Este es el mejor libro de entrenamiento

Guillermo Alvarado -
Este es el mejor libro de entrenamiento
Este es el mejor libro de entrenamiento


Quince años y tres libros han sido necesarios para que alguien decida apostar y editar un libro de Michael Boyle en español. Desde 2012 cuando empecé a escribir este blog he hablado del autor, de sus libros, y nunca he sabido qué responder cuando constantemente me preguntáis por qué no se ha publicado en nuestro idioma. El español es el segundo idioma del mundo por número de hablantes, sólo por detrás del Chino Mandarín. Lo hablan con dominio nativo 472 millones de personas en el mundo. Además de España, América central y Sudamérica, existe una comunidad enorme de hispano hablantes en EEUU, lo que no ha parecido ser razón suficiente para que nadie hasta la fecha se haya decidido.


Por fin, Ediciones Tutor ha decidido apostar y esperamos que siga siendo así. Esta colina que por fin hemos tomado no la podemos perder. Seas entrenador personal, preparador físico, profesor, practiques algún deporte, o veas en el ejercicio una manera de disfrutar de una mejor calidad de vida, no nos lo podemos permitir. Es posible que haya quien todavía no lo vea, pero esto es una gran victoria para todo el colectivo, seas entrenador personal, preparador físico o simplemente disfrutes con la actividad física.


Estas son las 7 razones por las que ya deberías haber comprado “El entrenamiento funcional aplicado a los deportes” de Michael Boyle:


1.- En nuestros país es habitual que sean los científicos, investigadores o profesores de universidad quienes escriban los libros serios de entrenamiento que tenemos a nuestro alcance. Pocos son los casos de alguien que se dedica profesionalmente al entrenamiento y que escriba un libro serio destinado tanto a deportistas como entrenadores. Domingo Sánchez es un ejemplo pero poco más podemos encontrar en nuestras librerías. Más complicado todavía es encontrar alguien que comparta su experiencia, su forma de trabajar, y que además sea fácil de entender y aplicar. Más todavía si el entrenador ha alcanzado el máximo reconocimiento en diversos deportes de naturaleza completamente diferente utilizando una filosofía común de entrenamiento. En EEUU es más habitual que editoriales como Human Kinetics apuesten por entrenadores de reconocido prestigio con un abordaje normalmente más aplicable y fácil de entender que los libros de índole académica. Desde mi punto de vista, los libros de Boyle se encuentran en el top de esta categoría y por desgracia hasta la fecha no se había publicado en nuestro idioma.


2.- Cada libro cuenta con un código de acceso a una base de datos en internet donde puedes ver la ejecución de todos los ejercicios que se menciona en el libro. Solo por esto, aunque faltaran el resto de páginas del libro, ya valdría la pena. Imagino que a partir de ahora algo así empezará a ser habitual pero, lo que está claro, es que con la tecnología actual ya no tienen ningún sentido los libros donde ponen las imágenes del inicio y final del ejercicio y tienes que imaginarte el resto.


3.- “Functional Training for Sports” se publicó en 2004. “Advances in functional training” en 2011 y se publicó en 8 idiomas. Ninguno de ellos en el Español. Resulta que nuestro idioma es el segundo más hablado del mundo después del chino mandarín y las diferentes editoriales consideraron que el mercado español no estaba preparado para este tipo de libros. Paradójicamente si consideraron aptos el mercado portugués, italiano o húngaro. Por alguna razón, en esta ocasión han considerado que era el momento y no seré yo quien le mire el diente al caballo regalado. Lo que tengo claro es que si les sale bien la apuesta también traerán libros de otros entrenadores en la misma situación y seguirán apostando cuando Michael Boyle publique el siguiente. Sinceramente creo que se equivocaron considerando más maduros los mercados italiano, portugués o húngaro, y espero que podamos demostrárselo. En PERFORMA de momento hemos comprado 8 unidades, una para cada entrenador. No como un regalo sino como una inversión.


4.- En 1996 fundó “Michael Boyle Strength and Conditioning“, una de las principales empresas de preparación física del mundo. Pero antes de esto fue durante 15 años el jefe de preparadores físicos de la Universidad de Boston y de los Boston Bruins. Solo en 2013 ganó las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Con ese mismo equipo consiguió el Oro en los Juegos Olímpicos de Nagano y Plata en Sochi. En los últimos Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro entrenó a los dos medallistas de EEUU en Judo. Kayla Harrison y Travis Stevens ganaron oro y plata respectivamente. EEUU llevaba desde Atenas 2004 sin conseguir medalla en Judo masculino. También a Ali Raismin, capitana del equipo de gimnasia de EEUU en Rio 2016, medalla de oro por equipos y plata individual en suelo. 


Si lo analizamos, tenemos tres deportes de naturaleza completamente diferente donde se ha obtenido el máximo reconocimiento tanto con hombres como con mujeres. Entrenados por un preparador que considera que no hay tanta diferencia entre la mayoría de deportes y que sigue una misma filosofía de entrenamiento en todos los casos. Ahora imagina que, en lugar de esconder ese conocimiento, como haría cualquier empresa tecnológica con una patente, decide compartirlo y, además, de manera tan sencilla que todos puedan entenderlo. Le llevo buscando la trampa desde 2004 y todavía no la he encontrado.


5.- En una entrevista a Michael Boyle en entrenador.es admite que para él la formación es como una casa donde el conocimiento científico es la base, mientras que la experiencia forma el resto de la casa. Estudian el trabajo de los científicos y lo ponen en práctica en el mundo real. Así funciona el conocimiento. Hay quien cuenta con la experiencia suficiente para crear nuevos sistemas de entrenamiento que aparentemente mejoran los resultados y, con el paso de los años, el método científico acaba avalando o no la superioridad del sistema. Como entrenadores o deportistas podemos esperar a que la ciencia avale un determinado sistema o bien tratar de ir por delante. En este último caso es de vital importancia elegir nuestras fuentes para que no nos den gato por liebre con modas e intereses que no se sostienen en pie con poco que rasques. En este punto Michael Boyle es apuesta segura o, al menos, lo más segura que se puede ser.


6.- En varias ocasiones el gimnasio de Michael Boyle cerca de Boston ha sido elegido por la revista Men´s Health como el mejor de EEUU. En él no solo entrenan deportistas profesionales del más alto nivel sino gente corriente que desea sentirse en buenas manos. Cuando cabria esperar que el elegido fuera una gran multinacional con presencia en las principales ciudades, cientos de máquinas de última generación y clases colectivas, eligieron a un gimnasio que cuenta con una nave industrial diáfana, calles de cesped, balones, paredes de hormigón y maquinaria básica pero realmente útil donde el saber hacer marca la diferencia. Por algo será. 


7.- En el momento en que se escribió este artículo el libro del que hablamos estaba en primera posición en Amazon en la categoría “Bienestar y vida sana”, tercero en la general junto a las novelas de mayor éxito. Algo insólito que jamás ha pasado en nuestro país con un libro de entrenamiento.


Llevo trabajando como entrenador personal en Valencia 17 años. Hace tanto que cuando empecé en el principal gimnasio de la ciudad me preguntaron qué era un entrenador personal y no entendían la razón por la que alguien querría contratar algo así teniendo incluido en el precio el monitor de sala. En todo este tiempo pocas veces he observado un mayor consenso sobre la figura de un profesional de la actividad física, ya sea entrenador o investigador. El único caso equiparable, quizás, sea Mark Verstegen o Eric Cressey. Gray Cook y su conocido Funcional Movement Screen (FMS) tiene tantos defensores como detractores o críticos. Lo mismo ocurre con Stuart McGill y su filosofía sobre el entrenamiento y cuidado de la columna vertebral. También con entrenadores de la talla de Charles Poliquin o grandes investigadores de este país cuyos nombres evitaré mencionar para no deleitar a sus críticos y ganarme la ira de sus admiradores.


El caso de Michael Boyle, junto con Verstegen o Cressey es excepcional. Todos tienen varios libros publicados y todos han sido un éxito pero, por el momento, sólo el último de Michael Boyle ha sido publicado en nuestro idioma. Esperemos que el éxito sea tal que ya no haya marcha atrás. El mercado español se lo merece.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...