¿Cuál es el mejor momento del día para entrenar?

Da igual la disciplina que practiques, averigua cuál es la hora perfecta para poder ejercitarte
Alex Galera -
¿Cuál es el mejor momento del día para entrenar?
¿Cuál es el mejor momento del día para entrenar?

¿Te acuerdas de cuando podías permitirte el lujo de hacer campana para echarte una birra con los colegas de clase? Quizás tu disco duro ha borrado dicha información, pero hubo un día en el que tenías tiempo libre. Ahora, con el curro, la novia y la familia, tu agenda está totalmente ocupada y las semanas vuelan sin que te des cuenta. Y eso también implica que tu horario sea mucho más limitado en lo que al entrenamiento se refiere. De hecho, por lo general, sueles hacerlo a última hora de la tarde, deprisa y corriendo, más que nada porque no te queda otra.

Pero…¿te has planteado alguna vez si las últimas horas del día son las mejores para ejercitarte? Puede que por culpa del estresante ritmo de vida que llevas ni siquiera te lo hayas preguntado. ¡Tranquilo! Nosotros lo hemos hecho y podemos darte una serie de consejos al respecto.

Distintos factores

Ante todo, debes saber que tal y como asegura Fito Florensa, nuestro colaborador, el mejor momento dependerá de cada persona teniendo en cuenta una serie de factores, como pueden ser los hormonales, los climáticos y los relacionados con la intensidad del entrenamiento, así como también con los que tienen que ver con el estilo de vida y el reloj biológico de cada persona.

Puedes echarle un vistazo al post de nuestro experto en el Blog de Máximo Rendimiento de MH, en el que se explaya de una forma mucho más detallada. Pero a modo de resumen, sus conclusiones al respecto son las siguientes:

- Se puede entrenar por la mañana, pero siempre y cuando no sea justo después de levantarse y a un ritmo medio-alto, en ningún caso de altísima intensidad si es que no has calentado de la forma idónea y progresiva. Y eso sin saltarte el desayuno, es vital que hayas ingerido antes.

- Entrenar por la tarde es una buena opción, especialmente si quieres perder peso, puesto que los niveles de testosterona son más elevados y de esta forma le podremos dar más ‘caña’ al cuerpo.

- Es factible entrenar por la noche, pero hay que darle al cuerpo un margen de recuperación para luego irse a la cama. No se puede entrenar fuerte y ponerse a cenar y a dormir, ya que hay que hacer la digestión y relajarse para poder meterse en el sobre, ya que si no desactivas bien tu cuerpo, te tirarás horas contando ovejitas.

Entrenamiento en ayunas

Así las cosas, toca abordar muy superficialmente un tema que ya ha dado mucho que hablar pero que es necesario comentar de nuevo: el deporte en ayunas, y ya no sólo por lo que respecta a la pérdida de peso, sino también en cuanto la mejora del rendimiento de los que se ejercitan durante las primeras horas del día.

En este aspecto, puedes echarle un vistazo a los posts publicados por Anabel Fernández en el Blog de la Nutrición y de Guillermo Alvarado en el Blog del Fitness, aunque ambos dejan entrever que no es la mejor opción para ninguno de los dos objetivos, porque conlleva demasados riesgos para los beneficios que puede aportarte. De hecho, Ignacio Muro también se suma al carro de la teoría, tal y como apunta en este post, en el que equipara el hacer deporte en ayunas al hecho de hacer dieta sin comer.

Así pues, ¿cuál es la hora ideal?

Tal y como apunta nuestro experto en Fitness, Guillermo Alvarado, “por cuestiones relacionadas con la prevención de las lesiones, lo óptimo es entrenar al antes de las 2-3 horas después de haber despertado, ya que es el tiempo que tardan el tejido conectivo, las articulaciones, los discos intervertebrales y demás partes del cuerpo en alcanzar la temperatura que óptima que facilita la reducción del riesgo de lesiones”.

Además, “por cuestiones meramente fisiológicas, también es importante que hayamos alcanzado unos niveles de glucemia mínimos donde se maximiza el rendimiento, por lo que, como mínimo, deberíamos tener 1-2 comidas en el cuerpo ya digeridas y sus nutrientes absorbidos. También es importante que quede todavía otra comida por delante, o mejor dos, hasta irnos a dormir para facilitar la recuperación”, añade el especialista.

Conclusión

Por lo tanto, lo ideal es entrenar unas 2-3 horas después de haberte levantado, porque corres menos riesgo de sufrir lesiones. Y, en entrenamientos de fuerza, concretamente entre las 3 y las 11 horas después de despertar. Aun así, hacerlo por la tarde también es una buena idea, pues los niveles de testosterona están en su punto más álgido y puedes permitirte el lujo de exprimir más tu cuerpo.

De todos modos, todo lo comentado hasta ahora puede resultar poco relevante si luego eliges una hora en la que finalmente no puedas llegar a ejercitarte. “Los beneficios que se pueden obtener por cuestiones fisiológicas en un determinado momento del día son mínimos en comparación con el perjuicio que supone perder días de entrenamiento por el hecho de no poder cumplir, por lo que la mejor hora será aquella con la que te puedas comprometer y, en el peor de los casos, cuando menor riesgo de que salga un problema o compromiso que pueda apartarte del entrenamiento”, asegura Alvarado. 

Y tú, ¿a qué hora sueles entrenarte? ¿Por qué?

Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...