Cómo superar mentalmente una lesión

Manel Ceballo -
Cómo superar mentalmente una lesión
Cómo superar mentalmente una lesión



Muchas son las situaciones negativas que puede vivir un deportista y a las que debe sobreponerse para seguir creciendo y lograr sus objetivos: no bajar el peso que te habías propuesto; no alcanzar esa estética musculada que deseabas o no conseguir las marcas fijadas.

Siempre digo que esas situaciones nunca acaban de ser del todo negativas, ya que sirven de aprendizaje y a posteriori, te ofrecen una siguiente oportunidad de intentarlo con más sabiduría y potencial. Y para que esto sea así debes controlar la posible frustración y centrarte en analizar cuáles han sido los errores para después modificar.

En este post me gustaría hablarte de una situación que puede ser una de las más negativas que puedes vivir durante tu temporada de entrenamiento y/o competición, ya que requiere de un parón natural en tu progresión deportiva: la lesión física.

La lesión es una situación de carácter negativo por diferentes motivos: te produce dolor y limitaciones o interrupciones en tu activad física. Todo esto conlleva una probable pérdida de resultados y una posible alteración en cuanto a tus relaciones sociales en tu entorno deportivo e incluso personal, ya que la tristeza, irritabilidad, baja autoestima, pensamientos negativos, etc. son algunas de las alteraciones psicológicas que pueden aparecer.

La mayor preocupación del lesionado es la recuperación para  poder volver a competir cuanto antes. Pero llegados a este punto de gran interés por “volver al ruedo” hay que reflexionar y ser consciente que se abre un nuevo camino, con nuevos retos y dificultades que pueden afectar al estado psicológico, como te comentaba anteriormente, y esto puede afectar muy gravemente a la recuperación e incluso provocar el abandono deportivo.

En posts anteriores, te había comentado que sea cual sea tu objetivo (deportivo, estético, de salud...) el factor fundamental para lograr el éxito es la adhesión al programa deportivo, integrar el hábito como algo habitual, centrarse en la tarea, siendo tú el máximo referente para la superación. Pues en esta nueva y a priori negativa etapa debe ser igual.

Antes de la lesión, muy probablemente, realizabas un programa deportivo por decisión propia, por motivación, por interés y por disfrute. Ahora deberás adherir, integrar y comprometerte con un nuevo programa en el cual las principales tareas son cumplir las prescripciones médicas, interrumpir o limitar la actividad física y la participación en sesiones de recuperación.

¿Cómo afrontar este camino de tal manera que venzas a la posible ansiedad que pueda aparecer, que te recuperes lo antes posible y además salgas reforzado tanto física como mentalmente? Estas pueden ser las fases y las claves:


  • Durante la fase inicial del tratamiento médico y fisioterapéutico es muy importante que conozcas el proceso: qué terapias vas a realizar, en qué consisten, que duración temporal tienen, etc. A partir de aquí, es necesario fijar objetivos con una temporalización lógica e incluso, te recomiendo que plasmes estos objetivos en una hoja y lo firmes como si de un contrato de compromiso se tratara. También es fundamental el contínuo feedback con tu equipo médico.

  • La siguiente fase de la recuperación es probable que se integre la movilidad articular, flexibilidad, el equilibrio, entre otras capacidades y un trabajo inicial suave para estimular la zona lesionada. En este momento es fundamental mantener un estado mental y emocional equilibrado para que tus expectativas sean optimas, confíes en lo que estás haciendo y destruyas la posible ansiedad. Para ello es muy recomendable que realices técnicas de relajación muscular progresivas y técnicas de relación mental (meditación) como complemento al programa de recuperación física.

  • El programa progresa y puede ser mas intenso, provocando mayores estímulos a la zona afectada, proponiendo movimientos similares a los que hacías en tu disciplina deportiva con el fin de fortalecer y prepararte para un futuro próximo. Revisa ese “contrato” inicial que firmaste y comprueba cómo van los tiempos. ¡Debes cumplir con las expectativas! Sigue con las técnicas de relajación, que te ayudarán a mantenerte equilibrado. Otro aspecto fundamental de esta fase es que valores la sensación de confianza que experimentas en esa zona afectada cuando hagas esos movimientos más específicos, ten en cuenta que la vuelta a la actividad esta cerca.

  • La siguiente fase es posible que sea la última  y ya estés entrenando con el grupo o, en el caso que tu deporte sea individual, tus sesiones sean muy similares a las de antes de tu lesión. En este momento deberás valorar de nuevo esa sensación de confianza, pero en este caso en unas situaciones similares a las reales de competición. Podría ser una evaluación final. Y por último, ya debes volver a plantarte esos objetivos deportivos iniciales que te fijaste antes de la lesión.


Para concluir, me gustaría destacar que los deportistas que tiene el apoyo de su entorno son mas sanos, menos propensos a lesionarse y afrontan con menos ansiedad los procesos de recuperación. También decirte que superar una lesión puede fortalecerte mentalmente de tal manera que te haga ser más consciente de la realidad y más capaz de superar posibles nuevas situaciones adversas.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...