Vida personal y profesional: La delgada línea entre ambas

¿Cómo hacer compatibles vida personal y profesional? Es la gran pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. Si eres de los que te llevas lo personal al trabajo y lo profesional a casa, debes saber que con el cambio de entorno dejas atrás la gran mayoría de asuntos. Lo provocan las dinámicas de cada ambiente, bien sea al focalizarte en tu trabajo o por disfrutar de tu familia. Lo irrelevante queda en un segundo plano, creando el espejismo de una línea que no debe cruzarse… Pero cuando surge una cuestión con carga emocional, un problema que no acaba de resolverse o un conflicto con otra persona, no puedes pensar en otra cosa, siempre acaba volviendo a tu cabeza.
David Torné -
Vida personal y profesional: La delgada línea entre ambas
Vida personal y profesional: La delgada línea entre ambas

¿Cómo hacer compatibles vida personal y profesional? Es la gran pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. Si eres de los que te llevas lo personal al trabajo y lo profesional a casa, debes saber que con el cambio de entorno dejas atrás la gran mayoría de asuntos. Lo provocan las dinámicas de cada ambiente, bien sea al focalizarte en tu trabajo o por disfrutar de tu familia. Lo irrelevante queda en un segundo plano, creando el espejismo de una línea que no debe cruzarse… Pero cuando surge una cuestión con carga emocional, un problema que no acaba de resolverse o un conflicto con otra persona, no puedes pensar en otra cosa, siempre acaba volviendo a tu cabeza.




¿Crees que es realista separar la gestión de tus asuntos entre ambos ámbitos?



No, lo es. Si administras tus tareas profesionales con un sistema a lo GTD, autofocus, o una simple lista de asuntos pendientes, no  generarás una vista global de tus responsabilidades. Siempre tendrás algo en mente, esa inquietud que te empuja a pensar en eso que no has registrado y enviado a tus listas, o intentando recordar si has olvidado algo que no estaba apuntado.


Ese sistema de control de tu flujo de trabajo tiene que ser global para registrar cualquier cosa que venga a tu mente.  Es el único modo de generar la confianza necesaria para delegarle la responsabilidad de recordarte todo lo que te importa.


Una vez lo entiendas,  y lo lleves a cabo, te descargaras de preocupaciones innecesarias en forma de detalles a recordar, temas familiares a tener en cuenta… y podrás centrarte al 100% en lo que tienes que hacer durante el momento presente.


Para llevarlo a la práctica hay que integrar ambos ámbitos de tu vida en las herramientas utilizadas para tu autogestión. Si usas un software de calendario, puedes crear varios calendarios para cada aspecto de tu vida a destacar. En tus lista de tareas clasifícalas bajo distintos contextos (#oficina #casa), para  filtrarlas según la necesidad del momento.  Sean apps o medios analógicos - una agenda y una libreta - deben ofrecernos la opción de visualizar los compromisos de forma global, o segmentada [personal, profesional…] según convenga.


Un sistema funcional debe acercarse a la realidad, eliminar esa línea virtual entre lo personal y profesional es un paso más en esa dirección.

Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...