Aprende a decir no

Dí no a las drogas, os acordáis de esa campaña. En ese entorno social que nos empujaba a hacer lo que hacia la manada nos intentaban convencer de que decir no era la opción más acertada. Pues aunque se trate de algo alejado del control de tu actividad y de la productividad personal, aprender a decir no también es determinante para alejarte del estrés y tener una vida más racional.
David Torné -
Aprende a decir no
Aprende a decir no

Dí no a las drogas, os acordáis de esa campaña. En ese entorno social que nos empujaba a hacer lo que hacia la manada nos intentaban convencer de que decir no era la opción más acertada. Pues aunque se trate de algo alejado del control de tu actividad y de la productividad personal, aprender a decir no también es determinante para alejarte del estrés y tener una vida más racional.

Parece mentida pero como profesionales  y adultos responsables que somos, caemos demasiado a menudo en la trampa de aceptar peticiones de terceras personas, simplemente para agradar o para no vivir una situación violenta.

Al aceptar una nueva responsabilidad nuestra actividad se comprime. No gestionamos el tiempo, el tiempo es el que es y simplemente nos limitamos a sacarle el máximo partido posible. Si tenemos algo nuevo que hacer, quizá nos veamos obligados a renunciar a otra actividad presente en nuestra cartera. Quizá sea profesional, pero lo más habitual es que acabe siendo tiempo reservado para nosotros o nuestra familia. ¿De verdad merece la pena? Deberíamos tenerlo en cuenta antes de tomar decisiones y dar respuesta a este tipo de peticiones.

Sé que no es fácil decir no, pero si tienes en cuenta el coste de oportunidad perdida, valoras un poco más ‘lo tuyo’ en contraposición a ‘lo de los demás’. Trabajas para definir tus prioridades de forma clara y precisa, tendrás un soporte mucho más firme en el que apoyarte para dar ‘esa’ respuesta.

Antes de acabar te propongo un experimento que descubrí leyendo el libro, la semana laboral de 4 horas de Tim Ferris. Un reto para sacarte de tu zona de confort, durante 24 o 48 horas niégate a realizar cualquier petición, favor o tarea que te pidan. Eso no significa ser un borde o mentir, razona con la otra persona y explícale que no puedes por que debes priorizar tu trabajo o tus responsabilidades familiares, sin excepción y con firmeza. Resulta liberador y terapéutico decir no.

Decir no, no es de mala educación. Asumir una responsabilidad sin las garantías para realizarla correctamente si es un error.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...