Cuatro libros para leer corriendo

Estos son los 4 libros sobre deporte y, especialmente sobre running, que más me han gustado en estos últimos dos años y que son ideales para leer y motivarte. Os los recomiendo por este orden:
Micky Ribera -
Cuatro libros para leer corriendo
Cuatro libros para leer corriendo

Estos son los 4 libros sobre deporte y, especialmente sobre running, que más me han gustado en estos últimos dos años y que son ideales para leer y motivarte. Os los recomiendo por este orden:

El primero y el más largo “Nacidos para correrde Christopher McDougall un relato muy interesante sobre ultracorredores, el celebrado De qué hablo cuando hablo de correrde Murakami, que trata sobre su experiencia en el mundo del running y la larga distancia, también en primera persona Correr o Morirdel superatleta Kilian Jornet, cuatro veces campeón del mundo de skyrunning y finalmente "Correr" de Jean Echenoz, un libro sobre la vida de Emil Zátopek (héroe del que también se habla en Nacidos para Correr).

Nacidos para correr

1.- Nacidos para Correr de Christopher McDougall de editorial Debate. 398 páginas

Una historia de una tribu oculta (los tarahumaras), un grupo de ultramaratonianos y la mayor carrera de la historia sirven como excusa a Christopher McDougall para analizar la técnica, la fisiología, la nutrición y la psicología del running, … para concluir que el secreto de la felicidad está en tus pies y que el ser humano ha nacido para correr.

El libro se centra en las andanzas de Caballo Blanco y de los tarahumaras en México y su secreto. Durante siglos han desarrollado técnicas basadas en el minimalismo (en el calzado y en la alimentación) para correr cientos de km sin descanso.

“Aventura, fisiología e historia de las carreras a partes iguales. Provoca unas ganas irrefrenables de salir a correr.” Outside Magazine

Algunos párrafos del libro:
“Por la misma época, su rival por el título de mejor corredor de distancia del mundo también estaba recibiendo una paliza. Ron Clarke, un corredor australiano tremendamente talentoso y poseedor de una belleza morena tipo Johnny Deep, era exactamente la clase de hombre que Zatopek (ganador del oro en los JJOO de Helsinki en 1952 en 5000, 10000 y el maratón) tenía que odiar. Mientras Zatopek había tenido que correr a través de la nieve en plena noche después de cumplir sus deberes como centinela de guardia, el niño bonito australiano había disfrutado de correr por las mañanas, bajo el sol de las playas de la península de Mornington, así como de un entrenador experto. (…)
Ron Clarke era una estrella, pero aún así era un perdedor a ojos de sus compatriotas. Pese a haber batido 19 récords en todas las distancias (…) nunca había conseguido ganar las carreras más importantes. En el verano de 1968, desperdició su última oportunidad: durante la final de 10.000 m de los JJOO de México, Clark fue noqueado por el mal de altura. Previniendo la tormenta de insultos que lo esperaba en casa, retraso su regreso y se detuvo en Praga para realizar una visita de cortesía al tipo que nunca perdía. Hacia el final de la visita, Clarke alcanzó a ver a Zatopek escondiendo algo en su maleta.
“Pensé que estaba llevando de contrabando algún mensaje suyo para alguien en el mundo exterior, así que no me atrevi a abrir el paquete hasta que el avión se había alejado lo suficiente”, contaría Clarke. Zapotek se había despedido con un fuerte abrazo. “Porque lo mereces”, le dijo, lo que Clarke encontró bonito y muy conmovedor; el viejo maestro tenía problemas mucho mayores con que lidiar, pero pese a ello tenía el suficiente espíritu deportivo para ofrecer un abrazo victorioso al joven gamberro que había perdido la oportunidad de subirse al podio. Solo después Clarke descubrió que Zatopek no se refería al abrazo: en su maleta, encontró la medalla de oro que Zátopek había ganado en los diez mil metros de las Olimpiadas de 1952. Dársela al hombre que lo sucedería en los libros de los récords era extremadamente noble por parte de Zátopek; dársela en ese preciso momento, cuando él mismo estaba perdiendo todo lo demás, fue un acto de compasión casi inimaginable.
“Su entusiasmo, su amabilidad y su amor por la vida, alumbraron cada momento -diría un abrumado Ron Clarke después-. No ha habido, ni nunca habrá, un hombre más grande que Emil Zatopek”.
(…) Cuando el Ejército Rojo invadió Praga en 1968 para aplastar el movimiento pro democracia a Zatopek le dieron a elegir: podía unirse a los soviéticos y hacer las veces de embajador deportivo, o podía pasarse el resto de su vida limpiando retretes en una mina de uranio. Zatopek eligió los retretes. Y de esa manera uno de los atletas más queridos del mundo desapareció”.

Un libro imprescindible si te gusta correr, si eres triatleta, o te gusta el deporte, y si no, también.

De qué hablo cuando hablo de correr De qué hablo cuando hablo de correr

2.- De qué hablo cuando hablo de correr de Haruki Murakami de editorial Tusquets. 232 páginas

El escritor japonés nos brinda un fantástico relato sobre sus experiencias en el mundo del running pero, sobretodo, no habla de sus sentimientos, convirtiéndolo en una especie de memorias. Escrito de forma cercana y sencilla, el libro te engancha precisamente por eso, porque te sientes como si estuvieras tú en sus zapatillas.

No es la crónica de un campeón sino de una persona normal que empieza a correr en 1982, a la vez que lo deja todo para ser escritor y al año siguiente decide hacer su primer maratón, precisamente recorriendo la distancia entre Atenas y Maratón, que, según la leyenda, recorrió el soldado griego Filípides antes de anunciar la victoria sobre los persas y morir posteriormente de fatiga.

Murakami nos narra de forma amena sus experiencias como corredor de fondo y como escritor: “…yo soy de esos a los que no les produce tanto sufrimiento el hecho de estar solos. Correr cada día completamente solo durante una hora o dos sin hablar con nadie, o pasar cuatro o cinco horas escribiendo a solas y en silencio frente a una mesa, no me resulta especialmente duro ni aburrido.”

Este es el epitafio que Murakami propone para su tumba:

Haruki Murakami
1949-20**
Escritor (y corredor)
“Al menos no caminó nunca”


 

Correr o morir Correr o morir

 

3.- Correr o Morir de Kilian Jornet de Now Books. 190 páginas

Acabo de leer este relato, también escrito en primera persona sobre las experiencias de este magnífico campeón del mundo de skyrunning y de ultrafondo, el catalán Kilian Jornet. Es el diario de un número uno, un fuera de serie que ha fulminado todos los récords y nos cuenta sus experiencias en el deporte de élite y su filosofía de vida, en absoluta comunión con la montaña y lo que la rodea.

“Besa la gloria o muere en el intento. Perder es morir, ganar es sentir. La lucha es lo que diferencia una victoria, un vencedor”.

Me ha gustado mucho, es muy motivador y está muy bien escrito aunque es el único no firmado por un escritor y sí por un super atleta. Aquí os dejo un trocito:

“Ganar no significa terminar en primera posición. No significa batir a los demás. Ganar es vencerse a uno mismo. Vencer a nuestro cuerpo, nuestros límites y nuestros temores. Ganar significa superarse a uno mismo y convertir los sueños en realidad. En muchas carreras he terminado en primera posición pero no me he sentido ganador. Al cruzar la meta no he llorado, no he saltado de alegría y mis emociones no han sido una tormenta desbocada. Simplemente tenía que ganar la carrera, terminar por delante de los demás (…) Y eso, por lo menos para mi, no es ganar. Al contrario, he visto a grandes ganadores, a personas que se han vencido a si mismas y que han cruzado la línea de llegada llorando, sin fuerzas, pero no por el agotamiento físico, que también, sino sobretodo por haber logrado terminar aquello que ellos sabían que en el fondo sólo era fruto de sus sueño(…) Y los envidio, porque en el fondo ¿no corremos por eso?. ¿Para saber que nosotros somos capaces de vencer nuestros miedos y que la cinta que cortamos al cruzar la meta no está sujetada por azafatas sino que está situada allá donde nuestros sueños quieren.”…

“Corro simplemente porque me gusta, disfruto de cada instante y no tengo que pensar el porqué”.

 

Correr Correr de Jean Echenoz

4.- Correr de Jean Echenoz, Editorial Anagrama.135 páginas

El libro está centrado en la increíble vida de la “locomotora humana”, el gran atleta checoeslovaco Emil Zátopek y su esposa, la también olímpica Dana Zátopková (ambos nacieron el mismo día) en la época de represión más férrea en Checoslovaquia sometida por antigua URSS. Sus entrenos como soldado en la nieve con las gruesas y pesadas botas, sus primeras carreras, sus victorias en 2 JJ.OO. que lo conviertieron en un héroe del pueblo y la utilización política que hace de ello el régimen estalinista y su destierro a las minas de uranio y finalmente sus días como basurero en Praga.

El relato de cómo el ingenuo y siempre risueño Emil Zátopek se convirtió, sin quererlo, en el mejor atleta de fondo de todos los tiempos consiguiendo la proeza, aún no superada, de ganar 3 medallas de oro, en los JJ.OO. de Helsinki, en tres disciplinas como 5.000, 10.000 y el maratón.

"¿En qué piensa Echenoz cuando escribe la vida de Emil Zátopek? Sin duda en la mentitra estalinista, en el fascismo olímpico, en la indecencia del poder, en las mitologías en venta, en la avidez y la vanidad que intentan corromper hasta el talento más inocente, y, por encima de todo, en la belleza del deporte y la flexible resistencia de un hombre a todo esto.Correr es un libro sobre la inocencia, ejemplar en todos los sentidos de la palabra" (Philippe LançonLibération).

«Nada es inven­tado. Pero no nos hallamos ante una biografía. Se trata, pura y simplemente, de una novela, vibrante, elíptica, irónica» (Nathalie Crom, Télérama).

 

Como dice Christopher McDougall : “Uno no deja de correr cuando se hace viejo, uno se hace viejo cuando deja de correr”.

@mickyribera

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...