La hipocresía ante el dopaje

Fito Florensa -
La hipocresía ante el dopaje
La hipocresía ante el dopaje


"No tenemos nada que esconder, nada de lo que huir. Es su palabra contra la nuestra. Valoro nuestras palabras, nuestra credibilidad" (Armstrong en respuesta a las acusaciones de dopaje de su compatriota Floyd Landis).


William James  (1842-1910), considerado como el padre de la psicología norteamericana decía que todos, desde que somos pequeños hasta el final de nuestros días, buscamos el amor del entorno que nos rodea (sociedad-mundo). Y es que cuando somos pequeños estamos rodeados, por norma general, de amor. Nuestros padres, tíos y abuelos se encargan de recordarnos a diario lo guapos, fuertes e inteligentes que somos. Pero cuando salimos de nuestro mini-entorno para ir al colegio y posteriormente trabajar, nos damos cuenta de que hay mucha gente en el planeta más inteligente, fuerte y guapa que nosotros. Conseguir el amor de los individuos que forman una sociedad no es tan fácil, sobretodo porque todos nacieron con la idea de ser los más guapos, fuertes e inteligentes.

Deportistas actuales/ Gladiadores modernos:

Cuando un niño comienza a destacar en un deporte, él mismo (no en todos los casos), sus padres (lamentablemente en muchos casos) y algunos entrenadores (en muchos casos), se empuja y lo empujan a una plena dedicación. Es una oportunidad de ser querido por todos, de ser un gladiador exitoso de la era moderna y de retirarse de por vida a una edad cronológica relativamente temprana. Y digo edad cronológica porque articular y emocionalmente, muchos de ellos, quedan gravemente tocados de por vida. Claro está que si reflexionan adecuadamente de su “fracaso” tienen una oportunidad única de tener éxito en cualquier faceta de la vida. Es una buena escuela vital el haber competido en el alto rendimiento a edades tempranas y, si tienes suerte, te podrás rehabilitar de mútliples lesiones por exceso de entrenamiento cuando tu cuerpo no está completamente formado. Los gladiadores actuales cumplen la misma función que los gladiadores de la antigua Roma. ¿Recordáis aquella locución latina? : “Panem et circenses” (Pan y Circo). Una gran invención de los gobiernos totalmente corruptos de la antigua Roma. Una estrategia política de la mayor bajeza para mantener al pueblo distraído, para que olvidaran sus derechos, para conseguir los votos de la gente pobre y canalizar su malestar. El equivalente de hoy en día sería una cerveza, comida basura y un buen partido de fútbol que ocupa nuestras conversaciones de la semana hasta el siguiente partido. Hoy ya no nos dan ni una semana, gracias a las múltiples copas que se juegan entre semana. Evidentemente, los primeros promotores e interesados en este tipo de eventos son los propios gobiernos. Hoy en día sabemos que clubes de fútbol endeudados con Hacienda, son perdonados año tras año por el bien de la clase política.

Hipocresía y Doping:

Nos quejamos de los sueldos de los futbolistas, ciclistas, pilotos de GP y Fórmula 1, tenistas y corredores, entre muchos otros. ¿Qué precio pagan por llegar a cobrar esas cantidades? Cada vez queremos más records, más rendimiento y más espectáculo. Además queremos espectáculo el día “x” a la hora “x”, sin interesarnos demasiado por el camino hasta llegar ahí (el sufrido entrenamiento). ¿Nos interesa más el fin que el camino hasta ese fin? Ahí dejo la pregunta, pero el tan criticado Maquiavelo ya hablaba de esto: “El fin justifica los medios”. Hoy en día ya se habla del doping genético, difícilmente reconocible por las entidades antidoping. Un paso más del ya conocido EPO, hormona que te permite aumentar tus glóbulos rojos. Quizás en las Olimpiadas de Londres ya hubo algunos deportistas dopados genéticamente. Habiendo aumentado su rendimiento por implantación de células madre o por modificación del ADN muscular por una “infección bacteriana”.   Aunque sus efectos no están probados, seguro que hay alguien lo está intentando. Pero también podríamos hablar de los récords batidos en las recientes Olimpiadas de Londres, donde los deportistas han competido con bañadores de última tecnología.-, calzados mejorados y un largo etcétera. ¿Eso no ayuda a rendir más? Cierto es que ningún super-material puede sustituir a un buen entrenamiento, pero también ayuda.

Doping y Fórmula 1

Todos aceptamos que el piloto de Fórmula 1, respaldado por un equipo adinerado, tiene mejor coche y mayores probabilidades de ganar. Pero lo triste de este asunto es que en el resto de los deportes ocurre lo mismo. Deportistas del primer mundo ganan, en muchísimas ocasiones, a los del tercer mundo porque pueden pagarse un buen doping irreconocible, buen material, buen equipo de entrenadores y buen de todo. Triste pero cierto.

Hablemos claro

La sociedad avanza colmo es lógico y, llegados a este punto, legalizar en vez de prohibir puede ser la mejor opción. Cuando algo es legal, está regulado y controlado por profesionales expertos, es menos nocivo y corres menos riesgos. Lo que es peligroso es acudir al submundo incontrolado del mercado negro y seguir con la batalla perdida contra el doping.  O se legaliza el doping o preparémonos para vivir sin nuevos récords y, por tanto, sin espectáculo. Yo abogo por la segunda, pero: ¿alguien puede creerse que eso es posible? La propia sociedad necesitamos estos records, hecho que los gobiernos se encargan de que así sea. Mejor para ellos que estemos distraídos, más manipulables seremos. De todas formas, ya desde pequeños nos educan para disfrutar de un buen espectáculo deportivo y hacernos aficionados de cualquier club, incluso a entrar en discusiones absurdas si atacan a nuestro club y, para que eso siga ocurriendo, necesitamos deportistas dopados cada vez más potentes rompiendo con todas las barreras físicas y técnicas habidas y por haber. Podríamos llegar a plantear comenzar de “0” sin trampas ni aspectos nocivos para la salud de los deportistas, pero alguien vería esa clase de espectáculos. Lo cierto es que a mí me gustaría.

La sociedad necesita récords, el deportista debe doparse si quiere superar ciertas barreras y, si le pillan, es duramente criticado por la sociedad. ¿En qué consiste este juego del pez que se muerde la cola?

Si os interesa que profundice más en sustancias y casos concretos de deportistas, hacérmelo saber en los comentarios y escribiré más. Entiendo que sea un tema que pueda crear cierta controversia, pero espero que se haya entendido el mensaje que quiero dar. Apoyo el deporte y salud, siempre.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...