Los 5 errores más comunes al hacer dieta

Anabel Fernández -
Los 5 errores más comunes al hacer dieta
Los 5 errores más comunes al hacer dieta


Hace poco, para ser más exactos la semana pasada, se publicó la noticia de un estudio que afirmaba que el 81% de los españoles ha fracasado al hacer una dieta. La encuesta XLS Medical realizada por la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad) analizaba los factores de éxito y fracaso en el intento de adelgazar.


Teniendo en cuenta estos número creo que lo correcto es preguntarse que está ocurriendo para que haya semejante porcentaje de fracaso y para que los datos de obesidad sigan aumentando.


Por tanto, si te estás planteando ponerte a dieta para perder unos kilos y para mejorar tu salud, hay ciertos motivos que veo con frecuencia que pueden aumentar tus números de fracasar en el intento. Los siguientes son los cinco errores más comunes al hacer dieta:






    • 1) La dieta como paréntesis.


      Es un error plantearte la dieta como un trámite que debes pasar para perder unos kilos. No debe ser algo que soportes y aguantes durante unos meses para conseguir tu objetivo y luego vuelvas a lo que hacías anteriormente.



La dieta, o el periodo en el que haces dieta, debe servirte para aprender una nueva forma de comer y, no sólo eso, sino como organizarte con tu alimentación, como ir de viaje o pasar unas navidades disfrutando pero sin coger unos kilos de más o como cocinar de una manera ligera platos sabrosos (¡Que sí se puede! Juro que existe algo más allá del pollo a la plancha y la verdurita hervida dentro de una dieta).


El peso no debe ser tu objetivo sino que modificar tus hábitos te llevará a cambiar tu peso. Además, si finalmente la dieta te ayuda cambiar tus hábitos alimentarios, una vez alcanzado el peso que deseas, seguirás realizando una buena alimentación y, por tanto, evitarás el temido efecto rebote.





  • 2) Comer poco.


    Estamos de acuerdo en que si reducimos las calorías de la dieta esto nos ayuda a perder peso pero el error que suele cometer la gente es pensar que cuantas menos calorías mejor.

    Lo cierto es que si pasamos hambre tenemos menos capacidad de escoger correctamente lo que vamos comer y se suele acabar picoteando entre horas con lo que perdemos por un lado lo recuperamos por otro. Además si practicas ejercicio físico combinado con la dieta, que es siempre lo más adecuado, una ingesta muy baja de calorías no te permitirá rendir correctamente por lo que acabarás gastando menos.





  • 3) Escuchar a los amigos, al panadero, al vecino del quinto, etc.


    La virtud de escuchar está muy valorada. No seré yo quien te diga que no escuches a los demás pero al menos no les hagas caso siempre.

    Con la alimentación tenemos el problema de que, como todo el mundo come, todo el mundo sabe de nutrición. La nutrición es un tema recurrente en el día a día y lo cierto es que a mi me encanta que la gente se interese por este tema pero, las creencias sobre alimentación que andan rondando por ahí y que yo escucho cada día en la consulta (no comer fruta de postre, no bebas agua en las comidas, no tomes carbohidratos por las noches, etc.), no son ciertas y pueden llevarte a tener una alimentación desequilibrada.


    Además, las personas tendemos a tener lo que yo llamo una escucha selectiva. Es decir, si por poner un ejemplo un amigo te comenta que no debes tomar lechuga por la noche que retiene líquidos (¡mito!) y que no tomes queso curado todos los días porque engorda y, a ti te encantan los quesos curados pero la lechuga ni fu ni fa, solemos tener la extraña tendencia a abandonar la lechuga y seguir tomando el queso día si día también. Para esto siempre va bien tener a un profesional que marque las pautas y que nos acompañe y motive en el proceso.




  • 4) Leer libros o ver mucho la televisión.


    No. leer libros no es malo, es más a mí personalmente me encanta, pero citando a Albert Goday, presidente de la SEEDO "Los libros son buenos para la literatura pero no para perder peso". Y añado, que la gran mayoría de libros que hay en el mercado para perder peso no son para nada recomendables.

    Lo mismo ocurre con la televisión, los dietistas-nutricionistas nos tiramos muchas veces de los pelos oyendo los consejos dietéticos que se dan en algunos programas (no en todos evidentemente) sobre qué es lo más adecuado para perder peso. Recuerda que los famosos y los presentadores también comen y, como en el caso anterior, esto hace que ya sepan mucho de nutrición (ironía).




  • 5) Dejar caer la responsabilidad en un producto.


    A parte de que las maravillosas propiedades que anuncian los productos para adelgazar no suelen ser tales, lo que suele pasar es que si te tomas un producto acostumbramos a relajarnos pensando que eso es lo que te hará perder peso y no tu alimentación, y por tanto, te das permiso para algunos caprichos de más.

    Tienes que tener claro que lo que te ayudará a perder peso será, como he comentado antes, un cambio de hábitos y una correcta alimentación. Céntrate en eso y olvídate de una pastilla mágica por que si esa pastilla existiera, nos habríamos enterado ya todos. Te lo garantizo.




Por tanto, si estás pensando en perder peso y, con más razón, si acompañas esta pérdida de peso con ejercicio, te recomiendo que para que tus posibilidades de éxito sean mayores intentes buscar información fiable, afrontar la dieta como un cambio de hábitos y no como un mero trámite y, si es posible, que acudas a un dietista-nutricionista que pueda acompañarte en el proceso, ayudándote con la motivación y enseñándote lo que hay de cierto o no en todas esas afirmaciones sobre la pérdida de peso que corren por ahí.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...