¿Qué significa adelgazar?

Alberto Oliveras -
¿Qué significa adelgazar?
¿Qué significa adelgazar?



Parece una pregunta con una respuesta obvia, pero yo creo que no lo es. Os explico por qué. Siempre fui gordito, ya os lo conté. En las revisiones clásicas del cole, el médico que te ve les dice a tus padres que tienes sobrepeso en unas ocasiones, o en otras te dicen directamente que eres obeso… Y cuando llegas a casa, aunque solo eres un niño y el tema estético no te importa tanto, te hunde bastante que te digan este tipo de cosas. Además, sabemos que los niños tienen esa maravillosa capacidad de decir las cosas sin filtro…

Cuando eres un niño no piensas en determinadas cosas. Por ejemplo, el comer es superior a tus fuerzas. En mi caso, mi madre trataba de ayudarme a que me cuidara, pero no había manera, porque cuando no comes lo que te apetece es terrible y te aparece el mal carácter. Alguna que otra vez me preparaba varias cenas porque ni yo sabía lo que me apetecía y claro, me salía ese mal carácter que al final pagaba ella, que es la persona que más te quiere en el mundo y sólo quiere lo mejor para ti.

Pero llega un día en el que te das cuenta que hay que cambiar de hábitos y decides adelgazar y, ¿qué es lo que pasa a partir de ese momento?

Te miras en el espejo y te das cuenta del largo camino que te queda por recorrer. Tenía 18 años, hacía deporte a buen nivel y tenía toda la vida por delante. Vaya, como para que una lorza se interpusiera en mi camino. Había que ponerse a trabajar en ello. Como en todo, se trata de tener un objetivo claro e ir a por él.

El camino no es difícil, pero tampoco es inmediato. Empiezas a adelgazar. Pierdes y pierdes kilos y parece que eso nunca va a terminar. Piensas que sólo quedan cinco, y después otros cinco, y más y más… Pero también te das cuenta que aunque vas perdiendo peso, no te ves lo suficientemente formado a nivel muscular, básicamente porque el trabajo que realizas no ha sido bueno o suficiente.

Lo siento. No os voy a contar un milagro secreto con el que yo conseguí perder peso. Yo entrené mañana y tarde. Hice pesas y cardio. Jugaba a rugby. Dejé de comer todo lo que me daba la gana.

Hasta que he llegado a tener un estado físico aceptable y con el que estoy satisfecho, han pasado casi 8 años de trabajo, casi ya 8. Y si tengo clara una cosa es que, poniendo en una balanza el sacrificio que he hecho y todo lo que he obtenido a cambio, tengo claro que lo volvería hacer. Es más, pondría todavía más ganas en todo lo que hice.

Y no fue nada fácil. Mi vida deportiva en Valladolid no cuajó y tuve que volver a casay a los buenos platos de mi madre. Recuperé algo del peso que había perdido, pero no lo tomé como un fracaso, si no como una fase de aprendizaje. Ese mismo año comencé mis estudios de nutrición en la universidad.

Realmente yo empecé en esto sin más interés que aprender para mí, sin mucha intención de dedicarme a ello profesionalmente. A mí me gustan mucho los coches y a lo mejor hubiera sido mecánico, pero me pareció interesante aprender sobre algo que finalmente me ha cambiado la vida.

Estés fisicamente mejor o peor, e independientemente de tu objetivo, sea mejorar tu forma física o tener un mejor aspecto estético, la alimentación te va a ayudar a llegar donde tu quieras cuando el entrenamiento ya no dé más de sí.

El mayor enemigo te lo vas a encontrar en el espejo. Ten claro tus objetivos y no dejes que nadie te saque del camino hasta lograrlos.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...