Las 10 reglas del entrenamiento. La técnica

Guillermo Alvarado -
Las 10 reglas del entrenamiento. La técnica
Las 10 reglas del entrenamiento. La técnica



Nos ponemos serios en el blog de Men's Health hablando de lo que nadie que asista habitualmente a un gimnasio buscando resultados (no todo el mundo que va a una de estas instalaciones lo busca) debe desconocer o pasar por alto. Si quieres alcanzar tus objetivos, sobre todo si llevas entrenando tiempo sin ver resultados, no te puedes perder ninguna de las 10 reglas que vienen a continuación y que todo entrenamiento debe seguir. Debido a la importancia de estas reglas he decidido ir colgándolas una a una, cada 48 horas, porque, de otra manera, habría tenido que resumirlas más aún y se habría perdido información muy importante.

Últimamente estoy viendo una gran cantidad de planificaciones de entrenamientos diseñados por entrenadores, a priori, bien formados que, paradójicamente, violan algunas de las reglas fisiológicas que todo entrenamiento, desde mi punto de vista, debe seguir. Esto tiene una serie de explicaciones, desde que no hayan caído en la cuenta, no le den la misma importancia que yo, o bien que ese día no fueron a clase de fisiología del ejercicio y después, en el examen, como con sacar un 5 apruebas, pues te puedes permitir no estudiar ciertas cosas. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? El problema es que dispuestos a seleccionar qué estudiar y qué no, deberíamos tener en cuenta la aplicabilidad más que la posibilidad de que salga en el examen.

Si enumeramos las diferentes reglas que todo entrenamiento debería seguir, la primera, y más importante sería:

Técnica, técnica y más técnica. Para la mayoría de asistentes habituales a  gimnasios y salas de musculación, la técnica es algo secundario que lo único que hace es evitar que movamos más y más peso. La verdad no entiendo qué problema tenemos los hombres con intentar mover más peso cada día. La mayoría no vivimos en una tribu perdida en el amazonas, aunque muchos lo crean, ni vamos a impresionar a la hembra de turno por ser capaces de cortar leña a mordiscos o mover piedras grandes como Range Rovers. Entonces, ¿A qué viene este complejo? Lo único que sé es que no nos hace ningún favor a la hora de entrenar.

Michael Boyle, para muchos el mejor entrenador de fuerza del mundo, dice que la credibilidad de un entrenador se mide por la técnica de sus clientes, y yo estoy de acuerdo al 100%. ¿Cuantas personas hay en los gimnasios, sobre todo hombres, que realizan dominadas como si se tratara de un remate de cabeza? El problema de no realizar la técnica correcta en todo momento es que vamos a modificar planos, lo que hará que modifiquemos las fibras musculares reclutadas y así evitar la adaptación que tanto nos interesa. Además, el hecho de realizar estas modificaciones con el objetivo de buscar escapatorias, que nos permita mover un peso determinado, nos va a llevar a explorar planos y posturas en las que la seguridad ya no está garantizada.

Mi consejo. Empieza siempre por aquellos ejercicios cuya ejecución sea más sencilla, y que te permitan trabajar a intensidades suficientemente altas como para producir adaptación, sin comprometer en ningún momento la técnica más estricta. Si no puedes mantener la técnica, desde la primera hasta la última repetición, baja el peso.

 

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...