gente me pregunta qué debe hacer para convertirse entrenador personal y poder vivir de ello.

Pues allá vamos.

Hace 12 años, cuando empecé a trabajar como entrenador personal en Valencia, resultaba mucho más sencillo pero también era una profesión muy poco conocida. Es más, había cierta tendencia a considerala como algo innecesario.

En la actualidad, el mercado ha crecido, y se da la curiosa situación de que algunos entrenadores tienen mucho trabajo y a otros muchos, en cambio, les cuesta una barbaridad conseguir un solo cliente.

Esta descomunal oferta de entrenadores viene en parte provocada por la falta de criterio a la hora de determinar quién está capacitado para ejercer la profesión y quién no. Cualquiera puede hacerse una camiseta que ponga ENTRENADOR PERSONAL y ya que estamos unas cuantas tarjetas.

Siempre digo que, en la mayoría de los casos, el mercado acaba expulsando a quien no está capacitado para ejercer la profesión. El único problema de este sistema es que puedan dañar o lesionar gravemente a algún cliente antes de que esto ocurra.

Si bien es cierto que una licenciatura o grado en ciencias de la actividad física y el deporte supone un buen comienzo, una base, ni esta ni ninguna otra titulación universitaria supone, a mi entender, una garantía de capacitación profesional.

Si dudáis, preguntadle a cualquier profesional de éxito qué porcentaje de su situación considera que es responsabilidad de lo aprendido en la universidad. Se lo pregunto a todos mis clientes y nunca he obtenido una respuesta superior al 20%. Ni siquiera en profesiones tan teóricas como abogado o notario. Considerar que, una vez terminada la carrera, ya sabes todo lo que deberías saber es, seguramente, el mayor error que puedes cometer.

 

FORMACIÓN TEÓRICA

Además de educación, empatía y una mínima cultura que pueda amenizarle el entrenamiento al cliente, la formación básica teórica que todo entrenador debe tener se basa en tres grandes pilares. Fisiología, biomecánica, y teoría del entrenamiento. De esta manera puedes adquirir una buena formación estudiando cada una de las disciplinas por separado, o bien cursando algunas de las titulaciones que ya llevan incluido en su plan algo de cada una de estas tres materias teniendo en cuenta que en este caso la formación en cada una de ellas será menor.

En caso de ser titulado o graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, no puede dejar de recomendarte el Máster en alto rendimiento del Comité Olímpico Español. La asignatura de fisiología y la de entrenamiento de fuerza es de lo mejor que he leído, sobre todo esta última. Si prefieres optar por una titulación específica de entrenamiento personal, de las existentes y que se pueden cursar en este país, me quedo con la NSCA, incluso cuando nada tiene que ver con la labor que ejercen en su país de origen. Este organismo dispone de dos titulaciones: “Certified Personal Trainer (CPT)”, la más básica de las dos pero la única a la que se puede acceder en caso de no disponer de una titulación superior o grado, y “Certified Strength and Conditioning Specialist (CSCS)”, la mejor de las dos, también la más complicada, y la que te interesa en caso de disponer de una titulación superior universitaria. Evidentemente si no te ves capacitado para saltar directamente al CSCS también puedes empezar por el CPT.

En caso de que desees centrarte en cada una de las materias mencionadas anteriormente, desafortunadamente en lo que se refiere a fisiología y teoría del entrenamiento, deberás hacerte con libros específicos que podemos recomendarte en el foro de fitness de Men´s Health.

 

FORMACIÓN PRÁCTICA

Por desgracia en este país se ha perdido la tradición de la formación práctica. Las prácticas en empresa se reducen a una serie sectores concretos donde, además, en lugar de formar lo utilizan como mano de obra barata. La figura del mentor, aquella persona a la que incluso llegabas a pagar por trabajar a su lado y disponer del derecho de preguntar el por qué de las cosas, es una especie en extinción. Esta figura sigue presente en EEUU con programas denominados “Mentorships” donde básicamente se busca aprender de la experiencia de alguien que lleva todo una vida dedicado a una profesión determinada. En caso de estar interesado desde mi punto de vista los mejores relacionados con rendimiento atlético son los llevados a cabo en Boston en el MBSC (Michael Boyle Strength and Conditioning), o en cualquiera de los centros que tiene Athlete´s Performance repartidos por EEUU. En caso de que tu objetivo se reduzca al entrenamiento de hipertrofia y fuerza, tal vez mejor si optas por los mentorships de Charles Poliquin. Evidentemente al desarrollarse en EEUU necesitarás un nivel mínimo de Inglés para que valga la pena. Piensa que todo el programa se reduce a charlas y discusiones donde el volcabulario técnico y slang prácticamente protagonizan el total de la conversación.

En caso de querer engrosar todavía más tu formación práctica estos mismos centros disponen de becas “Internships” donde, en caso de ser seleccionado, estarías trabajando en estos centros al lado de los mejores entrenadores del mundo, aprendiendo cada día de su experiencia. No te exagero si te digo que una sola semana trabajando en uno de estos centros equivale a un año en la universidad en cuanto a lo que formación realmente útil y aplicable se refiere.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...