Cómo preparar una sesión de trabajo

Las interrupciones matan tu flow, esa sensación mágica que te permite estar centrado en una tarea como si de una misión se tratara.  Si me permites, te propongo unas pautas para preparar tu sesión de trabajo, para minimizar - no eliminar- esos imprevistos, y que puedas disponer de tiempo de calidad para hacer fluir tu talento:
David Torné -
Cómo preparar una sesión de trabajo
Cómo preparar una sesión de trabajo

Las interrupciones matan tu flow, esa sensación mágica que te permite estar centrado en una tarea como si de una misión se tratara.  Si me permites, te propongo unas pautas para preparar tu sesión de trabajo, para minimizar - no eliminar- esos imprevistos, y que puedas disponer de tiempo de calidad para hacer fluir tu talento:

1.       Preparar tu sesión de trabajo requiere antelación. Crea una lista de control con todas las acciones que quieres llevar a cabo. Vuelca todo lo que tengas en mente y creas importante,  ordénalo según la relevancia de la actividad a completar y fíjate un límite de lo que puedes hacer en el tiempo que has asignado a la sesión.

2.       Evita las interrupciones. Si no necesitas internet desconecta el cable de red de tu ordenador o apaga el wifi. Pide que no te pasen llamadas, o si trabajas en casa, ingéniatelas para ‘echar ‘ a tus hijos y pareja un par de horas (cruel pero necesario)… Sigue la filosofía de eliminar todo aquello que pueda cortarte las alas.

3.       Prepara el material y las herramientas que vas a utilizar para no interrumpir tu sesión de trabajo, y perder la concentración en tareas logísticas durante la sesión.  Debería ser una tarea de preparación de la sesión de trabajo.

4.       Distribuye el trabajo de una forma racional, al estilo ‘pomodoro’, trabajando en franjas de 25 minutos combinadas con descansos de 5 minutos. No hace falta ser tan rígido, pero la combinación de pequeñas pausas con periodos de actividad ayuda a airearnos.

5.       No caigas en la trampa de abrir varios frentes a la vez. Focaliza en una sola cosa y aplica la pauta de empezar, ejecutar y terminar. Busca un nivel de calidad suficiente, piensa que si es necesario ya realizarás un segundo repaso para pulir detalles.

Para acabar y rematar este momento de claridad, reserva entre 5 y 10 minutos al final de tu sesión para administrar todo lo que surja durante el desarrollo de tu trabajo. Traduce tus ideas a acciones concretas, redacta las necesidades de material describiendo con precisión que buscar, lista los correos a enviar y llamadas a realizar... y envíalo todo a tu bandeja de entrada para procesarlo cuando convenga.

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...