¿Por qué cuesta tanto recuperarse de una lesión de hombro?

Ángel Villamor Pérez -
¿Por qué cuesta tanto recuperarse de una lesión de hombro?
¿Por qué cuesta tanto recuperarse de una lesión de hombro?



 

Empecemos por el principio: la articulación del hombro es la más inestable del esqueleto humano. Esto es debido a que no existe sujeción o congruencia entre la escápula y la cabeza del húmero  (que son los dos huesos que forman esta articulación). Otras articulaciones, siempre en mayor grado que el hombro, funcionan como un engranaje o incluso una bisagra entre huesos. La estabilidad de la articulación del hombro depende en un 95% de tejidos blandos como los ligamentos, músculos y los tendones, con los que estos últimos se anclan y traccionan de los huesos. Por otra parte, podríamos  decir que la dinámica del hombro no sólo depende de la movilidad entre la escápula y el húmero, sino que existe otra articulación importante de deslizamiento de la escápula sobre el tórax, que ha de estar perfectamente coordinada con la primera.

Así, el hombro es una articulación desprovista de estabilidad o sujeción ósea y por ello es fácil que sufra lesiones ante traumatismos, torsiones e incluso sobreesfuerzos.

El tono muscular y la coordinación de los  músculos que rodean el hombro son fundamentales en su biomecánica porque no sólo se encargan de imprimir fuerza a los movimientos articulares, sino que se encargan también de mantener el contacto y la congruencia  funcional de los huesos que componen esta particular articulación.

Es frecuente que las personas que no estén correctamente tonificadas o que no coordinen la actividad de los músculos que rodean el hombro se lesionen cuando comienzan una nueva actividad gimnastica o deportiva. En nuestro centro recibimos con frecuencia a pacientes que sufren tendinitis de hombro después de haber decidido ponerse en forma nadando. Es fácil imaginar el estrés repetitivo al que sometemos al hombro con la práctica del crowl, por ejemplo. En este tipo de ejercicios, así como los de lanzamiento o raqueta, hemos de prepararnos con ejercicios específicos que clásicamente llamamos ejercicios de re-centraje de la cabeza de húmero, para que esta ruede junto a la cara articular que le ofrece la escápula de un modo preciso y estable.

Esta misma vulnerabilidad del hombro, será aún mayor cuando la articulación haya sufrido una lesión, pues toda lesión conlleva una atrofia muscular e incluso una descoordinación (disquinesia muscular) que hace que las lesiones de hombro sean de difícil recuperación. En estos casos, la supervisión cercana de un fisioterapeuta especializado es fundamental para que la rehabilitación y la recuperación sigan un curso correcto.

El hombro es la articulación en la que más cuidados han de ponen los especialistas en reincorporación al deporte. Cuando hemos tratado u operado a un paciente de hombro, el reiniciar cualquier esfuerzo, si el hombro no está perfectamente preparado o si ocurre cualquier intento de saltarse un nivel del protocolo de recuperación, puede provocar fácilmente una recaída.

Como última recomendación, debemos conocer los ejercicios de tonificación de los músculos re-centradores o estabilizadores del hombro (los músculos que forman el llamado  “manguito rotador del hombro”). Y principalmente en deportes de raqueta o lanzamiento, el análisis por parte de un especialista de la coordinación del deslizamiento de la escápula y el movimiento entre esta y el húmero, es importante. Con ello podremos corregir vicios funcionales que son el origen de importantes e insidiosas lesiones del hombro.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...