¿Te gustaría ser entrenador personal? Lee esto

De vez en cuando me llega una pregunta sobre este tema. Jóvenes que quieren ser entrenadores y se plantean si es buena idea, o qué pasos deben seguir. Ser entrenador personal tiene algunas ventajas y muchos inconvenientes. Empezaré por estos últimos para cerrar con buen sabor de boca.
Juan Rallo -
¿Te gustaría ser entrenador personal? Lee esto
¿Te gustaría ser entrenador personal? Lee esto

De vez en cuando me llega una pregunta sobre este tema. Jóvenes que quieren ser entrenadores y se plantean si es buena idea, o qué pasos deben seguir.

Ser entrenador personal tiene algunas ventajas y muchos inconvenientes. Empezaré por estos últimos para cerrar con buen sabor de boca.



El inconveniente más importantes que veo, tanto si trabajas por cuenta propia como si lo haces para un gimnasio, es que solo facturas por lo que trabajas, es decir, que solo cobras las horas de entrenamiento, no tienes derecho a bajas remuneradas o a vacaciones, lo que significa que es fácil que en verano te pases 3 o casi 4 meses sin cobrar.

Existen dos formas de ejercer esta profesión, por cuenta propia o por cuenta ajena. Si lo haces por cuenta propia tienes que conseguirte los clientes y desplazarte, generalmente a sus casas ya que los gimnasios suelen tener su equipo de entrenadores y no dejan entrar a entrenadores externos. Entrenar en casa del cliente, supone en ciudades grandes, que para una hora de entrenamiento tengas que invertir dos por los desplazamientos y además debes pagar material y desplazamientos. Si pasas a formar parte de la plantilla de un gimnasio, lo normal es que el club se quede con aproximadamente el 50% de las tarifas que abona el cliente y tú con el resto. A cambio es muy cómodo, pues no tienes que desplazarte y puedes entrenar muchas más horas al día.  En ambos casos el entrenador se queda con unos 15 o 20 € la hora, y no se suelen hacer más de 4 o 5 clases al día.

Para terminar con el tema económico, no vaya a ser que acabemos llorando, es verdad que la crisis afecta contundentemente a este sector, pues es un servicio del que la gente puede prescindir. Yo ya tengo varios compañeros que han buscado otros trabajos más estables a causa del bajón de clientes.

Otro de los inconvenientes más importantes que le encuentro es que tienes que hacer tu trabajo de pie, y si sacas 5 horas al día, que ya es mucho, por la tarde lo acabas notando. Otro de los inconvenientes es que da igual que se haya muerto tu perro o te haya dejado tu novia, debes atender a tus clientes con una sonrisa, y animarles.

La parte buena de este trabajo es muy buena, por un lado, conoces a gente con la que estás en un momento mágico, el momento de las endorfinas, donde todo el mundo es amable y agradecido. Además los clientes suelen ser gente de la que hay mucho que aprender, pues todos ellos suelen ser profesionales de éxito en sus distintos trabajos. Y si te lo montas bien, y las llevas bien preparadas, las clases se convierten en un momento muy agradable.

Para cerrar, creo que este es un trabajo muy vocacional, en el que hay que luchar mucho y tratar a cada cliente como a un tesoro. Si te gusta el deporte y la salud y crees que estás capacitado para servir a los demás, sigue adelante. Si lo que buscas con esta profesión es ver como sube el saldo en tu cuenta, olvídate.

Por favor, no me hagáis preguntas de casos personales, pues además de no poder atenderlas todas, se necesita mucha información y estudio riguroso para dar una respuesta correcta a una persona concreta, de lo contrario, sería poco profesional. Sobre las preguntas o temas generales que más os interesen, trataré de escribir en breve y ordenadamente. Todos los posts que contengan publicidad serán eliminados. Gracias. Más información en Twitter @juanrallo1

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...