La fractura de Villa es de lujo

David Villa ha recibido un tratamiento de lujo en su fractura de tibia. Es un ejemplo de la medicina al servicio del paciente, o como de una forma eficaz se puede dar el mejor tratamiento a un accidentado.
Nacho Muro -
La fractura de Villa es de lujo
La fractura de Villa es de lujo

David Villa ha recibido un tratamiento de lujo en su fractura de tibia. Es un ejemplo de la medicina al servicio del paciente, o como de una forma eficaz se puede dar el mejor tratamiento a un accidentado.

Cuando una persona se accidenta en el extranjero, su vuelta a casa no es fácil, primero te atienden en el hospital local, que según el país, dispone de más o menos medios, conseguir el diagnóstico y el primer tratamiento puede tardar al menos un día, luego hay que conseguir el alta para salir del hospital.

Pero atención, las compañías aéreas solicitan que en el alta conste la autorización para viajar en avión y que especifique en que condiciones (sentado, tumbado, en camilla). Hay que conseguir una silla de ruedas para moverse y solicitar asistencia en el aeropuerto con antelación. Comprobar los enlaces en otros aeropuertos y solicitar asistencia allí también. A todo eso, el transporte en taxi es difícil cuando vas enyesado y si te ven la silla no te llevan.

Si la lesión requiere viajar tumbado en primera clase, a veces, el seguro de viaje no permite esta opción y tendremos que esperar en el hotel hasta que podamos viajar sentados, en otros casos no hay sitio en el avión y hay que esperar hasta que tengan plazas disponibles.

Viajar tras una fractura de tibia requiere una preparación con anticoagulantes para evitar complicaciones durante el viaje, lo habitual es que no permitan el viaje hasta pasados unos días. Esos días de espera en un hotel y lesionados no son nada fáciles para los deportistas.

Por eso el caso de David Villa es un ejemplo de atención eficiente: su paso por el hospital fue rápido, diagnosticado, enyesado y salió en silla de ruedas. Le llevaron al hotel en un cómodo monovolumen donde entrar y salir fue sencillo y llevar la silla no es problema. Su médico le preparó para el viaje en avión y le acompañó en todo momento. No se si la compañía aérea pidió un certificado de alta para viajar en este caso, pero seguro que pudo viajar en primera y sin lista de espera. Al llegar a Europa, para el siguiente enlace, fue llevado por un avión medicalizado hasta Barcelona. Esta es una situación óptima de traslado, pero no se cual es criterio habitual para solicitar el traslado en avión medicalizado.

Una vez en Barcelona directamente ingresado en el hospital y operado al cabo de 2 días por uno de los mejores cirujanos del país, con asistencia de numerosos especialistas en el quirófano.

He tenido que traer a deportistas lesionados de otros países y os aseguro que no fue ni tan fácil ni tan cómodo. Este caso es un ejemplo de como dar a un paciente la mejor atención posible.

Habéis tenido que volver lesionados de un viaje? Un saludo Nacho Muro

Te recomendamos

El periodo de inscripción para la 5ª edición de esta marcha (4 de agosto, sobre 3 dis...

A estas alturas todavía no entiendo que nos llevó a ello pero que ha sido una de las ...

Probamos el que se puede convertir en el mejor título de motos de la historia. Ride 3...

Cross the limits con el Mitsubishi Eclipse Cross...

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Ha llegado el momento de que inaugures (o amplíes) tu lista de regalos para esta Nav...