El entrenamiento personal en lugar público puede ser ilegal

La ley sobre entrenar en la calle, una desconocida
GUILLERMO ALVARADO -
El entrenamiento personal en lugar público puede ser ilegal
El entrenamiento personal en lugar público puede ser ilegal

Con motivo de nuestro décimo aniversario hemos decidido dar la opción de contar con un entrenador personal a domicilio, una demanda histórica en nuestra empresa. Llegado este punto, el cliente podría solicitar que el entrenador personal acudiera a su domicilio, oficina o a un parque de titularidad pública como es habitual. Para ello hemos contratamos una auditoria a un despacho de abogados especializados.

El resultado, en lo que respecta al entrenamiento personal en parques, playas y cualquier espacio público es llamativo, tanto que, en contra de la creencia popular, en todos los casos conocidos donde esta actividad se realiza en dominio público (calle, parques, playa, etc) es ilegal. No pensábamos hacerlo público pero un tuit reciente de entrenador.es reveló que muchos profesionales que realizan su actividad en espacios de titularidad pública no conocen esta realidad.

Cada municipio tiene sus propias normas urbanísticas recogidas en una ordenanza que regula el uso de espacio público para uso privativo como es la realización de una actividad económica, en este caso, el entrenamiento personal. Los únicos usos permitidos en el espacio público suelen ser recreativos, de esparcimiento, naturalísticos, pedagógicos etc… 

Por norma general no está permitido el uso para actividades económicas, empresariales o industriales, salvo casos puntuales que necesitan de las oportunas licencia como son kiosko-bar, ferias, circo, exhibiciones o eventos puntuales, etc…

Hasta la fecha, no conocemos ningún municipio donde se recoja el entrenamiento personal. En el mejor de los casos se han autorizados eventos deportivos con una duración limitada y siempre con autorización expresa.

Por esta razón, el uso del  espacio público que conforman parques, playas, o similares para desarrollar la actividad de entrenador personal no estaría permitido salvo autorización expresa por parte del ayuntamiento. Además, no es posible que el ayuntamiento correspondiente conceda una licencia o permiso a no ser que la normativa contemple esta actividad, algo que, como decía, no conocemos que ocurra en ningún municipio. La razón es que, según la actividad, se establecen una serie de normas o requisitos como el coste, espacio concreto que puede utilizar, duración, conservación del entorno, retirada de los objetos una vez finalizada la actividad, etc. En caso del entrenamiento, personal, no está contemplado.

Lo más importante para el entrenador y el cliente, es que dicha actividad podría acarrear sanciones y, en caso de lesión o accidente, y debido a que se trata de una actividad al margen de la ley, el seguro de responsabilidad civil del entrenador no cubre los daños. En los último días, y a raíz del tuit escrito por entrenador.es, hemos leído comentarios donde algunas personas aseguran que su seguro de responsabilidad civil cubre la actividad en exteriores. No obstante, los seguros tienen una cláusula que les exime de responsabilidad en caso de que la actividad no se realice legalmente. En caso de tener dudas, y para estar seguro, lo mejor es tener por escrito por parte del seguro que cubriría en caso de realizar la actividad en dominio público, aún cuando no esté autorizado. No creo que lo consigáis.

Publicidad

El caso concreto de Valencia y el entrenamiento personal en el antiguo cauce del río Turia

En Valencia es conocido el antiguo cauce del río Turia como un lugar que mucha gente utiliza para la realización de ejercicio. También es el lugar donde muchos entrenadores personales ofrecen sus servicios. Lo mismo ocurre en el Parque del Retiro de Madrid. En el caso de Valencia, el uso de dominio público para la realización de cualquier actividad económica, mercantil o empresarial, donde se englobaría el entrenamiento personal, se recoge en  la Ordenanza Reguladora de la Ocupación del Dominio Público Municipal (BOP 15/07/14).

En ella, se explica los diferentes casos en los que cabría solicitar autorización, los requisitos y las sanciones en caso de no cumplir con las exigencias. Sin autorización no existe la posibilidad de realizar ninguna actividad económica en dominio público. Por tanto, no es una cuestión de si debo o no solicitar autorización para realizar una actividad económica, sino si la ordenanza me lo permite. En caso de que lo permita siempre será con autorización expresa y siempre y cuando se cumpla con los requisitos exigidos en dicho documento. El entrenamiento personal no es una de las actividades contempladas.

Supuestos no previstos (Artículo 11)

En dicho artículo se prevé los supuestos no previstos expresamente en la ordenanza y dice que igualmente estarán sujetas a previa autorización o concesión por parte del Ayuntamiento en función de las circunstancias particulares de la actividad, el lugar donde se desarrolle, su compatibilidad con el uso común general y la incidencia sobre el medio ambiente.

No obstante, no se conoce autorización por parte del ayuntamiento para la realización de la actividad de entrenador personal en dominio público en Valencia, en parte porque el funcionario no sabría qué exigir al no estar contemplado ni siquiera algo parecido.

Zonas verdes y ajardinadas (Artículo 20)

Además de las exigencias que pudieran derivarse de una hipotética concesión por parte del ayuntamiento para la realización de la actividad de entrenador personal en espacio público, hay una serie de exigencias para todas las actividades autorizadas en caso de realizarse en parques o jardines.

La primera es que ninguna actividad podrá realizarse sobre parterre (césped), zona ajardinada o zona de cultivo. La mayoría de los entrenadores personales que desarrollan su actividad en parques la llevan a cabo sobre el césped, algo que no estaría permitido ni siquiera con la autorización pertinente y que sería considerado como una infracción grave. Lo mismo ocurre con el uso de sistemas de suspensión como TRX, elásticos, o cualquier otro elemento sujetos a plantas o árboles. En estos casos, además de estar prohibido, acarrearía una sanción de hasta 1.500€ por considerarse infracción grave.

Sanciones (Artículo 294)

Realizar cualquier actividad económica (uso privativo) del espacio o dominio público sin disponer de autorización se considera infracción muy grave, y se contemplan sanciones de hasta 3.000€.

A día de hoy, debido al auge de esta actividad en zonas populares para dicho fin, nos consta que la Policía municipal está empezando a sancionar entrenadores personales. En muchos casos la táctica de algunos de ellos cuando se acerca un policía es negar que se esté realizando una actividad económica. En muchos casos incluso se instruye al cliente para que diga lo mismo, defendiendo la postura de que son dos amigos realizando actividad física. En primer lugar algo así es difícil de sostener cuando se lleva una camiseta con las palabras “Entrenador Personal” o sólo uno de los dos está realizando actividad física. También cuando se le ve cambiar de supuesta pareja de entrenamiento.

En caso de que sea esta tu estrategia, personalmente no me parece una actitud profesional y considero que menosprecia la profesión. No me imagino otras profesiones que cuentan con el respeto de la sociedad haciendo algo parecido. No obstante, es decisión de cada uno cómo quiere gestionar su actividad y su reputación. El problema real de todo esto, independientemente de este tipo de prácticas es que, en caso de accidente o lesión, los seguros tienen un departamento que se encarga de analizar cada caso buscando la más mínima ilegalidad puesto que, en este caso, estarían eximidos de cubrir el siniestro.

No deja de ser paradójico como, en aquellas comunidades donde se ha regulado las diferentes profesiones del deporte, con mucho acierto se exige disponer de un seguro de responsabilidad civil pero no se alerta de este tipo de cláusulas. En estos casos, un entrenador personal puede considerar que está perfectamente cubierto porque su seguro asegura que cubre el ejercicio profesional en exteriores pero, sin embargo, a la hora de la verdad encontrarse con un problema por desconocer la normativa municipal. En caso de que sea este tu caso, mi recomendación personal es que solicites a tu seguro un escrito donde garanticen que, aún realizándose la actividad en un lugar donde no está permitido, cubrirían igualmente. No creo que lo consigas.

Publicidad
Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...