Activa tus músculos con la imaginería mental

¿Sabías que cuando imaginas un movimiento el cerebro envía un ligero impulso nervioso a la musculatura encargada del mismo? Pues eso es, ni más ni menos, la base de la imaginería mental: una práctica mental que te ayudará a activar tus músculos gracias a tus sentidos. Una técnica muy efectiva que, cuando conozcas, te va a ayudar a asimilar mejor los ejercicios más complejos.
Manel Ceballo -
Activa tus músculos con la imaginería mental
Activa tus músculos con la imaginería mental

¿Sabías que cuando imaginas un movimiento el cerebro envía un ligero impulso nervioso a la musculatura encargada del mismo? Pues eso es, ni más ni menos, la base de la imaginería mental: una práctica mental que te ayudará a activar tus músculos gracias a tus sentidos. Una técnica muy efectiva que, cuando conozcas, te va a ayudar a asimilar mejor los ejercicios más complejos.

Fue Edmund Jacobson (1932) el primero en percatarse del enorme potencial de esta práctica. Al colocar unos electrodos en el brazo de un sujeto, observó, a través del registro electromiográfico-EMG, que mientras este imaginaba una flexión de brazo existía una leve activación de la musculatura implicada en ese movimiento imaginado. También Suinn R.M. (1972,1980), con su trabajo Visuo-Motor Rehearsal observó mediante EMG que la musculatura de las piernas de un esquiador que se imaginaba descendiendo una pista tenía una activación similar a la que tiene cuando desciende realmente.

Lo primero que debes hacer es imaginar un movimiento en tu cabeza. Es fundamental que consigas captar otras sensaciones (como olores, sonidos o gustos) para que esa “imagen” alcance una dimensión multisensorial. Como entrenador personal, te propongo una fase inicial de imaginería externa, observando los primeros movimientos del ejercicio en un espejo y posteriormente eliminar esta visualización externa de esos movimientos, para progresar hacia ese estado sensorial de representación mental durante la ejecución. Este estado te proporcionará una mayor activación de los músculos que trabajan y un mejor aprendizaje y codificación del ejercicio.

Parece una práctica compleja que puede llevar a la desconcentración, pero la literatura sobre esta práctica mental es sumamente contradictoria, hay autores que afirman que para sacar rendimiento a esta técnica debes ser un deportista experimentado (Harris y Robinson, 1986) y otros que durante la primera fase de aprendizaje es cuando la imaginería es más provechosa (Schdmit, 1982).

Asimismo, cabe distinguir dos tipos de imaginería:

- La imaginaría interna es aquella cuando efectúas un movimiento y en un tu cabeza se representa el ejercicio, incluyendo todas las sensaciones relacionadas con dicha actividad.

- En cambio, la imaginería externa se inicia cuando te miras durante el ejercicio. Por ejemplo, en el espejo de tu gimnasio.

La imaginería interna provoca una mayor activación muscular que la externa y es más interesante en procesos de aprendizaje.

BIBLIOGRAFÍA

Sánchez, X. y Lejeune, M. (1999). Práctica Mental y Deporte: ¿Qué sabemos casi un siglo después de investigación?, 21-37. Extraído el 18 de Noviembre, 2014, de http://www.rpd-online.com

Hernández, A. (2001). La Psicología del Deporte en Atletismo, 2-7. Extraído el 18 de Noviembre, 2014, de http://www.efdeportes.com/efd34/atl1.htm

 

 

 

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...