¿Te cuesta arrancar? ¡Prueba la técnica pomodoro!

A todos nos ha pasado que en un momento u otro nos ha costado hacer nuestro trabajo. Las razones pueden ser muy variadas: no te motiva la tarea, tienes un día espeso, etc. Pero la cuestión es que el tema no avanza. ¿Qué puedes hacer en esos momentos? Te propongo una solución: La técnica pomodoro.
David Torné -
¿Te cuesta arrancar? ¡Prueba la técnica pomodoro!
¿Te cuesta arrancar? ¡Prueba la técnica pomodoro!

A todos nos ha pasado que en un momento u otro nos ha costado hacer nuestro trabajo. Las razones pueden ser muy variadas: no te motiva la tarea, tienes un día espeso, etc. Pero la cuestión es que el tema no avanza. ¿Qué puedes hacer en esos momentos? Te propongo una solución: La técnica pomodoro.


Fíjate periodos de trabajo que vayan seguidos de un paréntesis de descanso. Primero un periodo de 25 minutos en los que harás tus tareas, dedicando toda tu atención, sin interrupciones. Una vez finalizado este periodo, desconecta y recarga pilas con una pausa de cinco minutos.


Estarás pensando que esto de la técnica pomodoro está muy bien, pero que si fueras capaz de trabajar esos 25 minutos focalizando en tus responsabilidades ya no necesitarías ninguno de estos inventos del tebeo... la verdad es que hay una cosa más. Para llevar un mejor control del tiempo necesitas un temporizador. Puedes usar uno como los de toda la vida (aquí tienes uno) o descargarte una aplicación web en tu ordenador para hacerlo de una forma más 'digital'.




Tener un reloj de cuenta atrás en marcha, produce un efecto de empuje forzándote a seguir trabajando.



Soy partidario de utilizar la técnica pomodoro en momentos difíciles, en los que te cuesta arrancar y desarrollar tu trabajo; no como forma sistemática de actuar. Te puede solucionar un momento difícil o excepcional, especialmente indicado si eres estudiante y tienes que afrontar un examen.  Lotes de trabajo de media hora, seguidos de un pequeño descanso te permitirán asimilar los contenidos con una mayor facilidad.


La técnica pomodoro introduce la necesidad de intercalar pequeñas pausas para destensionar y evitar que acabes quemado. No debes subestimar el poder de una pequeña parada para desconectar, es la forma más simple de despejar la mente y afrontar de nuevo los problemas en condiciones. Si no lo ves así, piensa en ello como en un sistema para 'refrigerar' tu estado de ánimo en un día difícil. Ese café que te tomas solo o en compañía vale su peso en oro, ¿no es verdad?


Técnica pomodoro, una forma para enlatar tu trabajo en lotes de 25 minutos y consumir tus responsabilidades en momentos de desgana. ¡Que grande!

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...