Un gimnasio de lujo en casa por 3.500€

Llevamos un tiempo en Performa pensando en ampliar nuestras instalaciones y como toda ampliación de negocio, junto con las obras pertinentes, requiere el acondicionamiento con material técnico, en este caso máquinas y todo accesorio necesario para el correcto desempeño de nuestra actividad; que lejos de las relaciones sociales, spa, cafetería, y cenas de gimnasio habituales, no es otro que garantizar los resultados en la medida de lo posible. Para lograr esto, evidentemente, los entrenadores deben contar con el material más apropiado no sólo desde el punto de vista de la eficacia sino también de la eficiencia.
Guillermo Alvarado -
Un gimnasio de lujo en casa por 3.500€
Un gimnasio de lujo en casa por 3.500€

Llevamos un tiempo en Performa pensando en ampliar nuestras instalaciones y como toda ampliación de negocio, junto con las obras pertinentes, requiere el acondicionamiento con material técnico, en este caso máquinas y todo accesorio necesario para el correcto desempeño de nuestra actividad; que lejos de las relaciones sociales, spa, cafetería, y cenas de gimnasio habituales, no es otro que garantizar los resultados en la medida de lo posible. Para lograr esto, evidentemente, los entrenadores deben contar con el material más apropiado no sólo desde el punto de vista de la eficacia sino también de la eficiencia.

Aquellos de vosotros que lleváis tiempo en este blog sabréis que no soy un un gran fan de las máquinas de gimnasio. Tampoco lo soy del concepto “funcional” o al menos tal y como se entiende o nos quieren vender los genios de márketing del sector. Pues bien, Mel Siff, autor de Supertraining, cataloga las máquinas en funcionales y no funcionales y no hay que ser un genio para saber dónde colocaba todas las maquinas habituales de los gimnasios comerciales que te obligan a realizar el movimiento que algún ingeniero ideó.

He estado mirando precios y la verdad es que no salgo de mi asombro. ¡Pero si es hierro! Eso si, con unos tapizados fenomenales y la posibilidad de personalizarlos con los colores corporativos del centro. Otras cuentan las repeticiones, el tempo, el número de series o el descanso entre estas. Deben pensar estos ingenieros que los demás no sabemos contar o sumar.

Para mi, el top 3 de las máquinas menos útiles que encontramos en los gimnasios son las máquinas elípticas en un merecido primer puesto, los tapices o cintas de correr (a excepción de las nuevas Woodway mecánicas sin suministro eléctrico donde es el individuo quien mueve el tapiz y no al revés), y las máquinas de extensión de rodilla. Si analizamos los precios de las marcas más comunes en los gimnasios comerciales observamos que el precio de las máquinas elípticas y los tapices oscilan entre los 4.000€ y los 12.000€, mientras que una máquina de extensión de rodilla de la línea más asequible pero de una marca convencional ronda los 3.500€. Estos precios me llevaron a imaginar qué podría hacer con esa misma inversión con material profesional, no tanto comercial, de entrenamiento.

Para ello, he escogido la mayoría de material de Watson Strength, una empresa inglesa que fabrica máquinas con posibilidad de customización al igual que las anteriores sólo que, además de poder modificar tapizados y pintura, al ser artesanos y fabricar las máquinas adhoc para el cliente podemos incluso modificar la propia máquina y su estructura, dentro de unos límites, claro está. También he elegido esta marca porque, además de ser la que utilizamos en Performa para power racks, barras y otros accesorios, evito que algunos lectores puedan acusarme de haber elegido una marca endeble, poco robusta o fiable en comparación con las marcas más comunes en otros centros. Watson ha equipado los centros de Charles Poliquin y de universidades de referencia como la Utah State, además de las instalaciones de entrenamiento de muchos equipos profesionales de Rugby, destacando el nuevo centro que se ha construido para el equipo nacional Inglés. Además, son los fabricantes para Europa de los diseños del Westside Barbell Club, el principal centro de powerlifting del mundo, debido a la robustez y fiabilidad de sus construcciones.

En la siguiente tabla muestro cómo podríamos construir en un espacio mínimo, por menos de lo que cuesta la más barata de las máquinas elípticas o tapices comerciales, y por lo mismo que una extensora de rodilla, el mejor gimnasio posible, infinitamente mejor que un gimnasio convencional, no sólo porque dispondrías de material mucho más interesante no existente en gimnasios comerciales, sino porque además podrías disponer de él a tu antojo para utilizarlo cuando quieras y no cuando puedas, y como quieras y no como te digan.

Captura de pantalla 2014-02-05 a la(s) 10.06.16

El PowerRack es una máquina indispensable pero es importante que sea robusto y con unas barras de seguridad suficiente sólidas para poder soportar sin problemas al menos el doble del máximo peso que vayas a utilizar. Esto es así porque en muchas ocasiones, si fallamos en un levantamiento, la barra cae sobre estas barras de seguridad pudiendo llegar a ejercer el doble de presión del peso que lleves cargado debido a la aceleración de la caída. Estas barras van a evitar que la barra pueda llegar a caer sobre tu columna o pecho así que no debemos escatimar en nuestra inversión. El PowerRack elegido, aún siendo el modelo más básico de Watson, soportan hasta 750Kg.  Además, en el precio he incluido el accesorio para trabajar fondos, consistente en unas barras paralelas que engancharíamos a las barras de seguridad y que podemos separar a nuestro antojo.

Las barras que he elegido, exceptuando la barra olímpica de 7 pies de longitud (213cm), entrarían en lo que llamamos “Specialty bars” o barras de especialidad y gracias a ellas podremos añadir una gran variedad de ejercicios y trabajar con más seguridad y comodidad. La barra de seguridad para sentadillas (Safety squat bar) es una maravilla que cualquiera que la haya probado respaldará. Reparte mucho mejor el peso de la barra lo que hace que ante mismo peso la sensación de esfuerzo sea menor y aumente también la seguridad. Esta barra, junto con un Power Rack con unas buenas barras de seguridad llevará con total seguridad tu entrenamiento de piernas a un nivel superior difícilmente alcanzable con las prensas y máquinas smith de los gimnasios comerciales. La barra football que en Watson llaman Ultimate Bar es una opción indispensable dentro de esta categoría. Nacida de la necesidad de trabajar los presses de manera funcional con los linemen de fútbol Americano. Con esta barra además de trabajar ángulos diferentes mucho más naturales en los presses resulta una delicia a la hora de trabajar push-press al posibilitar un mayor control del equilibrio en la posición de stand (brazos y piernas estirados). Respecto a la Trap bar o Hex bar, es una herramienta muy útil para trabajar peso muerto al retrasar ligeramente la carga posibilitando una distribución más funcional con un mayor protagonismo de las piernas y menor de la espalda lumbar. De esta manera facilitamos un mayor rendimiento y transferencia al día a día o bien al deporte practicado en todos aquellos movimientos donde debamos realizar una doble extensión de rodilla y cadera de manera coordinada.

Respecto a las mancuernas, he elegido los powerblocks debido a que, ante misma selección de peso, resulta mucho más económico que las mancuernas tradicionales y, además, ocupan medio metro cuadrado. También es una excelente opción porque, a diferencia de las mancuernas habituales, reparte el total del peso alrededor de los 360º y no sólo en los laterales, lo que permite una mayor estabilidad con menor tamaño. Con estas mancuernas casa a la perfección los microplates magnéticos de Watson que nos permitirá subir el peso en incrementos de medio kilo. Además, al ser magnéticos, podemos adherirlos a cualquier barra facilitando también aquí las progresiones.

Habrá quien piense que con esta selección podemos trabajar perfectamente presses y ejercicios de tren inferior pero que se nos olvidan los pulles. Pues bien, considero que, aún cuando un sistema cable podría ayudarnos, no es indispensable. En su lugar tan sólo necesitamos un sistema de entrenamiento en suspensión para el trabajo de pulles horizontales (SKLZ PowerStrapz) que puedes conseguir en Amazon por una cuarta parte que otras opciones y es igual de útil y fiable, y las propias barras para dominadas del Power Rack. En caso de que la resistencia de tu propio peso corporal sea demasiado alta para trabajar a la intensidad deseada tenemos las monster bands de Rogue que, a través de sus 6 diferentes colores, nos permitirá ir escalando poco a poco hasta poder llegar a trabajar con nuestro propio peso. En el caso contrario, si deseas trabajar a una intensidad superior a la que tu propio peso ejerce, tenemos la opción de lastrarlo mediante el Chinning/Dipping Belt de Watson.

Al final, con apenas 3.500€ y en un espacio no superior a los 4 metros cuadrados que requiere el PowerRack más el banco, tenemos la posibilidad de trabajar infinitamente mejor que en cualquier gimnasio convencional que yo conozca al menos en este país. Entonces, ¿Por qué los gimnasios tradicionales no cuentan con estas posibilidades y en su lugar se gastan cantidades ingentes de dinero en otras configuraciones? Que cada uno decida… yo lo tengo claro.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...