Entrenamiento por pulsaciones y sus diferentes fórmulas

Cada vez que digo que no existe la franja de consumo de grasa por pulsaciones la gente me pregunta: "Entonces, ¿por qué aparece en la consola de todas las cintas?" A lo que siempre respondo que no lo sé, y que la única explicación es que se le habrá ocurrido a algún genio del márketing, que poco sabe de fisiología.
Guillermo Alvarado -
Entrenamiento por pulsaciones y sus diferentes fórmulas
Entrenamiento por pulsaciones y sus diferentes fórmulas

Cada vez que digo que no existe la franja de consumo de grasa por pulsaciones la gente me pregunta: "Entonces, ¿por qué aparece en la consola de todas las cintas?" A lo que siempre respondo que no lo sé, y que la única explicación es que se le habrá ocurrido a algún genio del márketing, que poco sabe de fisiología.

Estos gráficos se basan en unas fórmulas completamente inexactas y, además, resultan un peligro. Si tenemos en cuenta la fórmula de 220 menos la edad para calcular las pulsaciones máximas, el 70% de la población se encuentra a más de 10 pulsaciones de diferencia, mientras que el 30% se encuentra a más de 20, con un margen de error tanto positivo como negativo.

¿Qué pasaría si infravaloramos la capacidad de una persona? Pues que su organismo prácticamente no se enterará del entrenamiento. ¿Y en el caso de que la sobrevaloremos? Entonces estaremos poniendo en serio riesgo al deportista que estará trabajando muy por encima de sus posibilidades.

A lo largo del 2011 vi dos casos realmente opuestos que demuestran hasta qué punto estas fórmulas no son del todo fiables.  Por un lado, un hombre de 50 años, deportista, que llegó a las 196 pulsaciones, y por otro, un piloto de 18 que no pasó de las 178.

¿Qué habría pasado si les hubiera aplicado esa fórmula o cualquiera de las existentes que no se basan en una prueba real? Pues el primero no habría mejorado en absoluto su estado de forma, y el segundo podría haber tenido un serio problema.

En el Reto Men's Health practicamos una prueba de esfuerzo máxima donde el cliente va corriendo o pedaleando a intensidad creciente hasta que no puede más y tiene que parar. En todo momento se encuentra perfectamente monitorizado, de manera que su seguridad apenas corre peligro. Evidentemente este es el mejor sistema para conocer las pulsaciones máximas de un cliente.

Entonces, ¿por qué tanta parafernalia alrededor de estas fórmulas? La respuesta es clara. El deportista, sea profesional o no, quiere que le faciliten la vida con argumentos taxativos, claros, y fáciles de entender. En pocas ocasiones se va plantear el sentido de lo que le dice su monitor o entrenador, y tenderá a hacer caso de aquellos sistemas que le facilitan la vida al no tener que pensar demasiado. Es la razón de que triunfen formatos, ya sea vídeos o libros, que te venden unos resultados determinados con un sistema cerrado, o metodología de trabajo, sin apenas explicación del por qué de sus  argumentos.

Opina sobre este artículo en los foros Men's Health

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...