La falta de grasas en la dieta puede dañar tu salud

Cada vez que oigo a un entrenador decir que, para adelgazar o para llevar un estilo de vida sano, hay que restringir drásticamente, incluso eliminar, las grasas de la dieta, no puedo evitar echarme las manos a la cabeza.
Guillermo Alvarado -
La falta de grasas en la dieta puede dañar tu salud
La falta de grasas en la dieta puede dañar tu salud

Cada vez que oigo a un entrenador decir que, para adelgazar o para llevar un estilo de vida sano, hay que restringir drásticamente, incluso eliminar, las grasas de la dieta, no puedo evitar echarme las manos a la cabeza.

¿Dejarías que un entrenador te diseñe la casa, o te opere de una hernia? No, ¿verdad? Sin embargo dejas que te diga cómo hay que comer. ¿Por qué no acudir a un médico especialista como haríamos si tuviéramos un problema serio? Una dieta potencialmente dañina es un problema serio.

El título de este artículo dice que la falta de grasas en tu dieta puede afectar a tu salud. Para respaldar esta afirmación, que puede antojarse fuera de toda lógica, voy a empezar hablando de las vitaminas.

Todas las vitaminas pertenecientes a los grupos A, D, E y K, las liposolubles, se encuentran disueltas en las grasas, algunas de ellas sólo en las grasas. Si eliminas o si reduces drásticamente la ingesta de grasa, no ingerirás un gran número de estas vitaminas fundamentales para la vida. Es más, si lo haces durante un largo período de tiempo, acabarás enfermo.

Hace unos años se puso de moda comprar todos los productos en su versión bajo en grasa, o libre de grasa. Desde entonces todos los estudios coinciden en que estos alimentos inc¡fluyen negativamente en la ingesta de vitaminas. Un estudio incluso llegó a defender que, en cuanto a nutrientes esenciales, en muchos países subdesarrollados se alimentan mejor que nosotros.

Según un estudio de la Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA) en el 2010, la media de consumo de vitamina A, fundamental para la salud de la piel, pelo, ojos y el sistema inmunológico, se encuentra en la mitad de la cantidad recomendada. En el caso de la vitamina E, determinante en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, no llega a los dos tercios. Además, si bien es cierto que algunos vegetales como las espinacas, zanahoria, o la col, poseen Betacaroteno, perteneciente a al grupo A, requieren de grasa para maximizar su absorción.

En mi próximo artículo hablaré de algunos estudios realizados por universidades de gran prestigio que hablan de la nula relación entre la grasa consumida y acumulada, de las medias verdades que se cuentan sobre las grasas saturadas, y de las grasas realmente dañinas.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...