¿Es bueno ser perfeccionista en tu entrenamiento?

El deporte y la personalidad mantienen una relación que se dirige en dos sentidos: el deporte puede influir en diferentes aspectos personales y por otro lado, la personalidad puede influir en el rendimiento deportivo. En mi trabajo comparto horas de entrenamiento de fuerza encaminado al desarrollo y la definición muscular, la simetría corporal y la máxima reducción posible de grasa corporal Y existe un rasgo de personalidad muy vinculado al deportista que pretende lograr los objetivos mencionados anteriormente: el perfeccionismo.
Manel Ceballo -
¿Es bueno ser perfeccionista en tu entrenamiento?
¿Es bueno ser perfeccionista en tu entrenamiento?

El deporte y la personalidad mantienen una relación que se dirige en dos sentidos: el deporte puede influir en diferentes aspectos personales y por otro lado, la personalidad puede influir en el rendimiento deportivo. En mi trabajo comparto horas de entrenamiento de fuerza encaminado al desarrollo y la definición muscular, la simetría corporal y la máxima reducción posible de grasa corporal Y existe un rasgo de personalidad muy vinculado al deportista que pretende lograr los objetivos mencionados anteriormente: el perfeccionismo.

El deportista que practica musculación en sala de fitness suele ser organizado y disciplinado. Suele tener unos hábitos nutricionales y de entrenamiento muy estrictos, y se muestra muy tajante en la eliminación de otros aquellos que puedan alejarle de su objetivo.

Si tú también pretendes ser perfeccionista con tu entrenamiento de fuerza, deberás controlar y respetar cada una de estas variables de entrenamiento:


  • Intensidad del esfuerzo: Respeta el porcentaje respecto a tu fuerza máxima con el que debes trabajar para lograr tu objetivo. La intensidad es la calidad de tu entrenamiento.

  • Volumen del entrenamiento: Realiza el número de series y repeticiones totales de la sesión en su justa medida, ni más ni menos. La cantidad del entrenamiento debe ser exacta.

  • Frecuencia de entrenamiento: Tu musculatura necesita unos estímulos semanales, al igual que sus correspondientes recuperaciones. Respeta las sesiones semanales que marca tu programa.

  • Cadencia de la repetición: Ten en cuenta el ritmo con el que ejecutas la repetición: a mayor duración, mayor tensión muscular. El ritmo varía según el objetivo.

  • Rango de movimiento: Dale la máxima amplitud a tus movimientos siempre que sea posible.

  • Densidad: Según el esfuerzo realizado y el objetivo que tengas, la recuperación entre series será de un tiempo mayor o menor.

  • Selección y orden de los ejercicios: Elige los ejercicios que cubran las necesidades de tu sesión y que a la vez te motiven. Ordénalos de tal manera que primero realices los de potencia, luego los poliarticulares y por último los monoarticulares .


¡No te engañes, porque sabes que no siempre las tienes todas en cuenta! La experiencia me dice que la densidad (el tiempo de recuperación entre series)  es la gran olvidada en muchas ocasiones.

Eso sí: ser perfeccionista no siempre es bueno. Este rasgo de personalidad también se dirige hacia dos tendencias, una positiva y otra negativa:

El deportista con rasgos de perfeccionismo positivo tiene un gran interés en lograr el éxito, además de realizar grandes esfuerzos para conseguirlo y sentir placer con la tarea que realiza por muy complicada que sea. En cambio, al perfeccionista negativo le invaden los miedos y las dudas durante la tarea, no se siente impulsado por las ganas de triunfar. Necesitan del apoyo y la aprobación de las personas que le rodean, ya que ellos mismos se autoevalúan negativamente.

Si crees que pierdes el tiempo y no estás logrando lo que deseas; te asusta la opción de fracasar; si tienes una mentalidad de 'todo o nada' o si a menudo sacrificas momentos con tus amigos o familia para entrenar más, deberías valorar un cambio mental radical. Debes entender que del fracaso se puede aprender para triunfar en un futuro; que si no disfrutas con tu tarea quizá deberías buscar otras disciplinas hasta que logres divertirte y que debes dar lo mejor de ti mismo sin esperar la aprobación de nadie, con el propósito de ser excelente y no perfecto.

BIBLIOGRAFÍA

rbinaga, F. y Caracuel, J.C. (2008). Rasgos de personalidad en fisicoculturistas y relaciones con variables antropométricas y conductas deportivas, 86-99. Extraído el 25 de Enero, 2015, de http://www.rpd-online.com

Poch, M. (2010). La prisión de perfeccionismo. Extraído el 25 de Enero, 2015, de https://mireiapoch.wordpress.com

Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...